«Muy cla­ri­to: que no di­mi­to, es que ni me lo plan­teo», ase­gu­ra Ri­ta Bar­be­rá

Re­cla­ma so­sie­go a la «ju­ven­tud» del par­ti­do y di­fe­ren­cia en­tre el nue­vo y vie­jo PP

La Voz de Galicia (Ourense) - - España - NU­RIA VE­GA

Pue­de que ha­ya vi­da fue­ra de la po­lí­ti­ca, como su­gie­re la sa­via nue­va del PP, pe­ro Ri­ta Bar­be­rá no es­tá dis­pues­ta a com­pro­bar­lo. « A pe­sar de las an­sias irre­fre­na­bles de la iz­quier­da pa­ra la­pi­dar­me de la po­lí­ti­ca, que des­apa­rez­ca, les voy a de­cir muy cla­ri­to y muy fuer­te que no di­mi­to, ni me lo plan­teo » , zan­jó ayer la to­da­vía se­na­do­ra en una rue­da de pren­sa que la di­rec­ción de los po­pu­la­res ve­nía re­cla­man­do des­de que sal­tó el es­cán­da­lo de una po­si­ble tra­ma de blan­queo de ca­pi­ta­les en el gru­po mu­ni­ci­pal que pre­si­dió du­ran­te 24 años. La exal­cal­de­sa de Va­len­cia se ha­bía pre­pa­ra­do a fon­do los 40 mi­nu­tos de in­ter­ven­ción en de­fen­sa pro­pia que se con­vir­tie­ron en la es­ce­ni­fi­ca­ción de la frac­tu­ra en­tre el vie­jo PP y la ge­ne­ra­ción de po­lí­ti­cos que as­pi­ra a re­no­var­lo; en­tre su «buen ami­go» Ma­riano Ra­joy, que siem­pre da la ca­ra por ella, y la «ju­ven­tud» del par­ti­do, dis­pues­ta a pres­cin­dir de to­do aquel que pue­da te­ner al­gún víncu­lo, aunque sea po­lí­ti­co, con la corrupción.

Pe­ro la doc­tri­na Ra­joy se im­pu­so ayer en la se­de va­len­cia­na de los po­pu­la­res. Un día des­pués de que el pre­si­den­te del Go­bierno en fun­cio­nes se es­cu­da­ra en el des­co­no­ci­mien­to de las acu­sa­cio­nes que pue­dan pe­sar so­bre Bar­be­rá, la ex­re­gi­do­ra se afe­rró a ese ar­gu­men­to y re­cor­dó que el su­ma­rio de la cau­sa con­ti­núa sien­do se­cre­to. «To­do es ab­so­lu­ta­men­te fal­so», sen­ten­ció tras des­car­tar «ha­ber con­tri­bui­do, or­de­na­do o co­no­ci­do» al­gún blan­queo de di­ne­ro. «La al­cal­de­sa nun­ca ha te­ni­do una ca­ja b y na­die me en­tre­gó el re­ma­nen­te ni la lla­ve de nin­gu­na ca­ja b», pro­me­tió. Es más, lle­gó a po­ner «la mano en el fue­go» por todos los con­ce­ja­les que tra­ba­ja­ron con ella, pe­se a es­tar in­ves­ti­ga­dos, y por su nú­me­ro dos, Alfonso Grau, con quien, sin em­bar­go, re­co­no­ce man­te­ner una re­la­ción «ten­sa y fría».

Re­ce­lo

Pe­ro en el par­ti­do ha cun­di­do la des­con­fian­za. Al­gu­nos di­ri­gen­tes la­men­tan en pri­va­do los días que Bar­be­rá ha pa­sa­do «es­con­di­da en ca­sa» y cen­su­ran que se re­sis­ta a asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas, no pe­na­les, cuan­do su con­ti­nui­dad en el escaño del Se­na­do es­tá «per­ju­di­can­do» al PP. Des­de la cú­pu­la agra­de­cen al me­nos la com­pa­re­cen­cia pú­bli­ca y op­tan por es­pe­rar «las ac- tua­cio­nes de la Jus­ti­cia» an­tes de to­mar cual­quier de­ci­sión so­bre quien ha si­do un re­fe­ren­te pa­ra los po­pu­la­res y un pi­lar pa­ra el pre­si­den­te.

Pe­ro los di­ri­gen­tes más jó­ve­nes del PP se re­vuel­ven. Arre­cian las vo­ces que com­par­ten la vi­sión de vi­ce­se­cre­ta­rios como Pa­blo Casado o Ja­vier Maroto, par­ti­da­rios de una «pur­ga» que lim­pie sus fi­las, gol­pea­das por la corrupción, «cai­ga quien cai­ga». Y al­gu­nos de esos di­ri­gen­tes se sin­tie­ron ayer mo­les­tos por la pe­ti­ción de «so­sie­go» de Bar­be­rá. «Con la ma­yo­ría de los com­pa­ñe­ros he ha­bla­do, y en unos ca­sos, por ju­ven­tud, y en otros, por otras ra­zo­nes que des­co­noz­co, los he en­con­tra­do pre­ci­pi­ta­dos», re­pro­chó la exal­ca­de­sa.

Las re­fe­ren­cias a la edad mo­les­ta­ron en el sec­tor me­nos ve­te­rano de la for­ma­ción. «A la gen­te no hay que me­dir­la por los años de mi­li­tan­cia, sino por lo que apor­ta en ca­da mo­men­to», cen­su­ró un re­pre­sen­tan­te po­pu­lar. Pe­ro lo cier­to es que la se­na­do­ra no em­pleó un lenguaje muy dis­tin­to del uti­li­za­do por el pro­pio Ma­riano Ra­joy en el co­mi­té eje­cu­ti­vo de pa­sa­do lu­nes, cuan­do re­co­men­dó «tem­plan­za» a los su­yos y no reac­cio­nar con «his­te­ria» fren­te a los pre­sun­tos es­cán­da­los.

«Soy una per­so­na hon­ra­da. No soy una per­so­na co­rrup­ta ni des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co ni des­de el pun­to de vis­ta mo­ral»

«Vi­vo en un pi­so de al­qui­ler. Mi pa­tri­mo­nio es bien co­no­ci­do. No ten­go co­che ni se­gun­da vi­vien­da»

«Doy las gra­cias a mi buen ami­go Ra­joy»

«He en­con­tra­do a al­gu­nos com­pa­ñe­ros de par­ti­do pre­ci­pi­ta­dos. Les pi­do so­sie­go y tem­plan­za»

Ri­ta Bar­be­rá

Se­na­do­ra y exal­cal­de­sa de Va­len­cia

AFP

Bar­be­rá di­jo que pon­dría la mano en el fue­go por todos sus edi­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.