La per­diz ma­rea­da

Ra­món Per­nas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

La gen­te, ese co­lec­ti­vo di­fu­so al que cons­tan­te­men­te ape­la Po­de­mos, co­mien­za a es­tar har­ta, con­fu­sa y des­orien­ta­da, an­te la ava­lan­cha de in­for­ma­ción y con­tra­in­for­ma­ción di­ri­gi­da por las ter­mi­na­les me­diá­ti­cas que ma­ni­pu­lan y con­fun­den al ciu­da­dano des­de el día si­guien­te de ce­le­brar­se las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de di­ciem­bre pa­sa­do.

El po­der, el an­sia des­me­di­da del po­der, os­cu­re­ce los gran­des pro­ble­mas que hay que re­sol­ver con ur­gen­cia pro­gra­má­ti­ca. La deu­da y su fi­nan­cia­ción, un gran acuer­do so­bre las pen­sio­nes y la sa­ni­dad, el com­ba­te efi­caz y el todos a una con­tra el pa­ro, no es­tá en los es­que­mas de las prio­ri­da­des del país, de igual ma­ne­ra que se es­ca­mo­teó el acuer­do na­cio­nal so­bre la edu­ca­ción, y el in­cre­men­to no­ta­ble en la fi­nan­cia­ción del I+D+i, la cues­tión ca­ta­la­na, la Eu­ro­pa que que­re­mos… es­tán en suspenso mien­tras se fir­man pac­tos im­pro­ba­bles con so­lu­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les ex­prés y a la carta, o se de­cre­ta por cien­to trein­ta par­la­men­ta­rios elec­tos el fin irre­fle­xi­vo de las dipu­tacio­nes y el des­man­te­la­mien­to del Se­na­do, brin­dan­do al sol o pro­cla­man­do un «¡vi­va Car­ta­ge­na!» que sub­ra­ya un fi­nal fe­liz a, di­ría Cam­ba, la na­da im­per­fec­ta.

No sé muy bien has­ta cuán­do po­de­mos aguan­tar el cú­mu­lo de idas y ve­ni­das, la ma­ni­pu­la­ción más ab­yec­ta, las ocu­rren­cias ex­tre­mas, las con­sig­nas ele­men­ta­les, los dis­cur­sos po­si­bi­lis­tas, las reivin­di­ca­cio­nes im­po­si­bles y las des­ca­li­fi­ca­cio­nes más in­so­len­tes.

Ha­brá que de­cla­rar a la cla­se po­lí­ti­ca sin ex­cep­ción per­so­na non gra­ta, mien­tras par­ti­dos y plataformas acuer­dan no ha­blar en­tre sí, po­ner va­llas al cam­po o con­de­nar, todos a una Fuen­teo­ve­ju­na, al pre­si­den­te Ma­riano Ra­joy a las ti­nie­blas ex­te­rio­res.

La cohe­ren­cia es una cues­tión an­ti­gua de cuan­do Es­pa­ña, al igual que el Reino Uni­do, Ale­ma­nia o Fran­cia, se­guían un tur­nis­mo bi­par­ti­dis­ta, que no fun­cio­na­ba mal del to­do, y que pro­ta­go­ni­zó los años mas prós­pe­ros de Es­pa­ña, con­so­li­dan­do un pe­río­do de­mo­crá­ti­co que va pa­ra cua­ren­ta años.

La no­ria, el tio­vi­vo y la mon­ta­ña ru­sa no pue­den ser so­lu­cio­nes per­ma­nen­tes. Los es­pa­ño­les em­pe­za­mos, como la per­diz, a es­tar co­lec­ti­va­men­te ma­rea­dos, a no en­ten­der lo que es­tá su­ce­dien­do, a ex­hu­mar odios que creía­mos en­te­rra­dos pa­ra siem­pre.

Y el tiem­po trans­cu­rre sin tre­guas pos­po­nien­do y apla­zan­do los pro­ble­mas en­dé­mi­cos que es­ta so­cie­dad pa­de­ce. Aca­so las nue­vas elec­cio­nes, si hay que con­vo­car­las de nue­vo, no sir­van pa­ra mu­cho, no cla­ri­fi­quen el pa­no­ra­ma. O sí, pe­ro pa­ra en­ton­ces la per­diz es­ta­rá más con­mo­cio­na­da que ma­rea­da y el har­taz­go de una po­li­ti­za­ción ex­ce­si­va de la vi­da co­ti­dia­na pro­pi­cie una nue­va ma­rea, la abs­ten­cio­nis­ta, que per­tur­be la so­lu­ción desea­da. Y eso ocu­rre por nues­tra insistencia ob­se­si­va en ma­rear la per­diz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.