Mi­lán se rin­de al ter­cio­pe­lo, el te­ji­do del oto­ño

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - M. PI­ÑEI­RO

Es im­po­si­ble que una pa­sa­re­la man­ten­ga un mis­mo es­ti­lo —ja­más coin­ci­di­rán Ver­sa­ce y Ar­ma­ni, de eso no hay du­da— pe­ro sí pa­re­ce que las fir­mas ita­lia­nas se han pues­to al­go más os­cu­ras pa­ra las co­lec­cio­nes del pró­xi­mo in­vierno y que han ele­va­do el ter­cio­pe­lo a la ca­te­go­ría de te­ji­do es­tre­lla.

Etro, por ejem­plo. Su pais­ley, el clá­si­co di­bu­jo de ca­che­mi­ra, im­pre­so en se­da tie­ne la mo­vi­li­dad y ele­gan­cia de siem­pre pe­ro el tono se en­du­re­ce: púr­pu­ra, car­me­sí y ne­gro con­vi­ven con la bohe­mia, siem­pre al­go naïf. Si a eso se su­man las bo­tas mi­li­ta­res, las ca­za­do­ras de cue­ro y los tar­ta­nes es­co­ce­ses, en­ton­ces la mez­cla, se ana­li­za­ba ya ayer mis­mo en las re­des so­cia­les, que­da­ba in­clu­so punk. Tal vez pa­ra no pa­re­cer que el des­fi­le era en Lon­dres en lu­gar de Mi­lán la ca­sa op­tó por in­cluir mu­cho ter­cio­pe­lo, de ex­qui­si­to cor­te; Ita­lia siem­pre es Ita­lia.

Os­cu­ra tam­bién fue la co­lec­ción de Die­sel Black Gold, pe­ro en es­te ca­so no ha ha­bi­do sor­pre­sas. Del gris al azul ca­mino del ne­gro se vio en la pa­sa­re­la mu­cha man­ga cor­ta, fal­da y ca­mi­sa li­ge­ra —en Oc­ci­den­te el in­vierno es frío en la ca­lle, pe­ro mo­les­ta­men­te cá­li­do en el in­te­rior— pro­te­gi­das por abri­gos acol­cha­dos y fuer­tes bo­tas.

Ar­ma­ni, en cam­bio, si­guió otra lí­nea muy di­fe­ren­te pa­ra su co­lec­ción in­for­mal, Em­po­rio Ar­ma­ni. En un re­gre­so al pa­sa­do tan ha­bi­tual en los di­se­ña­do­res, el pia­cen­tino se acor­dó de las for­mas geo­mé­tri­cas y flúor de los ochen­ta. Si ha­ce trein­ta años lo que se lle­va­ba eran los smi­les aho­ra son los emo­ji, su ver­sión di­gi­tal y Ar­ma­ni los re­pro­du­ce en su ro­pa, no en vano la co­lec­ción se lla­ma Nue­vo Pop.

Lo di­gi­tal es­tu­vo más que pre­sen­te por­que Ar­ma­ni quie­re ves­tir a las he­roí­nas di­gi­ta­les, a las de al­ta tec­no­lo­gía. Cla­ro que el se­llo de su ma­gis­tral sas­tre­ría se de­jó ver en tra­jes de as­pec­to va­ro­nil en esa mez­cla que so­lo Ar­ma­ni sa­be man­te­ner de for­ma equi­li­bra­da.

El aus­tría­co Art­hur Ar­bes­ser creó una co­lec­ción pa­ra Ice­berg en la que ex­plo­ró con to­da la pa­le­ta de co­lo­res. Ves­ti­dos lar­gos ne­gros con pe­que­ños cua­dra­dos in­crus­ta­dos o abri­gos lar­gos de es­tam­pa­dos que mez­cla­ban el ne­gro y el blan­co pe­ro ani­ma­dos por ac­ce­so­rios en to­nos ro­jos que se acer­ca­ban al co­ral.

Los mi­núscu­los cua­dra­dos de co­lo­res es­tri­den­tes se co­la­ron en to­das las pren­das, des­de los pan­ta­lo­nes de se­da has­ta lar­gas fal­das de te­la de ma­lla.

Y Marco De Vin­cen­zo pre­fi­rió ju­gar con lí­neas dia­go­na­les, las di­fe­ren­cias de vo­lu­men y los con­tras­te de co­lo­res, aunque tam­bién en to­nos muy vi­vos que re­sal­ta­ban del ne­gro de ba­se. El crea­dor apos­tó por la per­cep­ción vi­sual y sen­so­rial mul­ti­pli­can­do la ex­pe­ri­men­ta­ción con dis­tin­tos ma­te­ria­les en pren­das don­de con­vi­ven fiel­tros, se­das tras­lú­ci­das y abri­gos de piel.

Etro (iz­quier­da) y Die­sel (de­re­cha) apos­ta­ron por lo os­cu­ro, y Ar­ma­ni por lo clá­si­co.

REUTERS, AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.