Los atro­pe­llos en Ga­li­cia

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Los atro­pe­llos de pea­to­nes en Ga­li­cia son un mal en­dé­mi­co y di­fí­cil de erra­di­car. Sin des­car­tar la te­me­ri­dad que es­tos de­mues­tran al cru­zar la cal­za­da de for­ma in­de­bi­da, a sa­bien­das unos y sin per­ca­tar­se de la te­me­ri­dad y con­si­guien­te pe­li­gro otros, en las al­deas siem­pre se uti­li­za­ron, por ra­zo­nes lar­gas de ex­pli­car, in­du­men­ta­rias de co­lor os­cu­ro y, en su gran ma­yo­ría, ne­gras. La la­bor que pre­ten­de lle­var a ca­bo Trá­fi­co, do­tan­do de cha­le­cos a los pea­to­nes de ma­yor edad, es una bue­na me­di­da, aunque lo di­fí­cil va a ser la con­cien­cia­ción de los usua­rios pa­ra que los uti­li­cen y de­be­ría de ser, eso sí, un tra­ba­jo de con­cien­cia­ción más que de obli­ga­ción. No es­ta­ría de más que en las es­cue­las se co­men­za­ra con es­ta la­bor, por­que los con­se­jos de los hi­jos y nie­tos se­rían de una bue­na ayu­da y muy efec­ti­vos.

La ade­cua­ción de las vías por don­de tran­si­tan los pea­to­nes, y me re­fie­ro a las de ín­do­le co­mar­cal, lo­cal, y ca­mi­nos ve­ci­na­les, que son las más aban­do­na­das y por las que tran­si­tan dia­ria­men­te los ve­ci­nos de pue­blos y al­deas de for­ma obli­ga­to­ria sin al­ter­na­ti­vas po­si­bles, se­ría otra de las me­di­das a te­ner en cuen­ta. Pe­ro tam­bién se­ría la más cos­to­sa, por la de­ja­dez de las au­to­ri­da­des a lo lar­go de tan­tos y tan­tos años. Unos pa­seos la­te­ra­les son im­pres­cin­di­bles pa­ra me­jo­rar es­te as­pec­to.

Pa­ra fi­na­li­zar, tam­bién ha­bría que ade­cuar el con­trol de ve­lo­ci­dad en las ca­rre­te­ras se­cun­da­rias, de ma­ne­ra que los con­duc­to­res se en­te­ren de una vez por to­das de que por las ca­rre­te­ras cir­cu­lan pea­to­nes y ci­clis­tas, ani­ma­les suel­tos, mo­to­ris­tas, y trac­to­ris­tas, y que tie­nen que de­te­ner­se, si ha­ce fal­ta, an­te su pre­sen­cia. PÍO PEDREIRA VI­LAS. al­guien en un pla­tó de te­le­vi­sión ven­gan aho­ra a coali­gar­se. Aunque en es­ta Es­pa­ña, in­cul­ta po­lí­ti­ca­men­te, se­ría lo más ló­gi­co.

Pues bien, vamos a por el me­dio año sin Go­bierno, y lo que te ron­da­ré mo­re­na. Lo que sí ten­go cla­ro es que nin­guno es­tá ca­pa­ci­ta­do pa­ra go­ber­nar­nos. So­mos de­ma­sia­do se­rios pa­ra es­tos po­lí­ti­cos. AN­DRÉS NIDÁGUILA CA­SAL.

Gra­cias, Ber­tín,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.