La USC re­ca­ba la ver­sión de alum­nos que pre­sen­cia­ron los su­pues­tos co­men­ta­rios se­xis­tas a una es­tu­dian­te

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - E. Á.

La Uni­ver­si­da­de de San­tia­go si­gue ade­lan­te con el pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción a un pro­fe­sor de la Fa­cul­ta­de de Eco­nó­mi­cas, Lu­ciano Mén­dez Na­ya, por los su­pues­tos co­men­ta­rios se­xis­tas que di­ri­gió a una jo­ven en una cla­se de ma­te­má­ti­cas. Ayer acu­die­ron a la Se­cre­ta­ría Xe­ral los cin­co es­tu­dian­tes que pre­sen­ta­ron una de­nun­cia jun­to a la afec­ta­da en el de­ca­na­to de la fa­cul­tad. No so­lo ellos, por­que la pro­fe­so­ra que ins­tru­ye el ex­pe­dien­te in­for­ma­ti­vo ci­tó tam­bién a otros alum­nos, en con­cre­to a tres, que es­ta­ban en la mis­ma cla­se cuan­do su­ce- die­ron los he­chos. Du­ran­te unos diez mi­nu­tos ca­da uno los ocho jó­ve­nes res­pon­die­ron a las cues­tio­nes de la pro­fe­so­ra que ha si­do nom­bra­da ins­truc­to­ra del ca­so. In­clu­so hu­bo cues­tio­nes que les re­sul­ta­ron cu­rio­sas, como si el do­cen­te acu­día a cla­se tris­te, son­rien­te, si pa­re­cía es­tre­sa­do, o cuán­tos de los alum­nos del au­la eran chi­cos y cuán­tas chi­cas.

Al igual que en el ca­so de Ma­ría Fun­guei­ro, la alum­na que de­nun­ció por los co­men­ta­rios ha­cia su ves­ti­men­ta, en la de­cla­ra­ción la ins­truc­to­ra tam­bién tra­ta de ave­ri­guar si se tra­tó de un ca­so pun­tual o reite­ra­do con la mis- ma alum­na, con otras, o si hu­bo co­men­ta­rios tam­bién ha­cia chi­cos. Fi­nal­men­te, otro te­ma que se abor­dó es la for­ma de dar cla­ses del pro­fe­sor, aunque la pro­pia afec­ta­da di­jo en su mo­men­to que no te­nía crí­ti­cas ha­cia su mo­do de im­par­tir do­cen­cia.

La de­nun­cia se pro­du­jo des­pués de que en una cla­se el do­cen­te su­pues­ta­men­te di­je­se, «mo­lés­ta­me o ruí­do dos bo­lí­gra­fos e os es­co­te de Ma­ría», y des­pués ele­va­se el tono has­ta ter­mi­nar ame­na­zan­do con una bo­fe­ta­da «se fo­se ma­chis­ta», una fra­se de la que se arre­pin­tió des­pués pú­bli­ca­men­te. El pro­fe­sor del Ins­ti­tu­to Río Mi­ño de Rá­ba­de de­nun­cia­do por va­rios pa­dres por pre­sun­tos tra­tos de­gra­dan­tes a al­gu­nos alum­nos, se en­cuen­tra ac­tual­men­te de ba­ja, se­gún in­di­ca­ron ayer fuen­tes de la Con­se­lle­ría de Edu­ca­ción. Es­te or­ga­nis­mo abrió una in­ves­ti­ga­ción como con­se­cuen­cia de las que­jas de los pa­dres, pe­ro ac­tual­men­te se en­cuen­tra pa­ra­li­za­da como con­se­cuen­cia de la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial abier­ta.

El asun­to lle­gó al Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 1 de Lu­go, pe­ro allí lo ar­chi­va­ron por con­si­de­rar que la con­duc­ta del pro­fe­sor no era cons­ti­tu­ti­va de de­li­to. Adop­ta­ron esa de­ci­sión sin ha­ber­le to­ma­do de­cla­ra­ción al do­cen­te. La de­ci­sión ju­di­cial con­tra­rió y alar­mó a al­gu­nos de los pa­dres, uno de los cua­les pre­sen­tó un re­cur­so que la Au­dien­cia tu­vo en cuen­ta. El al­to tri­bu­nal de Lu­go anu­ló el ar­chi­vo y or­de­na al juz­ga­do que to­me de­cla­ra­ción al pa­dre e in­clu­so al di­rec­tor del cen­tro y que des­pués va­lo­re la si­tua­ción y de­ci­da.

Un gru­po de alum­nos fue re­la­tan­do por­me­no­ri­za­da­men­te a la Guar­dia Ci­vil qué es lo que su­pues­ta­men­te ha­cía el pro­fe­sor. A va­rias alum­nas pre­sun­ta­men­te les dio be­sos en las me­ji­llas, a otra le ba­jó la cre­ma­lle­ra del abri­go, a un alumno le di­jo que no en­ten­día que es­tu­vie­ra ena­mo­ra­do de otro y a va­rios les mos­tró re­vis­tas eró­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.