Las cuen­tas y los cuen­tos de la in­ves­ti­du­ra

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Con gran éxi­to se edi­tó un li­bro en el 2015 ( Las cuen­tas y los cuen­tos de la in­de­pen­den­cia) don­de Jo­sep Bo­rrell y Joan Llo­rach po­nían pa­tas arri­ba el dis­cur­so po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co del se­ce­sio­nis­mo ca­ta­lán. ¿Pro­ce­de apli­car si­mi­lar pro­ce­di­mien­to —des­ve­lar los cuen­tos y acla­rar las cuen­tas— con que el mar­tes Sán­chez irá a la in­ves­ti­du­ra? Creo que sí, pues ha­cer­lo se­rá de gran uti­li­dad pa­ra en­ten­der de qué va to­da es­ta farsa.

Em­pe­zan­do por las cuen­tas, es evi­den­te que los 131 dipu­tados que apo­ya­rán al can­di­da­to (PSOE, C’s y CC) son mu­chí­si­mos me­nos de los que han anun­cia­do el vo­to no (PP, Po­de­mos, los se­ce­sio­nis­tas ca­ta­la­nes, IU y Bil­du), di­fe­ren­cia tan in­men­sa que no se al­te­ra­rá aunque PNV y Com­pro­mís, que du­dan, op­ten por abs­te­ner­se o vo­tar sí. Ob­via­men­te to­da es­pe­ran­za de que el PP o Po­de­mos cam­bien de pos­tu­ra es más que un de­li­rio: mues­tra una so­ber­bia por par­te de Sán­chez in­com­pren­si­ble e inacep­ta­ble. ¿O es que hay al­gún mo­ti­vo pa­ra que el ga­na­dor apo­ye al perdedor (al que ade­lan­tó por 1.700.000 vo­tos y 33 es­ca­ños), cuan­do ade­más Sán­chez no ha que­ri­do ni ha­blar con el PP, con­si­de­ra in­de­cen­te a Ra­joy y as­pi­ra a ba­rrer su obra de go­bierno? ¿Lo hay pa­ra que Po­de­mos, cu­yo idea­rio es an­ti­té­ti­co al de Ciu­da­da­nos, apo­ye su co­yun­da con el PSOE, que lo ha en­ga­ña­do tras una ne­go­cia­ción a dos ban­das que era en un au­tén­ti­co ca­me­lo?

Las cuen­tas de Sán­chez su­po­nen tal qui­me­ra que él y su so­cio tra­tan de ta­par­las ba­jo la cor­ti­na de hu­mo de un pro­gra­ma de re­for­mas que, o son inanes, enanas o re­tó­ri­cas o ne­ce­si­tan de vo­to del PP, quien tie­ne ma­yo­ría en el Se­na­do pa­ra blo­quear las que su­po­nen re­for­mar la Cons­ti­tu­ción. Por eso, sa­be­do­res de que las cuen­tas son in­sos­te­ni­bles y el pro­gra­ma pa­ra la in­ves­ti­du­ra como el cuen­to de la le­che­ra, los di­ri­gen­tes del PSOE y Cs se han pues­to es­tu­pen­dos, echan­do mano de esa exa­ge­ra­ción, que se­gún de­jó es­cri­to Ta­lley­rand, es­con­de la in­sig­ni­fi­can­cia: pe­se a que se que­da­rá en agua de bo­rra­jas, su acuer­do es se­gún Sán­chez y Ri­ve­ra, «va­lien­te», «ge­ne­ro­so», «pa­trió­ti­co» e «his­tó­ri­co». De­ma­sia­da le­va­du­ra pa­ra tan po­co pan.

Ta­les cuen­tas y cuen­tos tie­nen, por eso, un úni­co in­te­rés: que re­ve­lan a las cla­ras la mo­nu­men­tal es­ta­fa a que nos ha so­me­ti­do Pe­dro Sán­chez, quien acep­tó la pro­pues­ta del Rey con el ob­je­ti­vo de es­tar en el candelero in­ten­tan­do me­jo­rar su ma­lí­si­ma ima­gen den­tro y fue­ra del PSOE. De ahí el ago­ta­mien­to del pe­río­do pa­ra po­der re­pe­tir, el 26 de ju­nio, las elec­cio­nes ge­ne­ra­les. Tal ob­je­ti­vo, que cons­ti­tu­ye un frau­de po­lí­ti­co e ins­ti­tu­cio­nal como la co­pa de un pino, po­dría ver­se cul­mi­na­do con un se­gun­do in­ten­to de Sán­chez, pa­ra, ma­rea­da ya con Ciu­da­da­nos, ma­rear du­ran­te otro mes más, con Po­de­mos, la per­diz. Por­que aho­ra sa­be­mos que al lí­der socialista le da igual un pro­gra­ma eco­nó­mi­co mo­de­ra­do o ra­di­cal, ha­cer re­for­mas ins­ti­tu­cio­na­les o no ha­cer­las, afron­tar el problema ca­ta­lán o ni ci­tar­lo, mo­di­fi­car la Cons­ti­tu­ción o de­jar­la como es­tá y una po­lí­ti­ca eu­ro­pea o an­ti­eu­ro­pea. Es des­de lue­go, un ideó­lo­go mar­xis­ta, pues como Grou­cho Marx tie­ne unos prin­ci­pios pa­ra pac­tar por con la de­re­cha y otros pa­ra ha­cer­lo con la iz­quier­da. ¡Y es que es­te hom­bre es una jo­ya!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.