Ma­ta­ri­le su­be el pú­bli­co al es­ce­na­rio pa­ra ce­le­brar sus trein­ta años de tea­tro

La com­pa­ñía ofre­ce­rá la pró­xi­ma semana cua­tro es­pec­tácu­los en San­tia­go

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura - XESÚS FRA­GA

En 1986 na­ció en San­tia­go Ma­ta­ri­le Tea­tro: en es­tos trein­ta años —sal­vo un pa­rén­te­sis en­tre el 2010 y el 2013— la com­pa­ñía ha pues­to en es­ce­na trein­ta es­pec­tácu­los que han re­ci­bi­do una vein­te­na de pre­mios y ha abier­to en Ga­li­cia un es­pa­cio en torno a la dan­za con­tem­po­rá­nea. El aniver­sa­rio le sir­ve a Ma­ta­ri­le pa­ra fes­te­jar su tra­yec­to­ria jun­to al pú­bli­co, al que in­vi­ta a una semana de re­pre­sen­ta­cio­nes es­pe­cia­les en las que ten­drá la opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar de los mon­ta­jes des­de pers­pec­ti­vas iné­di­tas, como por ejem­plo des­de el pro­pio es­ce­na­rio.

Se tra­ta de cua­tro mon­ta­jes — Tea­tro In­vi­si­ble, Sta­ying Ali­ve, Hom­bres bi­sa­gra y El cue­llo de la ji­ra­fa— de fac­tu­ra re­cien­te, «pro­duc­to de una evo­lu­ción», se­gún Ana Va­llés, co­fun­da­do­ra en aquel 1986 de Ma­ta­ri­le jun­to a Bal­ta­sar Pa­ti­ño. En es­te sen­ti­do, no se tra­ta de un ejer­ci­cio de nos­tal­gia, sino de ce­le­bra­ción y fu­tu­ro. «No tie­ne mu­cho sen­ti­do ha­blar del pa­sa­do. No que­ría­mos ha­cer un re­co­pi­la­to­rio, sino lle­var al es­ce­na­rio lo que con­si­de­ra­mos lo más re­pre­sen­ta­ti­vo de Ma­ta­ri­le», ex­pli­ca Va­llés.

La co­fun­da­do­ra de Ma­ta­ri­le cree, ade­más, que el 2016 y 1986 no son com­pa­ra­bles en tér­mi­nos ab­so­lu­tos, ya que se tra­ta de dos mo­men­tos muy con­cre­tos y di­ver­sos en­tre sí. «En­ton­ces ve­nía­mos de la tran­si­ción y exis­tía una gran efer­ves­cen­cia cul­tu­ral, ha­bía un gran in­te­rés por los es­pec­tácu­los», re­cuer­da. «No se an­te­po­nía la mi­se­ria al en­tu­sias­mo». Hoy en día, Va­llés, cree que se es­tá vi­vien­do un «ba­che des­pués de ha­ber al­can­za­do un cier­to ni­vel, y di­go ‘cier­to’ en­tre co­mi­llas». Es­te ba­che lo atri­bu­ye a la fal­ta de apo­yos y a los re- cor­tes «bru­ta­les» que em­pa­ñan los de­re­chos y las in­fra­es­truc­tu­ras crea­das con el es­fuer­zo de años. Va­llés tam­bién cree que el sec­tor se amol­dó a es­tas con­di­cio­nes. Pe­ro pre­fie­re mi­rar ha­cia ade­lan­te. «No­so­tros pen­sa­mos que to­do es­tá por ha­cer. Ese en­tu­sias­mo no hay que per­der- lo nun­ca. Y aquí te­ne­mos un po­ten­cial pa­ra el tea­tro y la dan­za enor­me, de gen­te jo­ven que es­tá pe­lean­do con ilu­sión», des­cri­be. «Es cier­to que el mo­men­to no es bueno, pe­ro es que mo­men­tos bue­nos tam­po­co ha ha­bi­do mu­chos», aña­de.

Ade­más, Ma­ta­ri­le lle­ga a los trein­ta años con las re­fle­xio­nes ya he­chas, ya que su pa­rón de tres años les sir­vió pa­ra ver con pers­pec­ti­va su tra­yec­to­ria y su lu­gar en el pa­no­ra­ma es­cé­ni­co (ade­más de Ga­li­cia y Es­pa­ña, han ac­tua­do en Por­tu­gal, Fran­cia, Reino Uni­do, Ita­lia, Ale­ma­nia y Ser­bia). Tam­bién abor­da­ron los equi­pos y la or­ga­ni­za­ción y, al fi­nal, re­gre­sa­ron «con más ga­nas».

En es­tos tres de­ce­nios, Ma­ta­ri­le tam­bién ges­tio­nó el Tea­tro Galán de San­tia­go en­tre 1993 y el 2005 y en la mis­ma ciu­dad im­pul­só do­ce edi­cio­nes del fes­ti­val in­ter­na­cio­nal de dan­za En pé de pe­dra. Con los des­ti­na­ta­rios de su ac­ti­vi­dad, el pú­bli­co, fes­te­jan aho­ra su aniver­sa­rio, in­vi­tán­do­lo a ver sus mon­ta­jes des­de otros pun­tos de vis­ta. En Hom­bres bi­sa­gra, Tea­tro In­vi­si­ble y El cue­llo de la ji­ra­fa po­drán su­bir­se al es­ce­na­rio, mien­tras que en Sta­ying Ali­ve dis­fru­ta­rán de la vi­sión ce­ni­tal des­de los pal­cos. «Un re­ga­lo de ce­le­bra­ción», di­ce Va­llés.

JA­CO­BO BU­GA­RÍN

«Tea­tro In­vi­si­ble» es uno de los mon­ta­jes que for­man par­te de la ce­le­bra­ción de aniver­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.