El acuer­do en­tre Sán­chez y Ri­ve­ra

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Es­tos se­ño­res del PSOE y de Ciu­da­da­nos tie­nen fe, por­que creen en ellos mis­mos y en su mundo vir­tual; di­cen que tie­nen es­pe­ran­za, pe­ro no con­fian­za, de lle­gar a buen puer­to; y desea­rían te­ner la ca­ri­dad, que aquí y aho­ra se lla­ma te­so­re­ría. El lí­der del PSOE se ha ti­ra­do a la pis­ci­na olím­pi­ca, sin te­ner ca­pa­ci­dad, por mie­do a ser co­mi­do por Po­de­mos y ful­mi­na­do por su Co­mi­té Fe­de­ral. Ciu­da­da­nos se ha pre­sen­ta­do como el to­re­ro in­no­va­dor, con su li­bro blan­co lleno de pro­yec­tos ilu­sio­nan­tes pa­ra cual­quier per­so­na con dos de­dos de fren­te, y con un fin elec­to­ra­lis­ta a lar­go pla­zo.

Des­gra­cia­da­men­te, al do­cu­men­to le han fal­ta­do dos preám­bu­los de­cla­ra­ti­vos de las pos­tu­ras per­so­na­les de los fir­man­tes. Por ejem­plo, don Pe­dro Sán­chez po­dría de­cir: «Pi­do dis­cul­pas a todos los vo­tan­tes del PP por ha­ber­me ne­ga­do a ha­blar, de for­ma reite­ra­da, con su má­xi­mo re­pre­sen­tan­te, el se­ñor Ma­riano Ra­joy». Y don Al­bert Ri­ve­ra po­dría aña­dir: «Pi­do dis­cul­pas por ha­ber ma­ni­fes­ta­do que no me sen­ta­ría a “dia­lo­gar po­lí­ti­ca­men­te” con el PSOE si se ais­la­ba al PP y, sin em­bar­go, ha­ber he­cho lo con­tra­rio».

Pa­ra ter­mi­nar es­te desaho­go, unas pre­gun­tas inocen­tes. A los dos: ¿Con qué vo­tos ne­ce­sa­rios cuen­tan pa­ra cier­tas ini­cia­ti­vas? Al se­ñor Sán­chez: la pre­gun­ta a sus ba­ses creo que es en­ga­ño­sa ¿no de­be­ría pre­gun­tar pri­me­ro a la troi­ka si sus pla­nes son asu­mi­bles por Eu­ro­pa? Es pa­ra que no su­ce­da lo mis­mo que en Gre­cia. ÁNGEL ALON­SO. nor­mal, sal­vo cuan­do se le in­sul­ta gra­ve­men­te como hi­zo en pú­bli­co el se­ñor Sán­chez. Y lo úl­ti­mo que he leí­do aho­ra es que es de­ma­sia­do pa­ra­do. En mi opi­nión, cuan­tos cri­ti­can a Ra­joy ca­re­cen de unos mí­ni­mos co­no­ci­mien­tos de antropología, cien­cia in­dis­pen­sa­ble pa­ra opi­nar ra­zo­na­ble­men­te so­bre cual­quier per­so­na y su for­ma de com­por­ta­mien­to. Ra­joy no es pa­ra­do, no es tran- non gra­ta.

La his­to­ria de Ence, ins­ta­la­da en el año 1958 en un pa­ra­je idí­li­co de la ría de Pon­te­ve­dra, y que hi­zo co­rrer ríos de tin­ta en con­tra de su ubi­ca­ción, es una cons­tan­te en ba­ta­llas ve­ci­na­les de la gen­te que sien­te có­mo se es­tán in­frin­gien­do a sus vi­das da­ños co­la­te­ra­les irre­pa­ra­bles.

En los años 2008 y 2009 Fei­joo hi­zo su­yo el com­pro­mi­so de tras­la­dar la fac­to­ría, in­clu­yén­do­lo en su pro­gra­ma elec­to­ral, lle­gan­do a de­cir: «No vamos a man­te­ner a Ence en la ría, no vamos a de­cir una co­sa y ha­cer la otra». ¿Les sue­na? Com­pro­mi­so que lle­gó has­ta nues­tros días, en que un Eje­cu­ti­vo en fun­cio­nes pro­rro­ga su ubi­ca­ción por ¡60 años! No por 5 o por 10; ¡60!

Pue­do en­ten­der la po­si­ción de desacuer­do de los 366 em­plea­dos por mie­do a per­der su pues­to de tra­ba­jo. Pe­ro creo que se­ría más ló­gi­ca una pró­rro­ga de 5 o 10 años pa­ra que, a tra­vés de ju­bi­la­cio­nes, pre­ju­bi­la­cio­nes y re­co­lo­ca­cio­nes en otras in­dus­trias me­nos con­ta­mi­nan­tes, se les die­ra una so­lu­ción. En Fe­rrol fue­ron pre­ju­bi­la­dos va­rios mi­les en los años ochen­ta; en es­te ca­so se­rían 366. Lo más in­dig­nan­te es que un Go­bierno en fun­cio­nes apro­ve­che su úl­ti­mo car­tu­cho pa­ra ha­cer mor­der el pol­vo a los pon­te­ve­dre­ses, a dos años de la ca­du­ci­dad de la fá­bri­ca en la ría.

El acuer­do de nom­brar per­so­na non gra­ta a Ra­joy es lo me­nos que un ayun­ta­mien­to de­mo­crá­ti­co pue­de ha­cer. ¡Y aún hay quién se da por ofen­di­do por el acuer­do del ayun­ta­mien­to! ¿No ven que la ac­ción po­lí­ti­ca siem­pre es­tá con­di­cio­na­da por in­tere­ses de mi­no­rías? RAÚL PI­LLA­DO LIS­TA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.