«Los mó­vi­les ca­ros ro­ba­dos van des­ti­na­dos a un mer­ca­do ex­te­rior»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

Se­gún los da­tos apor­ta­dos por la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do de Se­gu­ri­dad, ca­da día se pro­du­cen en Ga­li­cia vein­te de­nun­cias por el ro­bo de te­lé­fo­nos mó­vi­les. Es­te car­na­val, las de­nun­cias por hur­tos de es­te ti­po de dis­po­si­ti­vos se dis­pa­ra­ron. Ja­vier Sa­co Díaz, je­fe del gru­po de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na de la Po­li­cía Na­cio­nal, di­ce que hay ma­yor in­ci­den­cia en gran­des aglo­me­ra­cio­nes.

—¿Es­tá au­men­tan­do el ro­bo de te­lé­fo­nos mó­vi­les?

—Los hur­tos de te­lé­fo­nos mó­vi­les au­men­tan ca­da vez que hay aglo­me­ra­cio­nes en to­das las ciu­da­des. Cuan­do hay de­ter­mi­na­dos even­tos los ami­gos de lo ajeno apro­ve­char pa­ra hur­tar mó­vi­les, car­te­ras... lo que sea.

—¿Cuál es el mo­dus ope­ran­di más ha­bi­tual pa­ra el hur­to de un mó­vil?

—Po­de­mos ha­blar de dos gran­des blo­ques. Hay hur­tos al des­cui­do, que son per­so­nas que no ne­ce­si­tan de una or­ga­ni­za­ción pre­via, apro­ve­chan gran­des aglo­me­ra­cio­nes o des­cui­dos de la gen­te. Lue­go es­tán los lla­ma­dos car­te­ris­tas, que tam­bién pue­den de­di­car­se a los mó­vi­les y que re­quie­ren más or­ga­ni­za­ción: a lo me­jor son dos o tres y uti­li­zan­do una mu­le­ta te pue­den dar un gol­pe o usar téc­ni­cas como el abra­zo.

—¿Cuá­les son las consecuencias de ro­bar un te­lé­fono?

—De­pen­de. Lo que di­ce el Có­di­go Pe­nal es que cuan­do te ha­ces con cual­quier ob­je­to con un va­lor su­pe­rior a 400 eu­ros y si fi­nal­men­te te condena un juez eres res­pon­sa­ble de un de­li­to de hur­to. Si es de me­nos de 400 eu­ros son de­li­tos le­ves que ha­bla de una se­rie de mul­tas por esa sus­trac­ción. El tra­ta­mien­to de los mó­vi­les es como el res­to de co- sas, pe­ro la re­cu­pe­ra­ción de los te­lé­fo­nos sue­le ser com­pli­ca­da.

—¿Por qué?

—To­do se in­ves­ti­ga y es muy im­por­tan­te la co­la­bo­ra­ción ciu­da­da­na. Cuan­do se van for­mu­lan­do de­nun­cias siem­pre se so­li­ci­ta el nú­mer de IMEI, se com­prue­ba el mo­dus ope­ran­di, si ha vis­to una per­so­na ex­tra­ña... esas co­sas se van po­nien­do en co­mún y al fi­nal te das cuen­ta de que efec­ti­va­men­te te­ne­mos a gru­pos de car­te­ris­tas que han ac­tua­do y se han ido.

—¿Hay al­gu­na mar­ca o mo­de­lo de te­lé­fono que se ro­be más que otra?

—No. Me ima­gino que cuan­to más no­ve­do­so y más avan­za­do y más ca­ro, se­rá más ape­te­ci­ble.

—¿A dón­de van los mó­vi­les ro­ba­dos?

—El mó­vil pue­de aca­bar en cual­quier la­do. Lo nor­mal es que el te­lé­fono se si­ga uti­li­zan­do en Es­pa­ña o en otros paí­ses. Hay un mer­ca­do ne­gro y el ter­mi­nal se pue­de blo­quear, pe­ro hay te­lé­fo­nos que pue­den se­guir sien­do uti­li­za­dos. De­te­ner a una per­so­na que ha co­me­ti­do dos o 15 hur­tos en Es­pa­ña y que es­té en un país in­clu­so fue­ra de la Unión Eu­ro­pea es com­pli­ca­do.

—¿Se in­ves­ti­gan tam­bién las tien­das de re­com­pra de ob­je­tos, por ejem­plo?

—Como es­to es un mer­ca­do ne­gro, las ven­tas sue­len pro­du­cir­se más por In­ter­net. Te­ne­mos un de­par­ta­men­to de se­gu­ri­dad pri­va­da que re­ci­be todos los da­tos de ob­je­tos o jo­yas ven­di­das. Nor­mal­men­te creo que los mó­vi­les ca­ros van des­ti­na­dos a un mer­ca­do ex­te­rior y las ven­tas son a tra­vés de In­ter­net pa­ra evi­tar ras­treos.

—¿Y el mer­ca­do de In­ter­net?

—A ve­ces esas pá­gi­nas tie­nen ser­vi­do­res en otros paí­ses, en Ca­na­dá o en Es­ta­dos Uni­dos y es muy com­pli­ca­do ha­cer se­gui­mien­tos.

—¿Cuá­les son los pa­sos que hay que dar an­te el ro­bo de un te­lé­fono mó­vil?

—Es­to es como la tar­je­ta de cré­di­to. Lo pri­me­ro que hay que ha­cer es blo­quear­lo y for­mu­lar la de­nun­cia. Si no se de­nun­cia no­so­tros nun­ca vamos a sa­ber que ha ha­bi­do un de­li­to.

PA­CO RODRÍGUEZ

Ja­vier Sa­co in­sis­te en que la pre­ven­ción es fun­da­men­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.