To­rres tra­ta de sal­var a la in­fan­ta Cris­ti­na, pe­ro se hun­de du­ran­te el in­te­rro­ga­to­rio

La Voz de Galicia (Ourense) - - España -

acu­sa­ción po­pu­lar pro­vo­ca­ron la reac­ción ai­ra­da de la Fis­ca­lía. Pe­dro Ho­rrach tra­tó de fre­nar la ofen­si­va con­tra Cris­ti­na de Bor­bón con el ar­gu­men­to de que las pre­gun­tas se re­fe­rían a su par­ti­ci­pa­ción en Nóos, cuan­do la in­fan­ta so­lo es­tá impu­tada por su su­pues­ta co­la­bo­ra­ción en los de­li­tos de fis­ca­les de su ma­ri­do a tra­vés de Ai­zoon, la com­pa­ñía pro­pie­dad del ma­tri­mo­nio. El fis­cal in­sis­tió en que Ma­nos Lim­pias que­ría im­pli­car a la her­ma­na del je­fe del Es­ta­do en de­li­tos como la mal­ver­sa­ción por los que no se sien­ta en el ban­qui­llo. Pe­ro la pre­si­den­ta del tri­bu­nal, Sa­mant­ha Romero, va­pu­leó a Ho­rrach y le hi­zo ca­llar.

Ba­rra li­bre

Tam­po­co las ai­ra­das pro­tes­tas del le­tra­do de Cris­ti­na de Bor­bón, Pau Mo­lins, acu­san­do a Ló­pez Ne­gre­te de ha­cer pre­gun­tas «im­per­ti­nen­tes» con el úni­co fin de en­fan­gar a la Co­ro­na con­ven­cie­ron a la sa­la. Tam­bién hi­cie­ron ca­so omi­so an­te las que­jas del le­tra­do de To­rres, Ma­nuel Gon­zá­lez-Pet­ters, cons­cien­te de la ce­la­da en la que es­ta­ba a pun­to de caer su clien­te y que po­nía en ries­go el pac­to de no agre­sión con el ma­tri­mo­nio Ur­dan­ga­rin-Bor­bón.

Tan­tos in­ten­tos de boi­co­tear a Ma­nos Lim­pias en­fa­da­ron a la pre­si­den­ta de la sa­la que lan­zó una du­ra ad­ver­ten­cia: «El tri­bu­nal va a blin­dar su in­de­pen­den­cia y va ac­tuar con­for­me la Cons­ti­tu­ción y las nor­mas que le vin­cu­lan». Esa fra­se fue el prin­ci­pio del fin de To­rres y la ba­rra li­bre pa-

C. CLADERA EFE

Cla­ra y Mikel, her­ma­nos del ma­ri­do de la in­fan­ta, asis­tie­ron como pú­bli­co al jui­cio por el ca­so Nóos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.