Luis Mi­lla de­jó el equi­po por mo­ti­vos de­por­ti­vos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - M. ÁL­VA­REZ

El Lu­go co­mu­ni­có el miér­co­les por la no­che que Luis Mi­lla de­ja­ba de ser el en­tre­na­dor del pri­mer equi­po. El pre­pa­ra­dor tu­ro­len­se pre­sen­tó la di­mi­sión y, se­gún ex­pre­só el club, su mar­cha se de­bía a «mo­ti­vos per­so­na­les». Sin em­bar­go, en el en­torno del téc­ni­co se ha­bla de que la de­ci­sión fue to­ma­da por mo­ti­vos es­tric­ta­men­te de­por­ti­vos.

Des­de la di­rec­ti­va del club, al­re­de­dor de la sép­ti­ma jornada, se le ha­bría in­di­ca­do a Mi­lla que el ob­je­ti­vo del Lu­go de ca­ra a es­ta tem­po­ra­da se­ría el as­cen­so a Pri­me­ra Di­vi­sión. Na­da que ver con los men­sa­jes pú­bli­cos que se dan en la en­ti­dad y que co­lo­can en la per­ma­nen­cia el re­to primario.

Pe­se a que, en un prin­ci­pio, Mi­lla le ha­bría res­ta­do tras­cen­den­cia a las exi­gen­cias, pos­te­rior­men­te ha­bría vis­to có­mo la pre­sión al­re­de­dor de su fi­gu­ra cre­cía. El Lu­go lle­gó a ro­zar los pues­tos que dan de­re­cho a dispu­tar la pro­mo­ción de as­cen­so, pe­ro no ga­na como lo­cal des­de el mes de di­ciem­bre.

En esa te­si­tu­ra, Mi­lla ha­bría me­di­ta­do so­bre su fu­tu­ro y, an­te­ayer, pre­sen­tó su di­mi­sión. Con ella, ha­bría re­nun­cia­do a la in­dem­ni­za­ción —su con­tra­to ex­pi­ra­ba en ju­nio de 2018— , pe­ro le ha­bría da­do prio­ri­dad a no ser des­ti­tui­do. Una po­si­bi- li­dad, la del ce­se, que el ara­go­nés veía como una op­ción fac­ti­ble una vez es­tu­dia­do el ca­len­da­rio pró­xi­mo del Lu­go.

Mi­lla, como re­fle­jó ayer en su cuen­ta de Twit­ter, es­ta­ba a gus­to en Lu­go y en su en­torno ase­gu­ran que la re­la­ción que man­te­nía con la plan­ti­lla era «bue­na». Ju­ga­do­res como Da­vid Ló­pez o Jo­sé Juan, que en prin­ci­pio no con­ta­ban pa­ra él, aca­ba­ron ha­cién­do­se un hue­co en el on­ce ti­tu­lar, lo que ha­bla­ría de la adap­ta­bi­li­dad del en­tre­na­dor.

Ro­ces con To­ni Otero

Los mo­men­tos de ten­sión vi­vi­dos en­tre Luis Mi­lla, en­tre­na­dor del Lu­go, y To­ni Otero, di­rec­tor de­por­ti­vo del club, se ha­bían con- ver­ti­do en un se­cre­to a vo­ces a lo lar­go de las úl­ti­mas se­ma­nas. No obs­tan­te, Otero afir­mó ayer que las di­fe­ren­cias no se sa­lían de lo nor­mal: «Como en to­da em­pre­sa o club, hay si­tua­cio­nes en las que hay pen­sa­mien­tos o cri­te­rios di­fe­ren­tes. No iban más allá de eso». Ade­más, ase­gu­ró que la di­mi­sión del téc­ni­co le co­gió «por sor­pre­sa».

Más allá de los ro­ces con Otero, la re­la­ción de Mi­lla con Tino Sa­qués, pre­si­den­te del club, tam­bién po­dría es­tar da­ña­da. Es­te úl­ti­mo to­mó la de­ci­sión de despedir a Jon Gar­cía en di­ciem­bre. Es­ta se pro­du­jo ho­ras des­pués de que el téc­ni­co le anun­cia­se al cen­tral que se­ría ti­tu­lar en el par­ti­do de aquel fin de semana.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.