El pac­to en­tre el PSOE y Ciu­da­da­nos

Be­nigno Va­re­la Au­trán

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Ju­ris­ta y ma­gis­tra­do del Tri­bu­nal Su­pre­mo ju­bi­la­do

La ac­tual si­tua­ción de nues­tro país, que ha sa­bi­do ban­dear con no po­cas di­fi­cul­ta­des las se­cue­las de to­do or­den de la cri­sis que le vie­ne aso­lan­do des­de fi­na­les del año 2007 sin que to­da­vía se ha­yan erra­di­ca­do ple­na­men­te los efec­tos de la mis­ma y a lo que se ha uni­do, más re­cien­te­men­te, el muy se­rio problema del se­ce­sio­nis­mo te­rri­to­rial, se ha­lla re­que­ri­da de una uni­dad de cri­te­rio y ac­ción que, por en­ci­ma de par­ti­cu­la­ris­mos ideo­ló­gi­cos o de ac­tua­ción, evi­te un des­ca­rri­la­mien­to na­cio­nal en todos los ór­de­nes.

La ciu­da­da­nía es­pa­ño­la ha de­ja­do bien cla­ro en las úl­ti­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les que no quie­re ex­pe­ri­men­tos arries­ga­dos ni sal­tos en el va­cío en el desa­rro­llo de la po­lí­ti­ca del país, por más que re­cla­me cam­bios en la orien­ta­ción de la mis­ma que se tra­duz­can en com­por­ta­mien­tos más ple­nos de au­ten­ti­ci­dad, trans­pa­ren­cia y ecua­ni­mi­dad. De aquí que no de­ban con­fun­dir­se las in­no­va­cio­nes con las re­vo­lu­cio­nes y re­sul­te im­pres­cin­di­ble adop­tar un sen­ti­do pro­pia­men­te de Es­ta­do en las ne­go­cia­cio­nes ten­den­tes a la for­ma­ción de un nue­vo Go­bierno.

El pac­to sus­cri­to en­tre el PSOE y Ciu­da­da­nos cier­ta­men­te no ase­gu­ra la in­ves­ti­du­ra de Pe­dro Sán­chez como pre­si­den­te del Go­bierno, pe­ro no ca­be du­da que abre una vía de con­cien­cia­ción po­lí­ti­ca res­pec­to al fu­tu­ro de es­te país. En es­te sen­ti­do, y pe­se a los re­pro­ches que se le ha­cen por al­gu­nos, re­sul­ta ma­ni­fies­to el pa­pel mo­de­ra­dor que vie­ne ca­rac­te­ri­zan­do al par­ti­do Ciu­da­da­nos des­de el mis­mo mo­men­to en que se in­cor­po­ró a la po­lí­ti­ca na­cio­nal, lo que al­gu­nos atis­ba­mos cuan­do no le era pro­pi­cia una bue­na par­te de la opi­nión ciu­da­da­na ni, por su­pues­to, la de las otras for­ma­cio­nes que con el mis­mo pug­na­ban por el Go­bierno de la na­ción.

Se atri­bu­ye al par­ti­do de Al­bert Ri­ve­ra el que jue­gue a dos ban­das y que ne­go­cie si­mul­tá­nea­men­te con el PSOE y con el PP, pe­ro la reali­dad es que no pa­re­ce sa­lir­se sus­tan­cial­men­te de su pro­gra­ma elec­to­ral, cla­ra­men­te si­tua­do en un cen­tro pro­gre- sis­ta que pre­ten­de la ac­tua­li­za­ción y mo­der­ni­za­ción de la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va que vie­ne exis­tien­do en Es­pa­ña des­de la Cons­ti­tu­ción de 1978. En otro as­pec­to, re­sul­ta cla­ra y con­tun­den­te su opo­si­ción a plan­tea­mien­tos po­lí­ti­cos ra­di­ca­les, que, en­tre otros fi­nes, no re­pu­dian la di­so­lu­ción de la uni­dad e in­di­so­lu­bi­li­dad de Es­pa­ña

Des­de la pers­pec­ti­va del du­ro en­fren­ta­mien­to exis­ten­te en­tre los dos par­ti­dos ma­yo­ri­ta­rios, que no lo­gran po­ner­se de acuer­do en na­da, la pre­sen­cia de un in­ter­me­dia­dor que, aun ca­re­cien­do de fuer­za po­lí­ti­ca su­fi­cien­te, sin em­bar­go, tra­ta de li­mar as­pe­re­zas y con­se­guir acer­ca­mien­tos, pa­re­ce que de­bie­ra re­ci­bir­se con op­ti­mis­mo y es­pe­ran­za, en el bien en­ten­di­do su­pues­to de que la si­tua­ción crea­da por el re­sul­ta­do elec­to­ral del pa­sa­do 20 de di­ciem­bre no otor­gó a nin­gu­na fuer­za po­lí­ti­ca el mo­no­po­lio del po­der. Es una ac­ti­tud cons­truc­ti­va, que con­tras­ta con otras ge­ne­ra­do­ras de preo­cu­pa­ción pa- ra una gran ma­yo­ría de es­pa­ño­les, y que de­mues­tra una gran do­sis de sen­sa­tez y buen sen­ti­do pa­ra sa­lir ai­ro­sos de la en­cru­ci­ja­da po­lí­ti­ca por la que atra­vie­sa nues­tro país.

Sin la me­nor du­da, el acuer­do lo­gra­do en­tre dos par­ti­dos que se mue­ven en el área cons­ti­tu­cio­nal no al­can­za a ser más que una se­ñal orien­ta­ti­va del rum­bo que de­be to­mar el de­ve­nir po­lí­ti­co de Es­pa­ña con­for­me al re­sul­ta­do elec­to­ral lo­gra­do en la ur­nas, pe­ro se re­ve­la hon­da­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo de una vo­lun­tad pre­dis­pues­ta al ade­cua­do en­cau­za­mien­to del mo­men­to his­tó­ri­co que se vi­ve y de­be, por en­de, ser bien­ve­ni­do por más que, de mo­men­to, re­sul­te in­su­fi­cien­te y es­ca­so. En tal sen­ti­do y pa­ra dar via­bi­li­dad a la real vo­lun­tad ciu­da­da­na ex­pre­sa­da en las elec­cio­nes del pa­sa­do 20 de di­ciem­bre, tal vez sea lle­ga­do el mo­men­to de sa­cri­fi­car ape­ten­cias per­so­na­les, por muy le­gí­ti­mas que pue­dan ser, como tam­bién de pos­po­ner pro­ta­go­nis­mos po­lí­ti­cos a los que se pre­ten­de te­ner de­re­cho, de­bien­do asu­mir­se las res­pon­sa­bi­li­da­des ins­ti­tu­cio­na­les que im­pon­ga el mo­men­to pre­sen­te. El por­ve­nir po­lí­ti­co, so­cial, eco­nó­mi­co e in­ter­na­cio­nal de Es­pa­ña así lo re­quie­re.

ILUS­TRA­CIÓN PI­LAR CA­NI­CO­BA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.