Apo­yo a Ur­dan­ga­rin.

La Voz de Galicia (Ourense) - - España -

ra Ló­pez Ne­gre­te. Pri­me­ro, a pe­sar de sus re­ti­cen­cias, lo­gró que el impu­tado con­fe­sa­ra que el abo­ga­do del rey, Jo­sé Ma­nuel Romero, con­de de Fon­tao era un en­via­do del en­ton­ces je­fe del Es­ta­do. «¿Romero era una emi­sa­rio de Juan Car­los I?», pre­gun­tó la le­tra­da. «Sí, des­de mi pun­to de vis­ta sí», res­pon­dió. Ahí vino el guirigay. Ló­pez Ne­gre­te pre­gun­tó a To­rres has­ta qué pun­to Cris­ti­na de Bor­bón co­no­cía lo que ha­cía su ma­ri­do en Nóos. El acu­sa­do, muy ner­vio­so, se an­du­vo por las ra­mas. «Lo des­co­noz­co», fue su res­pues­ta eva­si­va. La abo­ga­da le re­cor­dó su de­cla­ra­ción del 6 de fe­bre­ro del 2013 en la que ase­gu­ró que «evi­den­te­men­te» la in­fan­ta y la Ca­sa Real sa­bía to­do lo que pa­sa­ba en Nóos. To­rres, su abo­ga­do y el de la in­fan­ta in­ten- ta­ron echarle un ca­po­te, pe­ro la pre­si­den­ta del tri­bu­nal los vol­vió a pa­rar en se­co y con­fir­mó que el ex­so­cio de Ur­dan­ga­rin es­ta­ba in­cu­rrien­do en con­tra­dic­cio­nes. «No pue­do sa­ber a cien­cia cier­ta lo que co­no­ce otra per­so­na» di­jo.

La go­ta que col­mó el va­so fue otra de­man­da de in­for­ma­ción de Ló­pez Ne­gre­te. «¿Ha lle­ga­do us­ted a al­gún pac­to?», en cla­ra re­fe­ren­cia al acuer­do que tie­nen los ex­so­cios pa­ra acu­sar a ter­ce­ros y sal­var a sus es­po­sas, ver­da­de­ra ob­se­sión de To­rres y Ur­dan­ga­rin. «Creo que no voy con­tes­tar más pre­gun­tas», fue su bal­bu­cean­te res­pues­ta. To­rres se pa­ra­pe­ta­ba en el si­len­cio a las puer­tas de lo más ju­go­so des­pués de 19 ho­ras de abru­mar al tri­bu­nal con fa­rra­go­sas ex­pli­ca­cio­nes aca­dé­mi­cas y te­dio­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.