¿Qué ha­rá Ra­joy en el de­ba­te de in­ves­ti­du­ra?

Xo­sé Luís Ba­rrei­ro Ri­vas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Aún hay quien cree que el de­ba­te de­mo­crá­ti­co tie­ne que ser sin­ce­ro, ra­cio­nal, ob­je­ti­vo y lim­pio. Pe­ro esos cua­tro ad­je­ti­vos so­lo cons­ti­tu­yen una orien­ta­ción utó­pi­ca de la po­lí­ti­ca ideal, por­que los de­ba­tes reales son esen­cial­men­te com­pe­ti­ti­vos e in­tere­sa­dos, es­tán pre­ña­dos de sub­je­ti­vis­mos y me­dias ver­da­des, y per­si­guen de­bi­li­tar y ven­cer al ad­ver­sa­rio. En los mun­dos an­ge­li­ca­les no exis­te la po­lí­ti­ca, y por eso el lenguaje co­rrien­te —que tam­po­co es ge­ne­ro­so— da por sen­ta­do lo que en reali­dad es muy fal­so: que los po­lí­ti­cos mien­ten siem­pre, que so­lo van allí a co­mer gra­tis, y que son como la fal­sa mo­ne­da, «que de mano en mano va y nin­gu­na se la que­da».

Por eso le re­co­mien­do que des­con­fíe de los bue­nis­tas. Por­que, dan­do la im­pre­sión de ha­cer po­lí­ti­ca, so­lo ha­blan pa­ra mun­dos ex­tra­ños, en los que la agen­da pú­bli­ca se ocu­pa de co­sas como el se­xo de los án­ge­les, los poe­mas de Béc­quer y las ideas uni­ver­sa­les de Pla­tón. Y vie­ne es­to al ca­so por­que, por mo­ti­vos que ig­no­ro, las opi­nio­nes pú­bli­ca y pu­bli­ca­da de Es­pa­ña se han lle­na­do de bue­nis­tas, que, dis­fra­zan­do sus pre­fe­ren­cias de ra­zo­nes, y des­po­se­yen­do la po­lí­ti­ca del cuer­po ma­te­rial que con­si­de­ran pe­ca­mi­no­so, tra­tan de ha­cer mi­la­gros que ni los Evan­ge­lios con­si­de­ran: que Po­de­mos, par­ti­do de­pre­da­dor y am­bi­cio­so, ac­túe como una or­den men­di­can­te; que los po­pu­la­res se con­fie­sen mal­va­dos y fa­ci­ne­ro­sos y se rin­dan an­te el infantil ilu­mi­nis­mo de Ri­ve­ra; que no le afee­mos a Sán­chez su cam­pa­ña an­ti-Ra­joy ni los en­vai­nes que aca­ba de ha­cer pa­ra di­si­mu­lar su co­lo­sal de­rro­ta; que lo de­je­mos ser pre­si­den­te —¡po­bri­ño!— aunque so­lo sean tres me­ses; y que com­pren­da­mos a los em­pre­sa­rios e in­te­lec­tua­les que aca­ban de des­cu­brir el pac­tis­mo ra­di­cal, en el que el cha­la­neo bur­do e interesado pri­ma siem­pre so­bre los par­ti­dos, ideo­lo­gías y es­tra­te­gias pro­pios de la com­pe­ti­ción de­mo­crá­ti­ca.

El úl­ti­mo man­tra de los pac­tis­tas es ha­cer­le un es­cra­che vir­tual a Ra­joy pa­ra que no des­pe­lle­je a Sán­chez en el de­ba­te de in­ves­ti­du­ra, y pa­ra que un dis­cur­so al­mi­ba­ra­do —pé­si­mo pa­ra el fu­tu­ro de su par­ti­do— le per­mi­ta ha­cer­le la res­pi­ra­ción bo­ca a bo­ca al pac­to ei­va­do, pre­sa­gio de des­go­bierno, que fir­ma­ron el miér­co­les. Mi opi­nión, en cam­bio, es es­tric­ta­men­te po­lí­ti­ca y realista. Y le acon­se­jo a Ra­joy que no in­ter­ven­ga en el de­ba­te ba­jo nin­gún con­cep­to. Por­que en la in­ves­ti­du­ra no tie­ne nin­gún pa­pel el Go­bierno sa­lien­te, ni se de­be ejer­cer el pri­vi­le­gio de tri­bu­na que siem­pre asis­te al pre­si­den­te y a los mi­nis­tros. Por eso de­be en­car­gar­le el de­ba­te y el ma­ne­jo de la re­bar­ba­do­ra a Ra­fael Her­nan­do, que, ade­más de ser el por­ta­voz po­pu­lar, lo ha­rá con mu­cho gus­to. Por­que, mien­tras Sán­chez se lo jue­ga to­do en pla­zos cor­tos, Ra­joy ya es­tá obli­ga­do a pen­sar pa­ra su pro­di­gio­sa his­to­ria po­lí­ti­ca per­so­nal, a la que nun­ca le ser­vi­ría un de­ba­te mar­ca­do y lleno de ce­la­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.