Ig­na­cio o la fuer­za del áti­co

Fer­nan­do Óne­ga

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

No ga­na­mos pa­ra pre­sun­cio­nes de inocen­cia. Todos los días te­ne­mos que in­vo­car una por lo me­nos. Y, como la­men­tó el se­ñor mi­nis­tro del In­te­rior, ca­si siem­pre del mis­mo la­do po­lí­ti­co. El mi­nis­tro lo di­jo así: «Los úni­cos ca­sos que sa­len en es­tos mo­men­tos tan sen­si­bles son los que afec­tan al Par­ti­do Po­pu­lar». Se ha con­fir­ma­do la que­ja de Jor­ge Fer­nán­dez Díaz, y el úl­ti­mo ca­so es tam­bién de su par­ti­do: Ig­na­cio Gon­zá­lez, que fue pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid has­ta las úl­ti­mas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas (ma­yo del 2015) y se­cre­ta­rio ge­ne­ral del par­ti­do has­ta una fe­cha in­de­ter­mi­na­da de enero del 2016, por­que su di­mi­sión se man­tu­vo en se­cre­to has­ta que re­nun­ció Es­pe­ran­za Agui­rre.

El se­ñor Gon­zá­lez va a ser in­ves­ti­ga­do (impu­tado, pa­ra en­ten­der­nos en el vie­jo lé­xi­co) por la com­pra del áti­co más fa­mo­so de la Cos­ta del Sol: el que ad­qui­rió en una se­rie de ope­ra­cio­nes que les co­nfie- so que nun­ca lle­gué a en­ten­der. Hay que de­cir que Ig­na­cio Gon­zá­lez hi­zo en su día es­fuer­zos so­bre­hu­ma­nos pa­ra ex­pli­car esa com­pra y creo que con­ven­ció a ca­si to­do el mundo o, por lo me­nos, na­die su­po lle­var­le la con­tra­ria. Pe­ro los fis­ca­les an­ti­co­rrup­ción, la UCO de la Guar­dia Ci­vil y la UDEF de la Po­li­cía Na­cio­nal no son tan fá­ci­les de con­ven­cer y ac­túan como pe­rros de pre­sa: en cuan­to hue­len car­na­za, si­guen sus hue­llas. Y qui­so el des­tino que en­con­tra­ran unas gra­ba­cio­nes —¡otra vez unas gra­ba­cio­nes, aquí to­do el mundo es­tá gra­ba­do!— que su­gie­ren po­si­ble de­li­to de cohe­cho y blan­queo de ca­pi­ta­les, los dos de­li­tos de mo­da.

Don Ig­na­cio an­da mu­cho en co­plas. Cuan­do se di­ce que el PP es­tá do­mi­na­do por un mie­do di­fu­so por­que «no sa­be lo que va a sa­lir to­da­vía», to­do el mundo pien­sa en él, sa­be Dios por qué: qui­zá sea por­que es de los po­quí­si­mos di­ri­gen­tes de Ma­drid que no es­tá prin­ga­do por su nom­bre ni en la Gür­tel, ni en la Pú­ni­ca, ni en los ru­mo­res del Ca­nal de Isa­bel II que pre­si­dió. Aho­ra va a ser in­ves­ti­ga­do, jun­to con el pre­si­den­te del Atlé­ti­co de Ma­drid, En­ri­que Ce­re­zo, y qui­zá vea­mos los hi­los su­ti­les que en­la­zan de­por­te y po­lí­ti­ca, po­lí­ti­ca y ne­go­cio.

Ce­le­bro la in­tui­ción de Es­pe­ran­za Agui­rre, que su­po di­mi­tir an­tes de que sal­ta­se es­ta lie­bre. So­lo tie­ne que co­rre­gir sus números: si has­ta hoy pre­su­mía de ha­ber­se equi­vo­ca­do en dos nom­bra­mien­tos, aho­ra le su­be la cuen­ta y ya sa­len tres. Y rin­do ho­me­na­je a Ra­joy: en su día se pu­so en su si­tio y de­ci­dió que Gon­zá­lez no se­ría can­di­da­to a pre­si­dir la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. ¡Có­mo lo de­be ha­ber ce­le­bra­do ayer don Ma­riano! No es lo mis­mo que im­pu­ten a un com­pa­ñe­ro de con­fian­za, aunque no le ha­yas di­cho «te quie­ro mu­cho, Ig­na­cio», que a uno pre­via­men­te re­pu­dia­do. To­do un alar­de de ol­fa­to. To­do un acier­to de in­tui­ción. Otros le lla­man in­for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.