Gue­rra dia­léc­ti­ca en­tre los fe­de­ra­les del FBI y los in­for­má­ti­cos de Ap­ple

La em­pre­sa in­sis­te en no cum­plir la or­den ju­di­cial de des­blo­quear el iPho­ne del te­rro­ris­ta

La Voz de Galicia (Ourense) - - Alta Definición - VIC­TO­RIA TO­RO

El je­fe de Ap­ple, Tim Cook, ha­bló por pri­me­ra vez so­bre el en­fren­ta­mien­to en­tre su em­pre­sa y el FBI. Cook di­jo en una en­tre­vis­ta que crear el soft­wa­re que le ha pe­di­do el go­bierno «se­ría ma­lo pa­ra Es­ta­dos Uni­dos» y que su com­pa­ñía tie­ne la in­ten­ción de no cum­plir la or­den del juez que les exi­ge ha­cer­lo.

Pe­ro la com­pa­ñía va a ir más allá. Sus in­ge­nie­ros es­tán di­se­ñan­do un sis­te­ma de se­gu­ri­dad pa­ra sus apa­ra­tos que, en el fu­tu­ro, ha­rá im­po­si­ble que ni si­quie­ra la pro­pia Ap­ple pue­da ac­ce­der a ellos. Así, la com­pa­ñía se blin­da­rá an­te po­si­bles pe­ti­cio­nes ju­di­cia­les o del go­bierno. Cla­ro, que el nue­vo sis­te­ma ten­drá un problema, si el due­ño del dis­po­si­ti­vo ol­vi­da su con­tra­se­ña per­de­rá to­do lo que ten­ga al­ma­ce­na­do.

Lo que in­ten­ta Ap­ple es aca­bar con la puer­ta tra­se­ra de sus mó­vi­les, esa que el FBI le pi­de que uti­li­ce aho­ra. En su en­fren­ta­mien­to con el Go­bierno, Ap­ple de­fien­de que crear el soft­wa­re ne­ce­sa­rio pa­ra des­blo­quear el te­lé­fono del pis­to­le­ro de San Ber­nar­dino ten­dría consecuencias so­bre la se­gu­ri­dad de todos los iPho­nes. Cook ex­pli­có que su em­pre­sa no pue­de sa­ber si, una vez crea­do, ese

soft­wa­re va a caer o no en ma­las ma­nos, y si fue­ra así, po­dría ser usa­do pa­ra ac­ce­der a mi­llo­nes de iPho­nes. Com­pa­ró la pro­duc­ción de ese soft­wa­re con la crea­ción de un cán­cer.

El FBI acu­dió a Ap­ple cuan­do tras ma­ni­pu­lar­lo sus agen­tes blo­quea­ron el mó­vil del te­rro­ris­ta de San Ber­nar­dino. Los iPho­nes tie­nen un sis­te­ma de se­gu­ri­dad que per­mi­te a Ap­ple ac­ce­der a ellos pa­ra ha­cer las ac­tua­li­za­cio­nes, una es­pe­cie de puer­ta tra­se­ra. El go­bierno de EE.UU. le pi­dió a la com­pa­ñía que uti­li­za­ra esa puer­ta pa­ra des­blo­quear el iPho­ne del au­tor de la ma­sa­cre por­que creen que pue­de te­ner in­for­ma­ción so­bre el aten­ta­do. Pe­ro Ap­ple se ne­gó.

El FBI en­ton­ces acu­dió a la Jus­ti­cia y un tri­bu­nal dic­tó una sen­ten­cia por la que obli­ga a la em-

«En­tien­do la pos­tu­ra de las víc­ti­mas, pe­ro sen­ta­ría un pre­ce­den­te que mo­les­ta­ría a mu­chos ciu­da­da­nos» Tim Cook Pre­si­den­te de Ap­ple

pre­sa a cum­plir la or­den. Esa sen­ten­cia es­ta­ble­cía un pla­zo que fi­na­li­za hoy vier­nes pa­ra la res­pues­ta de Ap­ple. Ca­si con to­tal se­gu­ri­dad, los abo­ga­dos le co­mu­ni­ca­rán al juez que la com­pa­ñía se nie­ga.

Mien­tras dis­cu­ten en los tri­bu­na­les, tan­to el go­bierno como Ap­ple in­ten­tan ga­nar­se el apo­yo de los es­ta­dou­ni­den­ses. Ha­ce po­cos días, se di­fun­dió que los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas de San Ber­nar­dino es­ta­ban do­li­dos con la de­ci­sión de la com­pa­ñía fun­da­da por Ste­ve Jobs.

Y ayer lle­ga­ban las pa­la­bras de Tim Cook, di­rec­ti­vo de la tec­no­ló­gi­ca, que di­jo en­ten­der la pos­tu­ra de las víc­ti­mas pe­ro que de­fen­dió su de­ci­sión de ne­gar­se por­que, se­gún ase­gu­ró, si hi­cie­ran lo que les pi­de el FBI «sen­ta­ría un pre­ce­den­te que mo­les­ta­ría a mu­chos ciu­da­da­nos».

JIM LO SCAL­ZO

Ja­mes Co­mey, di­rec­tor del FBI, exi­ge al Co­mi­té de In­te­li­gen­cia que Ap­ple dé la in­for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.