In­fan­tino y Sal­man, los su­ce­so­res de Blat­ter

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - DIE­GO REI­NA­RES

Lle­gó el mo­men­to de la su­ce­sión del con­tro­ver­ti­do Jo­seph Blat­ter en la pre­si­den­cia de la FIFA: las fe­de­ra­cio­nes na­cio­na­les ele­gi­rán hoy en Zúrich, du­ran­te en un Con­gre­so ex­tra­or­di­na­rio, a su nue­vo di­ri­gen­te, con el ita­lo-sui­zo Gian­ni In­fan­tino y el ba­rei­ní Sal­man como gran­des fa­vo­ri­tos. Am­bos lle­gan a la rec­ta fi­nal con una gran ven­ta­ja en nú­me­ro de apo­yos pú­bli­cos con res­pec­to a los otros tres as­pi­ran­tes, el prín­ci­pe Ali Bin Al Hus­sein, el sud­afri­cano Tok­yo Sex­wa­le y el fran­cés Jé­rô­me Cham­pag­ne.

El je­que Sal­man es el pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción Asiá­ti­ca y, por con­si­guien­te, cuen­ta con el res­pal­do de es­ta zo­na del mundo. Es el ter­cer con­ti­nen­te con más pe­so, con 46 vo­tos, que po­drían que­dar en 44 si las Fe­de­ra­cio­nes de Ku­wait e In­do­ne­sia, sus­pen­di­das por la FIFA, no pue­den vo­tar. La úl­ti­ma de­ci­sión se to­ma­rá du­ran­te el Con­gre­so. Sal­man tam­bién con­si­guió el res­pal­do ex­plí­ci­to del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo de la Con­fe­de­ra­ción Afri­ca­na de Fút­bol (CAF), el con­ti­nen­te con más vo­tos (54), lo que de­ja­ría al je­que muy cer­ca de su ob­je­ti­vo.

In­fan­tino, por su par­te, cuen­ta con el apo­yo uná­ni­me de la UEFA (53 vo­tos), con­fe­de­ra­ción de la que es el se­cre­ta­rio ge­ne­ral (nú­me­ro 2), y el de la Con­me­bol (10 vo­tos) y sie­te paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos. La Concacaf, de la que for­man par­te los paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos jun­to a Amé­ri­ca del Nor­te y Ca­ri­be, tie­ne un to­tal de 35 vo­tos. Ocea­nía cuen­ta con 11. El vo­to no se lle­va­rá a ca­bo fi­nal­men­te en ca­bi­nas trans­pa­ren­tes, como pi­dió el prín­ci­pe Ali al Tri­bu­nal Ar­bi­tral del De­por­te (TAS), y se­rá se­cre­to, emi­ti­do uno a uno por los re­pre­sen­tan­tes de ca­da fe­de­ra­ción na­cio­nal.

La cues­tión de los vo­tos afri­ca­nos es la que cen­tró en los úl­ti­mos días la ba­ta­lla psicológica en­tre los as­pi­ran­tes. In­fan­tino es­tu­vo a prin­ci­pios de semana en Ciu­dad del Ca­bo y se mos­tró op­ti­mis­ta con po­der ob­te­ner el res­pal­do de un nú­me­ro im­por­tan­te de paí­ses afri­ca­nos.

El miér­co­les, en una en­tre­vis­ta, in­sis­tió en esa sen­sa­ción. «He ela­bo­ra­do un pro­gra­ma con pro­pues­tas muy con­cre­tas, so­bre to­do pa­ra Áfri­ca. Cuan­do ha­blas mi­ran­do a los ojos ves si la gen­te te di­ce lo que quie­res es­cu­char o si esa gen­te es sin­ce­ra. Ten­go de ver­dad la sen­sa­ción de que lo pue­do con­se­guir por­que sa­ben que voy a man­te­ner lo que pro­pon­go», afir­mó.

Am­bos in­sis­tie­ron en la ne­ce­si­dad de de­vol­ver la cre­di­bi­li­dad a la FIFA y avan­zar en una ma­yor trans­pa­ren­cia pa­ra de­jar atrás la peor cri­sis en la his­to­ria de la or­ga­ni­za­ción, que es­ta­lló en ma­yo del 2015 con las pri­me­ras de­ten­cio­nes del es­cán­da­lo de corrupción del lla­ma­do FIFA­Ga­te. El tsu­na­mi se lle­vó a Blat­ter, a su nú­me­ro dos Jé­ro­me Valc­ke y ace­le­ró la tran­si­ción en la cú­pu­la de la or­ga­ni­za­ción, que es­pe­ra sen­tar las ba­ses que per­mi- tan pa­sar la pá­gi­na del es­cán­da­lo, como ocu­rrió ha­ce al­go más de una dé­ca­da en el Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal (COI).

El fin de una era

De lo que no ca­be du­da es de que la era Blat­ter es­tá en sus úl­ti­mos mo­men­tos. El sui­zo, de ca­si 80 años, que­ría des­pe­dir­se en es­te Con­gre­so ex­tra­or­di­na­rio, pe­ro la sus­pen­sión de ocho años por par­te de la Co­mi­sión de Éti­ca de la FIFA, re­du­ci­da a seis, le im­pi­dió ese plan. El mo­ti­vo del cas­ti­go fue el pa­go de 1,8 mi­llo- nes de eu­ros a Mi­chel Pla­ti­ni en el 2011, su­pues­ta­men­te por unos tra­ba­jos de ase­so­ría con­clui­dos una dé­ca­da an­tes sin me­diar con­tra­to es­cri­to.

Pla­ti­ni, que co­men­zó la ca­rre­ra como gran­dí­si­mo fa­vo­ri­to a lo­grar el si­llón pre­si­den­cial, vio có­mo ese cas­ti­go y la im­po­si­bi­li­dad de apu­rar los pla­zos de re­cur­sos an­tes de las elec­cio­nes ter­mi­nó li­qui­dan­do sus in­ten­cio­nes. In­fan­tino, su nú­me­ro dos, fue el plan B por el que op­tó la UEFA en el úl­ti­mo mo­men­to. Hoy se sa­brá si ha sur­ti­do efec­to.

PA­TRICK B. KRAEMER EFE

Gian­ni In­fan­tino y el ba­rei­ní Sal­man, ayer en Zúrich, don­de se ce­le­bra el con­gre­so ex­tra­or­di­na­rio de la FIFA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.