Ja­ba­li­na con­tra el vien­to

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - ÁLVARO SE­VI­LLA Gas­par Ro­sety

«Así no po­de­mos entrenar, des­de que co­men­za­mos la tem­po­ra­da en sep­tiem­bre so­lo pu­de co­ger la ja­ba­li­na unas diez ve­ces», con­fe­só la ac­tual cam­peo­na de Es­pa­ña en es­ta dis­ci­pli­na, Li­dia Pa­ra­da. La atle­ta po­bren­se, que pre­pa­ra el Cam­peo­na­to de Eu­ro­pa y la cla­si­fi­ca­ción pa­ra Río, se ha to­pa­do con un problema que le im­pi­de pre­pa­rar el re­to que afron­ta es­te año: «Ac­tual­men­te es im­po­si­ble entrenar en A Al­ta».

El pre­pa­ra­dor de la Aso­cia­ción de Atle­tis­mo e Deportes do Bar­ban­za, Lar­do Mou­re, ase­gu­ra que to­do em­pe­zó en no­viem­bre del 2014, cuan­do el an­te­rior go­bierno de A Po­bra de­ci­dió ta­lar la ar­bo­le­da que ro­dea­ba el es­ta­dio: «Ca­da día que so­pla un po­co el vien­to es im­po­si­ble tra­ba­jar. En los úl­ti­mos cin­co me­ses he­mos te­ni­do que sus­pen­der o mo­di­fi­car el 50% de las se­sio­nes».

«Es im­po­si­ble co­rrer por la pis­ta de atle­tis­mo. Los com­pa­ñe­ros que en­tre­nan va­llas tam­po­co pue­den ha­cer­las, ya que se caen con­ti­nua­men­te. Ade­más, la ma­yo­ría de los de­por­tis­tas del club ha­cen sal­to y son los que peor es­tán. Cuan­do quie­ren dar el se­gun­do sal­to, el vien­to los sa­ca del pa­si­llo», afir­ma Pa­ra­da.

El pa­raí­so es un in­fierno

Des­de el club ase­gu­ran que in­clu­so el gim­na­sio, lu­gar don­de rea­li­zan prác­ti­ca­men­te to­das las se­sio­nes de en­tre­na­mien­to, tam­po­co se en­cuen­tra en buen es­ta­do. «La llu­via nos en­tra por las ven- ta­nas y la puer­ta. An­tes es­te es­ta­dio era un pa­raí­so pa­ra entrenar, tam­bién en los días de tem­po­ra­les fuer­tes, pe­ro aho­ra es im­po­si­ble. In­clu­so el te­cho de gra­das y can­ti­na se es­tá le­van­tan­do», ex­pli­ca Mou­re, quien afir­ma que ha­ce dos do­min­gos una ura­li­ta ca­yó en la pis­ta de atle­tis­mo: «El problema es si un día una pla­ca de va­rios me­tros le cae a al­guien en­ci­ma en­tre­nan­do».

Des­de el club ase­gu­ran que hablaron con el an­te­rior eje­cu­ti­vo pa­ra que no to­ca­se los ár­bo­les. «Les di­ji­mos que si los ta­la­ban no se po­drían rea­li­zar las ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas pa­ra las que es­tá des­ti­na­do el es­ta­dio», ase­gu­ra Mou­re, que vio como va­rias se­ma­nas des­pués esa ba­rre­ra na­tu­ral de­sa­pa­re­ció: «Vol­vi­mos a re­cla­mar que nos die­ran una so­lu­ción y nos in­for­ma­ron de que por or­den de Me­dio Am­bien­te te­nían que re­plan­tar­los, pe­ro hoy por hoy no se ha he­cho na­da».

Mou­re in­di­ca que tam­bién han ha­bla­do con el ac­tual eje­cu­ti­vo lo­cal: «En el Ayun­ta­mien­to co­no­cen la si­tua­ción y no ve­mos cam­bios». «So­mos la úl­ti­ma mo­na. Ca­da uno mi­ra por sus in­tere­ses», ase­gu­ra Li­dia Pa­ra­da. «Te des­mo­ti­va entrenar así», con­fie­sa otra de las pro­me­sas po­bren­ses, Jes­si­ca Rial, quien afir­ma que an­tes de la ta­la «lle­ga­mos a entrenar con tor­men­ta. Aho­ra es im­po­si­ble».

La ré­pli­ca

El al­cal­de po­bren­se, Xo­sé Lois Pi­ñei­ro, ase­gu­ra que se ha reuni­do va­rias ve­ces con re­pre­sen­tan­tes del club pa­ra bus­car una so­lu­ción. Des­de el Concello es­tán a la es­pe­ra de que la Dipu­tación de A Co­ru­ña aprue­be el pro­yec­to del Plan de Ac­ción So­cial, que in­clu­ye una do­ta­ción de 32.000 eu­ros pa­ra abor­dar los pro­ble­mas que exis­ten con la en­tra­da del vien­to y con la gra­da.

De esa su­ma, al­re­de­dor de 25.000 eu­ros, ten­drán como fin ins­ta­lar una red que ha­ga de pa­ra­vien­tos. Sin em­bar­go, Mou­re se mues­tra es­cép­ti­co so­bre la uti­li­dad de la ma­lla: «Non vai a axu­dar; can­do en­tre o pri­mei­ro tem­po­ral vai a ti­rar con to­do. Non po­de­re­mos ades­trar». En­ci­ma de la me­sa se en­cuen­tra la cons­truc­ción de un mó­du­lo cu­bier­to, que costaría al­re­de­dor de 258.000 eu­ros, aunque el en­tre­na­dor no con­fía en que se va­ya a rea­li­zar.

El re­gi­dor ase­gu­ra que sí es­tá en la men­te del go­bierno, aunque con­fie­sa que se tra­ta de un pro­yec­to a lar­go pla­zo, ya que el pre­cio dificulta que se eje­cu­te con fon­dos mu­ni­ci­pa­les.

De un tiem­po a es­ta par­te, he­mos asis­ti­do al desembarco de for­tu­nas ex­tran­je­ras: Má­la­ga, Es­pa­ñol, Va­len­cia o, en me­nor me­di­da, Atlé­ti­co y, en el pa­sa­do, Ala­vés, Ra­cing de San­tan­der... Ade­más de es­tos ca­pi­ta­les po­de­ro­sí­si­mos, el fút­bol es­pa­ñol es­tá so­me­ti­do a los vai­ve­nes de los fon­dos de in­ver­sión que li­de­ran em­pre­sas tras las que se ha­llan co­no­ci­dos per­so­na­jes del mundo fut­bo­lís­ti­co. Na­da es nue­vo, por­que es­tas co­sas las in­ven­ta­ron Fig­ger, Tor­cal, Toldrá, Gui­ja­rro y com­pa­ñía ha­ce ya mu­chos años y los que han ve­ni­do de­trás se han li­mi­ta­do a per­fec­cio­nar­lo. El pri­me­ro de los gran­des fue Pa­co Ca­sal, que dio el sal­to de can­ti­dad y de ca­li­dad. Y ahí si­gue.

Al­gu­nos — Real Ma­drid, Bar­ce­lo­na, Ath­le­tic y Osa­su­na — se pro­te­gie­ron me­dian­te pri­vi­le­gios le­gis­la­ti­vos, pe­ro los de­más que­da­ron al al­bur de las ma­nio­bras de los ti­bu­ro­nes. Si es­tas com­pras se hi­cie­ran por amor a los clu­bes, los in­ver­so­res se­rían de ca­sa, uni­dos por los afec­tos, pe­ro no su­ce­de así. Son ex­tran­je­ros que se en­te­ra­ron ha­ce un año de que exis­tían es­tas so­cie­da­des.

¿Que­re­mos vi­vir en el ne­go­cio, en la in­dus­tria del fút­bol? ¿Qué in­te­rés, más allá del eco­nó­mi­co, pue­den te­ner los chi­nos, ru­sos o ára­bes por el club y su his­to­ria, por sus sen­ti­mien­tos y sus in­te­gran­tes?

El fút­bol es­pa­ñol de­be re­de­fi­nir­se en es­tos as­pec­tos por­que el in­ter­na­cio­nal lo es­tá ha­cien­do en la me­di­da en que se pro­te­ge con­tra pre­su­mi­bles aven­tu­re­ros. No quie­ro de­cir que todos los que in­vier­ten re­sul­ten ne­ga­ti­vos, pe­ro sí lla­mo la aten­ción so­bre una mo­da que ofre­ce di­ver­sas ver­tien­tes y bien me­re­ce una reflexión. Cuan­do se com­pran ju­ga­do­res a un fon­do, las deu­das per­ma­ne­cen. Si la sa­lud eco­nó­mi­ca de nues­tros clu­bes brin­da­se la ima­gen de so­cie­da­des sa­lu­da­bles no se­rían ne­ce­sa­rios sal­va­do­res que vie­nen de le­jos pa­ra ha­cer sus ne­go­cios. ¿Des­de cuán­do sa­be Pe­ter Lim que el Va­len­cia exis­te? ¿Na­ció va­len­cia­nis­ta y en la cu­na le ofre­cían hor­cha­ta de chu­fa? Los por­tu­gue­ses e in­gle­ses de Do­yen ¿na­cie­ron en Gi­jón y vie­ron a Qui­ni y les pu­sie­ron la bu­fan­da ro­ji­blan­ca pa­ra ha­cer la pri­me­ra co­mu­nión?

De­be­mos re­fle­xio­nar y pro­te­ger las iden­ti­da­des del fút­bol es­pa­ñol y de quie­nes han ve­ni­do sos­te­nien­do es­te mundo des­de que el Re­crea­ti­vo fue­ra fun­da­do en las ori­llas del Tin­to y el Odiel.

Una de las col­cho­ne­tas es­tu­vo a pun­to de sa­lir vo­lan­do del re­cin­to.

C. Q.

Des­de el club ase­gu­ran que las ins­ta­la­cio­nes es­tán en mal es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.