Pro­ta­go­nis­tas

Su es­pa­cio re­ci­be mi­llo­nes de vi­si­tas de in­ter­nau­tas de más de cua­ren­ta paí­ses

La Voz de Galicia (Ourense) - - La Voz De Ourense - MAR­TA VÁZQUEZ

El ou­ren­sano Alfonso Ló­pez triun­fa en In­ter­net con el blog re­ce­tas­de­re­chu­pe­te.com

Em­pe­zó es­tu­dian­do Em­pre­sa­ria­les. Lue­go tra­ba­jó como co­mer­cial en una mul­ti­na­cio­nal y aho­ra es uno de los blo­gue­ros de co­ci­na más in­flu­yen­tes del pa­no­ra­ma na­cio­nal. Su es­pa­cio, re­ce­tas­de­re­chu­pe­te.com, re­ci­be una me­dia de dos mi­llo­nes de vi­si­tas ca­da mes y en las re­des so­cia­les su­ma un mi­llón de se­gui­do­res. Y to­do gra­cias a un re­ga­lo que le hi­zo su no­via. «Yo le pre­pa­ra­ba a ella todos los días un tá­per de co­mi­da pa­ra que se lle­va­se al tra­ba­jo, con re­ce­tas que iban sur­gien­do de aquí y de allá, por­que siem­pre me ha gus­ta­do co­ci­nar», re­co­no­ce Alfonso Ló­pez, el ou­ren­sano de 42 años que es­tá de­trás de to­das esas ci­fras de éxi­to. «Me ha­cía ilu­sión te­ner un blog y como ella es di­se­ña­do­ra web le pe­dí que me hi­cie­se uno. Me lo re­ga­ló en las Na­vi­da­des del 2009 pen­san­do que yo no iba a es­tar ni dos me­ses con él, pe­ro has­ta aho­ra».

Ese has­ta aho­ra son 1.222 re­ce­tas dis­tin­tas por las que se in­tere­san in­ter­nau­tas de cua­ren­ta y dos paí­ses dis­tin­tos. «Po­co a po­co fui­mos me­tien­do con­te­ni­dos pa­ra que la gen­te fue­se co­no­cien­do el blog. A mí me gus­ta­ba mu­cho y le de­di­ca­ba el tiem­po li­bre, aunque por en­ton­ces mi tra­ba­jo es­ta­ba en otra par­te». A me­di­da que pa­sa­ba el tiem­po fue apren­dien­do nue­vas re­ce­tas, a tra­vés de cur­sos y de li­bros —tie­ne 300 tí­tu­los en su ca­sa—, y su es­pa­cio se fue abrien­do ca­mino con pla­tos que, en los pri­me­ros mo­men­tos, lle­va­ban ins­pi­ra­ción ga­lle­ga. «Em­pe­za­mos con un cien por cien de re­ce­tas ga­lle­gas, pe­ro pro­gre­si­va­men­te me he ido mo­vien­do ha­cia la co­ci­na por­tu­gue­sa o la ita­lia­na, a la que aho­ra es­toy muy en­gan­cha­do. La pro­por­ción es un 70 % re­ce­tas es­pa­ño­las y el res­to in­ter­na­cio­na­les», cuen-

ta el blo­gue­ro, que re­co­no­ce que no se con­for­ma con lo que sa­be. «Voy in­ten­tan­do apren­der otras co­sas por­que es lo que me in­tere­sa pa­ra di­ver­tir­me. La co­ci­na en­gan­cha y aunque es­to sea un tra­ba­jo, pa­ra mi es como si fue­se una afi­ción, me con­si­de­ro un ti­po afor­tu­na­do».

Y es que la co­sa va tan bien que ha­ce dos años Alfonso, que lle­va tiem­po re­si­dien­do en Ma­drid, de­ci­dió de­jar su tra­ba­jo pa­ra cen- trar­se en el blog. «Es un tra­ba­jo con mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad, tie­nes que ha­cer una re­ce­ta que sal­ga por­que si no es así, vas a te­ner mu­chos co­rreos elec­tró­ni­cos cri­ti­can­do el tra­ba­jo. Si la re­ce­ta re­sul­ta, la gen­te va a vol­ver y eso es lo más im­por­tan­te, fi­de­li­zar». Ade­más, Alfonso tie­ne tres li­bros pu­bli­ca­dos —el cuar­to es­tá en ca­mino— y tam­bién im­par­te cla­ses de co­ci­na.

Por lo que se ve, sus re­ce­tas de­ben lle­var las can­ti­da­des bien me­di­das por­que du­ran­te las pa­sa­das Na­vi­da­des lle­ga­ron a te­ner pi­cos de cin­co mi­llo­nes de pá­gi­nas vis­tas. «En­tre sep­tiem­bre y di­ciem­bre es cuan­do más se co­ci­na y quien mas con­sul­ta las re­ce­tas de nues­tro blog son las mu­je­res», ase­gu­ra Alfonso, que ci­fra en un 82 % el por­cen­ta­je de se­gui­do­ras fé­mi­nas, con eda­des com­pren­di­das en­tre los 30 y los 45 años. Eso sí, en You­tu­be su pú­bli­co es más jo­ven.

Y, en­tre tan­ta su­ge­ren­cia cu­li- naria ¿cuál es la que más in­tere­sa? «Sin du­da, el top son las re­ce­tas con cho­ri­zo», ex­pli­ca el co­ci­ne­ro, que ad­vier­te que la pa­sión por es­te pla­to tan tra­di­cio­nal no la sien­ten so­lo los in­ter­nau­tas es­pa­ño­les. «Es un pla­to atem­po­ral que se co­ci­na en to­do el mundo. De he­cho, es la re­ce­ta más vi­si­ta­da de Ar­gen­ti­na y he lle­ga­do a re­ci­bir co­rreos elec­tró­ni­cos des­de Illi­nois pre­gun­tán­do­me dón­de con­se­guir el cho­ri­zo pa­ra pre­pa­rar­las», ase­gu­ra.

Pe­se a to­do, Alfonso ase­gu­ra que no se con­si­de­ra un chef, sino «un co­ci­ni­llas», y, aún re­co­no­cien­do que en su sec­tor hay una «bur­bu­ja» no ve mal la pro­li­fe­ra­ción de for­ma­tos te­le­vi­si­vos gas­tro­nó­mi­cos. «Un pro­gra­ma como Más­te­rChef Ju­nior in­cul­ca a los ni­ños el amor por la co­ci­na, como hi­zo en su día mi abue­la con­mi­go. Co­ci­nar ayu­da a te­ner la men­te or­de­na­da, a te­ner há­bi­tos y a tra­ba­jar en equi­po. La co­ci­na tie­ne mu­chas vir­tu­des».

Alfonso Ló­pez sen­ta­do en el or­de­na­dor de su ca­sa, un lu­gar en el que pa­sa mu­chas ho­ras a dia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.