Un fis­cal ge­ne­ral ar­gen­tino se su­ma a la te­sis del ho­mi­ci­dio de Nis­man

Se ad­hie­re a la querella par­ti­cu­lar y pi­de que el ca­so pa­se a la Jus­ti­cia fe­de­ral

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - MARCELA VALENTE

Cuan­do han trans­cu­rri­do 13 me­ses del ha­llaz­go en su pi­so del cuer­po del fis­cal ar­gen­tino Al­ber­to Nis­man con un dis­pa­ro en la ca­be­za, el fis­cal ge­ne­ral Ri­car­do Sáenz se su­mó ayer a la hi­pó­te­sis del ho­mi­ci­dio. Su es­cri­to an­te la Cá­ma­ra Na­cio­nal de Ape­la­cio­nes en lo Cri­mi­nal y Co­rrec­cio­nal no apor­ta nue­vos ele­men­tos pa­ra es­cla­re­cer lo ocu­rri­do, sino que se li­mi­ta a coin­ci­dir con la querella par­ti­cu­lar, que re­pre­sen­ta a la ma­dre y a las hi­jas de Nis­man, y sos­tie­ne que la au­sen­cia de ras­tros de pól­vo­ra en las ma­nos del fa­lle­ci­do «lle­va a la con­clu­sión in­dis­cu­ti­ble de que no dis­pa­ró el ar­ma».

«Con­cuer­do con la hi­pó­te­sis de que Al­ber­to Nis­man ha si­do víc­ti­ma del de­li­to de ho­mi­ci­dio», sos­tie­ne el fis­cal ge­ne­ral, que bus­ca así re­for­zar la pe­ti­ción de los que­re­llan­tes pa­ra que la in­ves­ti­ga­ción por «muer­te du­do­sa», ac­tual­men­te en ma­nos de una jue­za or­di­na­ria, Fa­bia­na Pal­mag­hi­ni, pa­se al fue­ro fe­de­ral, que se­ría el que co­rres­pon­de al ca­so de un fun­cio­na­rio de la Jus­ti­cia víc­ti­ma de ho­mi­ci­dio.

Alen­ta­dos por la exes­po­sa de Nis­man, San­dra Arroyo Salgado, los que­re­llan­tes no du­dan de que el fis­cal fue ase­si­na­do y so­li­ci­tan el cam­bio de fue­ro. El abo­ga­do Ma­nuel Romero Vic­to­ri­ca, re­pre­sen­tan­te de una de las hi­jas, di­jo ayer que el es­cri­to de Sáenz es «una bue­na no­ti­cia». «Has­ta aho­ra no ha­bía nin­gún fun­cio­na­rio ju­di­cial que ava­la­ra la hi­pó­te­sis del ho­mi­ci­dio», des­ta­có.

Nis­man apa­re­ció muer­to en su pi­so el 18 de enero del 2015, en vís­pe­ras de su com­pa­re­cen­cia en el Con­gre­so pa­ra ex­pli­car una gra­ve de­nun­cia que ha­bía he­cho días an­tes. El en­ton­ces fis­cal a car­go de la in­ves­ti­ga­ción por el aten­ta­do con­tra la mu­tua ju­día AMIA acu­só a la en­ton­ces pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de en­cu­brir a los ira­níes impu­tados en el ata­que.

Ho­ras des­pués del ha­llaz­go del cuer­po, un téc­ni­co in­for­má­ti­co con­tra­ta­do por el fis­cal, Die­go La­go­mar­sino, se pre­sen­tó an­te los in­ves­ti­ga­do­res y re­ve­ló que el día an­te­rior Nis­man le ha­bía pe­di­do pres­ta­da una pis­to­la por­que te­mía por la vi­da de sus hi­jas. Esa fue el ar­ma que cau­só la muer­te del fis­cal. No obs­tan­te, La­go­mar­sino no es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do como po­si­ble ho­mi­ci­da.

La jue­za si­gue bus­can­do prue­bas

Es­te es uno de los pun­tos en los que se apo­ya el fis­cal ge­ne­ral. «La uti­li­za­ción de un ar­ma ami­ga como ar­ma ase­si­na es la me­jor ma­ne­ra de mon­tar pos­te­rior­men­te una es­ce­na al­te­ra­da de sui­ci­dio pa­ra ga­ran­ti­zar la im­pu­ni­dad», sos­tu­vo Sáenz en su es­cri­to. Al en­te­rar­se del es­cri­to, La­go­mar­sino reite­ró su inocen­cia. «Es­tá pro­ba­do que yo no fui», ase­gu­ró con­fia­do.

Los abo­ga­dos de la querella ha­bían pe­di­do a la jue­za que se apar­te del ca­so y en­tre­gue la in­ves­ti­ga­ción a la Jus­ti­cia fe­de­ral, pe­ro la ma­gis­tra­da re­cha­zó la so­li­ci­tud. «De mo­do al­guno pue­de de­fi­nir­se qué fue lo que pa­só», les res­pon­dió la jue­za, quien con­si­de­ra que la hi­pó­te­sis del ho­mi­ci­dio «pa­re­ce ajus­tar­se más bien a de­seos per­so­na­les». Sáenz quita res­pal­do a la jue­za Pal­mag­hi­ni, que si­gue re­co­lec­tan­do prue­bas.

D. FER­NÁN­DEZ EFE

Sáenz or­ga­ni­zó la pro­tes­ta del 18 de fe­bre­ro del 2015 pa­ra pe­dir jus­ti­cia pa­ra Nis­man.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.