El sec­tor tu­rís­ti­co aco­ge con op­ti­mis­mo el plan de ins­pec­cio­nes de la Xun­ta

Pi­den que se cen­tre en la lu­cha con­tra el in­tru­sis­mo pro­fe­sio­nal que su­fren

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - TA­MA­RA MON­TE­RO

El am­bi­cio­so plan de ins­pec­cio­nes en ma­te­ria tu­rís­ti­ca anun­cia­do por la Xun­ta «lle­ga tar­de, pe­ro lle­ga y bien­ve­ni­do sea» y eso ha in­su­fla­do op­ti­mis­mo en­tre los pro­fe­sio­na­les del sec­tor, que sin em­bar­go po­nen el acen­to en la ne­ce­si­dad de lu­char con­tra el in­tru­sis­mo y la com­pe­ten­cia des­leal que de­ja una «ima­gen de­plo­ra­ble» del tu­ris­mo de Ga­li­cia. Quien lo ex­pli­ca es Ce­sá­reo Par­dal, se­cre­ta­rio del Clús­ter do Tu­ris­mo de Ga­li­cia, que aglu­ti­na a 52 en­ti­da­des que re­pre­sen­tan el 95 % del sec­tor. «Lo va­lo­ra­mos po­si­ti­va­men­te siem­pre y cuan­do va­yan so­bre los es­ta­ble­ci­mien­tos que no cum­plen la le­ga­li­dad».

El clús­ter ci­fró ha­ce unos me­ses en has­ta 7.000 las ca­mas ile­ga­les que hay en la co­mu­ni­dad y cree ne­ce­sa­rio po­ner­le co­to a un ne­go­cio que no ofre­ce se­gu­ri­dad a los tu­ris­tas por­que pue­den ca­re­cer de «per­mi­so, li­cen­cia, re­qui­si­tos mí­ni­mos, plan de ries­gos la­bo­ra­les y no pa­gar a la Se­gu­ri­dad So­cial, por ejem­plo», ex­pli­ca Par­dal. De to­das for­mas, el clús­ter no se opo­ne a que la ofer­ta crez­ca, sino que tie­ne que ha­cer­lo de for­ma «re­gu­la­da y ba­jo una le­gis­la­ción». Por eso, Par­dal y el clús­ter al que re­pre­sen­ta siem­pre ha abo­ga­do por que a es­tos alo­ja­mien­tos «se le dé un pla­zo pa­ra en­men­dar la si­tua­ción. Pe­ro si eso con­ti­núa dos o tres me­ses des­pués, ya pa­sa de cas­ta­ño os­cu­ro».

De la ima­gen que pue­de te­ner el tu­ris­ta de la co­mu­ni­dad an­te una ma­la ex­pe­rien­cia tam­bién ha­bla Die­go Otero, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ga­le­ga de Axencias de Via­xe, que afir­ma que las ma­las prác­ti­cas fue­ra de la le­gis­la­ción vi­gen­te «bajan el ni­vel, la gen­te ha­bla mal y al fi­nal nos afec­ta a todos». Pa­ra él, de nue­vo, el prin­ci­pal problema es el in­tru­sis­mo, y de he­cho ha­bían te­ni­do una reunión con Tu­ris­mo pa­ra abor­dar una pro­ble­má­ti­ca que abar­ca cual­quier co­lec­ti­vo que ven­de un ho­tel y avión jun­to con otra ac­ti­vi- dad. In­ci­de es­pe­cial­men­te en las ex­cur­sio­nes or­ga­ni­za­das por to­do ti­po de aso­cia­cio­nes e in­clu­so de par­ti­cu­la­res, que pue­den ca­re­cer de se­gu­ro de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial, un re­qui­si­to que cu­bre in­ci­den­tes como «que el au­to­bús te de­je ti­ra­do, que un usua­rio se cai­ga o que ha­ya una in­to­xi­ca­ción ali­men­ta­ria en un res­tau­ran­te». Tam­bién Otero se mues­tra a fa­vor de ejer­cer ma­yor con­trol en el sec­tor pa­ra evi­tar prác­ti­cas frau­du­len­tas.

«Non ha­bía nin­gún con­trol»

Tam­bién los guías tu­rís­ti­cos es­tán con­ten­tos de aca­bar con una si­tua­ción que ha­ce tiem­po que lle­va­ban su­frien­do. «Hai moi­to in­tru­sis­mo por­que non ha­bía nin­gún ti­po de con­trol», di­ce Die­go La­mas, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Pro­fe­sio­nal de Guías Tu­rís­ti­cos de Ga­li­cia. Lo sa­be de pri­me­ra mano: «Eu son guía den­de o 2004 e nun­ca me vi­ñe­ron fa­cer un­ha ins­pec­ción» y esa fal­ta de con­trol fa­vo­re­cía que en zo­nas muy tu­rís­ti­cas, como San­tia­go o Pon­te­ve­dra, «a xen­te en­tra­se e saí­se sen con­trol». En pleno pro­ce­so de ha­bi­li­ta­ción de guías, ya sea a tra­vés de acre­di­tar la for­ma­ción en tu­ris­mo o me­dian­te un exa­men, La­mas ci­fra en unos 200 los guías que hay en la co­mu­ni­dad. Y com­par­te el ar­gu­men­to de sus com­pa­ñe­ros: na­die se opo­ne a que ha­ya más guías. Pe­ro de­ben ju­gar con las mis­mas car­tas.

M. ARES

Ce­sá­reo Par­dal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.