Las so­cie­da­des ga­lle­gas en La Ha­ba­na

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

He­mos re­ci­bi­do la me­mo­ria de la im­por­tan­te So­cie­dad de Be­ne­fi­cen­cia de na­tu­ra­les de Ga­li­cia es­ta­ble­ci­da en La Ha­ba­na. Por ella se re­co­no­ce el es­ta­do sa­tis­fac­to­rio de es­te es­ta­ble­ci­mien­to be­né­fi­co, que cuen­ta en aque­lla ca­pi­tal con 1.300 so­cios y ha gas­ta­do con­si­de­ra­bles su­mas en el so­co­rro y pa­sa­je de po­bres ga­lle­gos y de otras pro­vin­cias, y tie­ne en ca­ja un fon­do de 1.428 pe­sos en el ba­lan­ce de fin de año. Las otras so­cie­da­des ga­lle­gas, es­pe­cial­men­te el Cen­tro Ga­lle­go, cuen­tan igual­men­te con po­de­ro­sos ele­men­tos, ha­bien­do sur­gi­do el no­ble plan­tea­mien­to de re­unir­las en una so­la aso­cia­ción que po­dría al­can­zar 3.000 so­cios.

La fra­ga­ta «Arie­te» en­ca­lló en la cos­ta de Mu­ros, pe­ro to­da la tri­pu­la­ción es­tá a sal­vo

En las pro­xi­mi­da­des de la ría de Mu­ros, ha va­ra­do la fra­ga­ta rá­pi­da «Arie­te», sal­ván­do­se todos los hom­bres de su tri­pu­la­ción sin su­frir da­ño al­guno. El bar­co na­ve­ga­ba en la ma­ña­na de ayer a la al­tu­ra de la is­la de Sálvora cuan­do se pro­du­jo una ave­ría en el sis­te­ma de pro­pul­sión que le in­mo­vi­li­zó. In­me­dia­ta­men­te acu­die­ron en su ayu­da la fra­ga­ta «Le­gaz­pi», el pe­tro­le­ro «Cam­po­rra­so» y el mer­can­te «Fi­na­mar», que re­pe­ti­das ve­ces in­ten­ta­ron re­mol­car el «Arie­te», re­sul­tan­do in­fruc­tuo­sas to­das las ten­ta­ti­vas a cau­sa del fuer­te tem­po­ral rei­nan­te en la zo­na.

El Ejér­ci­to ira­quí, en des­ban­da­da

La ope­ra­ción de re­ti­ra­da de las fuer­zas ira­quíes de Ku­wait, or­de­na­da por Sad­dam Hus­sein, se con­vir­tió a las po­cas ho­ras de ini­ciar­se en una au­tén­ti­ca des­ban­da­da. La abru­ma­do­ra su­pe­rio­ri­dad alia­da pro­du­jo, de he­cho, que en me­nos de 72 ho­ras el Ejér­ci­to ira­quí que­da­se to­tal­men­te des­ar­ti­cu­la­do tác­ti­ca y es­tra­té­gi­ca­men­te, sin ca­pa­ci­dad de con­tra­ata­car y con sus tro­pas des­mo­ra­li­za­das. Tras la des­ban­da­da, a sus sol­da­dos se les veía ca­mi­nar su­do­ro­sos so­bre la are­na del de­sier­to, con sus pies lle­nos de lla­gas. Otros se ha­bían ren­di­do y los alia­dos in­clu­so de­ja­ron de con­tar­los, al su­pe­rar ya va­rias decenas de mi­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.