ANÁLISIS

Ca­ba­lle­ro y Fei­joo ini­cian un im­pre­vis­to des­hie­lo

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

Si en enero al­guien hu­bie­ra va­ti­ci­na­do que el mes si­guien­te se pac­ta­ría la cons­ti­tu­ción del Área Me­tro­po­li­ta­na de Vi­go, que la ur­be vi­gue­sa en­tra­ría en el trans­por­te me­tro­po­li­tano y que se ce­rra­ría el vie­jo con­flic­to de la Ci­da­de da Xus­ti­za, a esa per­so­na se le hu­bie­ra con­si­de­ra­do afec­ta­da por un pe­li­gro­so virus de op­ti­mis­mo. Sin em­bar­go, así ha si­do. En unos po­cos días, el vi­ce­pre­si­den­te Alfonso Rue­da y el al­cal­de Abel Ca­ba­lle­ro han da­do car­pe­ta­zo a tres de los con­flic­tos más im­por­tan­tes en­tre am­bas ad­mi­nis­tra­cio­nes.

Lo que ha ocu­rri­do no sig­ni­fi­ca que las re­la­cio­nes del Concello vi­gués con la Xun­ta de Fei­joo ha­yan aban­do­na­do la sen­da de la con­flic­ti­vi­dad. Po­si­ble­men­te nun­ca ocu­rra, pe­ro la so­lu­ción de es­tas tres cues­tio­nes no tie­ne pre­ce­den­tes en los úl­ti­mos nue­ve años des­de que Abel Ca­ba­lle­ro lle­gó a la al­cal­día vi­gue­sa.

La prue­ba es que el re­gi­dor vi­gués si­gue pre­sio­nan­do al Ser­gas con la ges­tión del Hospital Álvaro Cun­quei­ro, inau­gu­ra­do el pa­sa­do ve­rano, y tam­po­co es­tá dis­pues­to a dar su bra­zo a tor­cer con la cons­truc­ción de la es­ta­ción in­ter­mo­dal den­tro de la ter­mi­nal del AVE. Pe­ro que con­flic­tos más com­ple­jos y con trie­nios se di­suel­van como un azu­ca­ri­llo en el ca­fé abre la puer­ta a nue­vas me­tas en la sen­da de la nor­ma­li­za­ción.

Los mo­ti­vos de es­te tri­ple pac­to son dis­tin­tos y so­lo por ca­sua­li­dad han coin­ci­di­do en el tiem­po. El des­blo­queo del área y la in­cor­po­ra­ción de Vi­go al trans­por­te me­tro­po­li­tano es­tán re­la­cio­na­dos. Ca­ba­lle­ro que­ría un pac­to que le va a au­par a la pre­si­den­cia de un en­te me­tro­po­li­tano que su­ma­rá a la al­cal­día y a la pre­si­den­cia de la FEMP en su mo­men­to de ma­yor in­fluen­cia con su nú­me­ro dos, Carmela Sil­va, pre­si­dien­do la Dipu­tación de Pon­te­ve­dra. Pa­ra con­se­guir­lo ha te­ni­do que dar su bra­zo a tor­cer y par­ti­ci­par en un trans­por­te me­tro­po­li­tano que sin Vi­go que­da­ba des­ca­fei­na­do.

En el ca­so de la Ci­da­de da Xus­ti­za los mo­ti­vos son bien di­fe­ren­tes. La Xun­ta ha ac­tua­do con ha­bi­li­dad plan­tean­do una pro­pues­ta irre­cha­za­ble que go­zó de apo­yo ge­ne­ral in­me­dia­to. An­te ello, Ca­ba­lle­ro op­tó por apo­yar­la y aho­ra tra­ta de en­ca­be­zar el pro­ce­so de tras­la­do de los juz­ga­dos al an­ti­guo hospital.

In­de­pen­dien­te­men­te de los mo­ti­vos, la so­lu­ción de tan­tos pro­ble­mas en­quis­ta­dos, y es­pe­cial­men­te el del área, don­de más de una vein­te­na de al­cal­des co­go­ber­na­rán con Ca­ba­lle­ro, ha sua­vi­za­do un am­bien­te po­lí­ti­co en­ra­re­ci­do. Pe­se a ello, na­da per­mi­te in­tuir un acuer­do so­bre el hospital, don­de el pres­sing de Ca­ba­lle­ro ha­cer su­dar al Ser­gas y com­pli­ca la ges­tión de un cen­tro sa­ni­ta­rio al que tie­nen di­fí­cil ac­ce­der am­bu­lan­cias y au­to­bu­ses por la exis­ten­cia de do­ce­nas de co­ches mal apar­ca­dos. La Xun­ta ha pe­di­do al Concello que en­víe a la Po­li­cía Lo­cal, pe­ro el al­cal­de se nie­ga y exi­ge que el pár­king del hospital sea gra­tui­to, cons­cien­te de que es una reivin­di­ca­ción po­pu­lar.

Con la es­ta­ción in­ter­mo­dal se nie­ga a ce­der los te­rre­nos, pe­ro tam­bién lo ha­cía en la an­ti­gua Ci­da­de da Xus­ti­za y cambió de pos­tu­ra. Qui­zás so­lo ha­ya que es­pe­rar el mo­men­to opor­tuno... una vez ce­le­bra­dos los co­mi­cios au­to­nó­mi­cos.

ILUS­TRA­CIÓN ED CAROSÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.