Las des­leal­ta­des de los paí­ses po­nen a la UE al bor­de del co­lap­so mi­gra­to­rio

Gre­cia acu­sa a Aus­tria de em­pren­der «ac­cio­nes hos­ti­les» y lla­ma a con­sul­tas a su em­ba­ja­do­ra

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - CRIS­TI­NA PORTEIRO

La Unión Eu­ro­pea vuel­ve a atas­car­se en una cuen­ta atrás. En es­ta oca­sión es cues­tión de días que el pro­yec­to eu­ro­peo nau­fra­gue si los lí­de­res de los 28 no lo­gran ali­near po­si­cio­nes fren­te a la cri­sis de re­fu­gia­dos. «He­mos lle­ga­do a un mo­men­to crí­ti­co (...) So­lo nos que­dan diez días pa­ra ver re­sul­ta­dos o co­rre­mos el ries­go de que el sis­te­ma co­lap­se por com­ple­to», aler­tó ayer en un tono apo­ca­líp­ti­co el eu­ro­co­mi­sa­rio de Mi­gra­ción, Di­mi­tris Avra­mo­pou­los.

El pa­no­ra­ma es des­alen­ta­dor. La UE es un cor­ti­jo. Las vo­ces de sus lí­de­res sue­nan a des­tiem­po y en di­rec­cio­nes opues­tas. Los in­tere­ses na­cio­na­les han co­ci­na­do a fue­go len­to el fra­ca­so en la ges­tión de la cri­sis de re­fu­gia­dos en sus fron­te­ras. Bru­se­las pi­dió ayer «coor­di­na­ción» a los 28. Lle­ga tar­de. Los paí­ses cen­troeu­ro­peos acu­die­ron ali­nea­dos con sus ve­ci­nos de los Bal­ca­nes con el ob­je­ti­vo de man­te­ner ais­la­da a Gre­cia, puer­ta de en­tra­da a Eu­ro­pa de la ma­yor par­te de los 120.000 mi­gran­tes que lle­ga­ron es­te año des­de Tur­quía. El res­to de ca­pi­ta­les se re­sig­nan a ver có­mo el país he­leno se con­vier­te en un gi­gan­tes­co cam­po de re­fu­gia­dos.

La si­tua­ción es­tá a pun­to de es­ta­llar: «La po­si­bi­li­dad de que se pro­duz­ca una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria a gran es­ca­la es real. No po­de­mos adop­tar me­di­das uni­la­te­ra­les», ad­vir­tió Avra­mo­pou­los, quien ul­ti­ma un plan de con­tin­gen­cia pa­ra ayu­dar al país he­leno.

El Lí­bano de Eu­ro­pa

El Go­bierno de Ale­xis Tsi­pras acu­só ayer a Aus­tria de pre­ci­pi­tar es­ta si­tua­ción al em­pren­der «ac­cio­nes hos­ti­les» pro­vo­can­do el cie­rre en ca­de­na de fron­te­ras a lo lar­go de la ru­ta de los Bal­ca­nes. Ate­nas lla­mó a con­sul­tas a su em­ba­ja­do­ra en Vie­na. En Bru­se­las, el mi­nis­tro de In­mi­gra­ción, Ioan­nis Mou­za­las, abron­ca­ba a su ho­mó­lo­ga aus­tría­ca, Johanna Mikl-Leit­ner, por des­leal: «No acep­ta­re­mos con­ver­tir­nos en el Lí­bano de Eu­ro­pa, en un al­ma­cén de al­mas». Mikl-Leit­ner tra­tó de jus­ti­fi­car­se: «Si Gre­cia no es ca­paz de ac­tuar, otros tie­nen que ha­cer­lo», ex­cla­mó. Se re­fe­ría al cie­rre de fron­te­ra por­que na­die colabora con el pro­ce­so de re­ubi­ca­ción de re­fu­gia­dos.

El pri­mer mi­nis­tro hún­ga­ro, Vík­tor Or­bán, se jac­ta de ello e in­sis­te en ce­le­brar un re­fe­ren­do so­bre la aco­gi­da de más re­fu­gia­dos: «Bru­se­las es­tá ha­cien­do pro­me­sas a los tur­cos que no po­de- mos o no que­re­mos cum­plir», ase­gu­ró. Al­gu­nos so­cios te­men que la Unión se di­suel­va a ba­se de re­fe­ren­dos: «Si se ge­ne­ra­li­za su uso es­ta­re­mos sen­tan­do las ba­ses de la de­fun­ción de la UE», in­di­có el mi­nis­tro del In­te­rior en fun­cio­nes, Fer­nán­dez Díaz.

Más allá de la gue­rra abier­ta en el seno de la Unión Eu­ro­pea todos los ojos se di­ri­gen al mis­mo lu­gar: Tur­quía. «Los flu­jos no dis­mi­nu­yen, el problema es­tá le­jos de so­lu­cio­nar­se», ase­gu­ran fuen­tes del Con­se­jo. An­ka­ra se nie­ga a co­la­bo­rar. Si la UE no asis­te con un a po­si­ción co­mún a la reunión del 7 de mar­zo con el ve­cino tur­co, pue­de dar la cri­sis por per­di­da.

En­tre quie­nes otro­ra li­de­ra­ron la ac­ción con­jun­ta tam­bién se abren grie­tas. Fran­cia re­pro­chó ayer a Bél­gi­ca el cie­rre tem­po­ral de su fron­te­ra sin pre­vio aviso: «La de­ci­sión nos re­sul­ta ex­tra­ña y sus mo­ti­va­cio­nes tam­bién (...) No es­tá jus­ti­fi­ca­do», ase­gu­ró ayer el ti­tu­lar fran­cés del In­te­rior, Ber­nard Ca­ze­neu­ve.

ALKIS KONS­TAN­TI­NI­DIS REUTERS

Atra­pa­dos en Gre­cia. La con­ges­tión en la fron­te­ra con Ma­ce­do­nia, don­de so­lo ayer se con­gre­ga­ban 3.500 per­so­nas, obli­gó al Go­bierno grie­go a lle­var a par­te de los re­fu­gia­dos a cam­pa­men­tos de aco­gi­da como el de Schis­to, cer­ca de Ate­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.