El ex je­fe del IRA Tho­mas Murphy irá a la cár­cel por eva­sión fis­cal

La sen­ten­cia se di­fun­de en ple­na jornada elec­to­ral en Ir­lan­da

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - RI­TA ÁL­VA­REZ

El an­ti­guo je­fe del Ejér­ci­to Re­pu­bli­cano Ir­lan­dés (IRA), Tho­mas Murphy, irrum­pió ayer como un ele­fan­te en una ca­cha­rre­ría en la jornada elec­to­ral ir­lan­de­sa, pe­ro no por el sen­ti­do de su vo­to, sino por la sen­ten­cia que lo condena a 18 me­ses de cár­cel por eva­sión de im­pues­tos.

Murphy ya ha­bía si­do la es­tre­lla in­vi­ta­da en va­rios de­ba­tes du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral como mu­ni­ción de ca­li­bre grue­so pa­ra ata­car al ac­tual lí­der del Sinn Féin, Gerry Adams. Su ca­so, sos­te­nían los ad­ver­sa­rios de es­te, pro­ba­ba que la co­ne­xión en­tre el an­ti­guo bra­zo po­lí­ti­co de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta y los an­ti­guos miem­bros de la ban­da si­gue más vi­va que nun­ca.

Adams no nie­ga su amistad con Murphy y lo des­cri­be como un «buen re­pu­bli­cano». El Sinn Féin lo de­fien­de como un agri­cul­tor que ayu­dó a sem­brar las se­mi­llas pa­ra el pro­ce­so de paz. El an­ti- Murphy fue acu­sa­do de ama­sar una for­tu­na mi­llo­na­ria con ne­go­cios ilí­ci­tos

guo lí­der del IRA, por su par­te, ha ne­ga­do siem­pre las acu­sa­cio­nes de que no cum­plía con las le­yes fis­ca­les y eva­día im­pues­tos va­lo­ra­dos en unos 190.000 eu­ros.

Fi­nal­men­te, ayer un tri­bu­nal en Du­blín lo con­de­nó a 18 me­ses de pri­sión por no pre­sen­tar de­cla­ra­cio­nes de im­pues­tos en los años com­pren­di­dos en­tre 1996 y 2004. Al co­no­cer el ve­re­dic­to, el abo­ga­do de Murphy man­tu­vo la inocen­cia de su clien­te y se mos­tró par­ti­da­rio de «ape­lar in­me­dia­ta­men­te».

Des­de la Gar­da, como se co­no­ce a la Po­li­cía en Ir­lan­da, uti­li­za­ron de prue­ba con­tra Murphy una se­rie de bol­sas ne­gras ocul­tas en su gran­ja, que con­te­nían más de 250.000 eu­ros, jun­to a che­ques, do­cu­men­tos y or­de­na­do­res por­tá­ti­les. Sin em­bar­go, se­ría una can­ti­dad in­sig­ni­fi­can­te si se tie­ne en cuen­ta una in­ves­ti­ga­ción de la BBC, que apun­ta a que Murphy po­dría te­ner una for­tu­na va­lo­ra­da en unos 40 mi­llo­nes de li­bras (50 mi­llo­nes de eu­ros), fru­to de sus ne­go­cios ilí­ci­tos con el dié­sel, los ci­ga­rri­llos, los ce­rea­les y la cría de cer­dos.

La in­ves­ti­ga­ción pa­ra es­cla­re­cer el ca­so fue di­ri­gi­da por la Ofi­ci­na de Ac­ti­vos Cri­mi­na­les de Ir­lan­da y con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de unos 400 agen­tes. La pri­me­ra re­da­da tu­vo lu­gar en su gran­ja, si­tua­da en el con­da­do del sur de Ar­magh, la mis­ma zo­na don­de el IRA per­pe­tró la ma­yo­ría de sus ata­ques. Murphy nie­ga por ac­ti­va y por pa­si­va to­da re­la­ción con la ban­da, pe­ro en 1998 ya per­dió una ape­la­ción por di­fa­ma­ción en Du­blín des­pués de que el Sun­day Ti­mes in­for­ma­ra de que es­ta­ba tras la cam­pa­ña de co­lo­ca­ción de bom­bas en Reino Uni­do y de que ha­bía ayu­da­do a im­por­tar to­ne­la­das de ar­ma­men­to en la dé­ca­da de los 80 des­de la Li­bia de Ga­da­fi.

C. KILCOYNE REUTERS

Los ir­lan­de­ses fue­ron a las ur­nas con una par­ti­ci­pa­ción si­mi­lar a la de los úl­ti­mos co­mi­cios. En la fo­to, el pri­mer mi­nis­tro Kenny y su esposa tras emi­tir su vo­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.