Los apu­ros de En Ma­rea

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

La úl­ti­ma com­pa­re­cen­cia de los dipu­tados de En Ma­rea en el Con­gre­so re­su­mió en un de­ta­lle los apu­ros que la coa­li­ción tri­par­ti­ta es­tá vi­vien­do pa­ra con­se­guir cons­truir un per­fil po­lí­ti­co re­co­no­ci­ble y cohe­sio­nar sus di­fe­ren­tes y dis­pa­res raí­ces ideo­ló­gi­cas. An­te las cá­ma­ras de te­le­vi­sión el diputado Miguel An­xo Fer­nán Ve­llo to­co el bra­zo de su com­pa­ñe­ra de Ano­va y por­ta­voz de En Ma­rea, Alexandra Fer­nán­dez, ins­tán­do­le a acer­car­se de nue­vo al atril en el que, por su ges­to, de­bió con­si­de­rar que su com­pa­ñe­ra de coa­li­ción pe­ro per­te­ne­cien­te a Es­quer­da Uni­da, Yo­lan­da Díaz, lle­va­ba más tiem­po ha­blan­do en nom­bre de todos que a quien le to­ca ejer­cer en el pri­mer turno ro­ta­to­rio la re­pre­sen­ta­ción pú­bli­ca de todos ellos. Mar­ca­je es­tre­cho, es la de­fi­ni­ción con la que po­dría ti­tu­lar­se la re­la­ción en­tre los com­po­nen­tes de las tres pa­tas de la coa­li­ción, vigilancia que in­clu­so Ano­va se ha atre­vi­do a ha­cer pú­bli­ca cla­man­do con­tra el «blo­queo» al que ase­gu­ran es­tán so­me­tien­do sus so­cios el desa­rro­llo po­lí­ti­co de una fór­mu­la que lo­gró un éxi­to en las ur­nas que aún no se ha equi­pa­ra­do en la ac­ción po­lí­ti­ca.

El de­ta­lle de Fer­nán Ve­llo reivin­di­can­do la cuo­ta de su par­ti­do an­te las cá­ma­ras fue co­men­ta­do en las úl­ti­mas ho­ras, en es­pe­cial en­tre las fi­las na­cio­na­lis- tas de la coa­li­ción, sen­si­bles y crí­ti­cas con la ima­gen que en­tien­den se es­tá pro­yec­tan­do en exceso de En Ma­rea como apén­di­ce de Po­de­mos. Pe­ro otras cir­cuns­tan­cias han te­ni­do a Ano­va como ob­je­to de exa­men crí­ti­co por par­te de sus so­cios, alu­dien­do so­bre to­do a la inex­pe­rien­cia de sus re­pre­sen­tan­tes o los fa­llos co­mu­ni­ca­ti­vos que hi­cie­ron que, tras la pri­me­ra ci­ta con el rey, la coa­li­ción se­me­ja­se abrir ca­si de par en par la puer­ta de La Mon­cloa al socialista Pe­dro Sán­chez, sin si­quie­ra ha­ber­le pe­di­do na­da a cam­bio.

Frus­tra­ción

Gran par­te de los apu­ros que En Ma­rea ha pa­sa­do des­de su lle­ga­da a Ma­drid los arras­tra des­de la cons­ti­tu­ción de las Cor­tes por la frus­tra­ción que les ge­ne­ró ha­ber lo­gra­do seis es­ca­ños en la cá­ma­ra ba­ja y a pe­sar de ello que­dar sub­su­mi­da den­tro de un mar ma­yor, el de Po­de­mos, al no ha­ber pa­sa­do los fil­tros in­ter­pre­ta­bles por la Me­sa del Con­gre­so pa­ra con­tar con gru­po pro­pio.

Ese re­vés lo han tar­da­do en asu­mir por intentar mi­ni­mi­zar o re­in­ter­pre­tar una reali­dad que les im­pi­dió ser con­si­de­ra­dos como gru­po par­la­men­ta­rio, y que hi­zo ade­más que en su en­torno se sus­ci­ten sus­pi­ca­cias de to­do ti­po, como las aven­ta­das des­de EU Arou­sa y par­te de la cú­pu­la de IU pi­dien­do que se ex­pe­dien­ta­se a Díaz por no su­mar fuer­zas con los es­ca­ños de Al­ber­to Garzón y los de su for­ma­ción en la con­fluen­cia ca­ta­la­na pa­ra tra­tar de con­se­guir un gru­po que eco­nó­mi­ca­men­te sal­va­ría de la quie­bra a Iz­quier­da Uni­da.

Pe­ro tam­bién des­de Po­de­mos en Ga­li­cia se ha pues­to en cues­tión la «so­bre­rre­pre­sen­ta­ción» que no po­cos de sus miem­bros, con Breo­gán Rio­boo a la ca­be­za, con­si­de­ra­ron que aca­bó te­nien­do el na­cio­na­lis­mo en una fór­mu­la en la que ellos reivin­di­can el éxi­to de la mar­ca del círcu­lo como imán de vo­tan­tes en los co­mi­cios pa­sa­dos. La apre­cia­ción le ha aca­ba­do por cos­tar el pues­to a Rio­boo, pe­ro su exi­gen­cia de de­ba­te ha abier­to una bre­cha por la que van aso­man­do círcu­los, car­gos e ins­cri­tos que exi­gen pa­ra la si­guien­te oca­sión te­ner un pa­pel par­ti­ci­pa­ti­vo más ac­ti­vo que en el na­ci­mien­to de la coa­li­ción tri­par­ti­ta, en la que so­lo asis­tie­ron como pú­bli­co.

Fa­llos de es­tra­te­gia

La se­cre­ta­ría de Or­ga­ni­za­ción es­ta­tal de Po­de­mos ha cum­pli­do su ad­ver­ten­cia y el pues­to de Breo­gán Rio­boo como lí­der del par­ti­do en Ga­li­cia se­rá ob­je­to de elec­ción in­ter­na de nue­vo trans­cu­rri­dos so­lo 15 me­ses des­de su elec­ción. La de­ci­sión ha he­cho aflo­rar un nue­vo fren­te en el seno de Po­de­mos en la co­mu­ni­dad, al sur­gir una pla­ta­for­ma crea­da por una do­ce­na de se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les lo­ca­les que ame­na­zan con «so­li­ci­tar a in­va­li­da­ción da con­vo­ca­to­ria elec­to­ral», al con­si­de­rar que Rio­boo no pue­de ser re­vo­ca­do de su car­go más que por la asam­blea ciu­da­da­na ga­lle­ga. Es­ti­man por ello que las elec­cio­nes no cum­plen los es­ta­tu­tos del par­ti­do y so­li­ci­tan a la co­mi­sión de ga­ran­tías es­ta­tal que se pro­nun­cie al res­pec­to.

La nue­va pla­ta­for­ma, que ha adop­ta­do el nom­bre de De­mo­cra­cia Po­de­mos, es­tá in­te­gra­da, se­gún in­di­can su pro­mo­to­res, por los se­cre­ta­rios lo­ca­les de Ar­zúa, Ne­da, Valdoviño, Vi­vei­ro, O Sa­vi­ñao, Ri­bei­ra, Cer­ce­da, Ar­tei­xo, Ve­rín, O Car­ba­lli­ño, Ma­rín y Ames, y bá­si­ca­men­te in­ci­den en que el se­cre­ta­rio xe­ral ni ha di­mi­ti­do, ni ha vio­la­do nin­gún ar­tícu­lo de los prin­ci­pios or­ga­ni­za­ti­vos del par­ti­do. Aña­den que dic­tá­me­nes an­te­rio­res de la co­mi­sión de ga­ran­tías es­ta­tal de­fi­ne que la se­cre­ta­ría ge­ne­ral es in­de­pen­dien­te de los con­se­jos ciu­da­da­nos y del co­mi­té de ga­ran­tías que en Ga­li­cia per­die­ron a más de la mi­tad de sus miem­bros, abo­can­do a las elec­cio­nes cu­yo ca­len­da­rio dio a co­no­cer

ayer la ges­to­ra que di­ri­ge Po­de­mos en Ga­li­cia y no tie­ne ya prác­ti­ca­men­te con­tac­to al­guno con Breo­gán Rio­boo, ca­li­fi­ca­do des­de Ma­drid como se­cre­ta­rio xe­ral sin atri­bu­cio­nes.

El pro­ce­so elec­to­ral in­terno arran­ca­rá el 15 de mar­zo con la pe­ti­ción y con­ce­sión de ava­les por par­te de los as­pi­ran­tes a con­ver­tir­se en candidatos a los dos ór­ga­nos de di­rec­ción y a la se­cre­ta­ría xe­ral. La cam­pa­ña elec­to­ral se desa­rro­lla­rá en­tre el 4 y 10 de abril, pa­ra ce­le­brar­se las vo­ta­cio­nes te­le­má­ti­cas en­tre el 8 y 10 de abril.

A fal­ta quin­ce días pa­ra abrir­se la bús­que­da de ava­les, se da por he­cho el en­fren­ta­mien­to de los sec­to­res más cer­ca­nos a Breo­gán Rio­boo, y los que se aglu­ti­nan al­re­de­dor de los dos dipu­tados elec­tos den­tro de la coa­li­ción En Ma­rea, An­tón Gó­mez Reino y Án­ge­la Rodríguez. Una ter­ce­ra vía que bus­ca el con­sen­so to­ma cuer­po tam­bién con la po­li­tó­lo­ga Carmen Santos Quei­ru­ga.

Las asam­bleas lo­ca­les que se es­tán ce­le­bran­do es­tos días re­co­gen una am­plia dis­cu­sión res­pec­to al pa­pel que de­be ju­gar Po­de­mos en las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas, con­vir­tién­do­se en ele­men­to que pue­de de­can­tar la po­si­ble con­for­ma­ción de can­di­da­tu­ras, da­do que par­te de las ba­ses du­dan so­bre la con­ve­nien­cia de re­edi­tar En Ma­rea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.