Con ellos no hay ma­ne­ra

La Voz de Galicia (Ourense) - - Alta Definición - San­dra Fa­gi­nas

Han te­ni­do que pa­sar va­rias se­ma­nas pa­ra ver si la pri­me­ra im­pre­sión del pro­gra­ma mu­si­cal A mi ma­ne­ra cua­ja­ba en cer­te­za. Y va a ser que sí. El pri­mer día de emi­sión fue inevi­ta­ble sen­tir una es­pe­cie de pu­dor ado­les­cen­te al ver a to­da esa pan­di­lla re­go­dear­se en un co­le­gueo muy po­co na­tu­ral. ¿Un reality sin car­na­za? ¿Un pro­gra­ma mu­si­cal con pri­me­ras fi­gu­ras lleno de nos­tal­gia? Al prin­ci­pio el mor­bo pu­do más y en cier­ta ma­ne­ra re­cor­dar aque­llas me­lo­días de los ochen­ta le die­ron un pa­se a ese re­en­cuen­tro. Ha­bía que de­jar­lo co­rrer unas se­ma­nas pa­ra ver có­mo se man­te­nía el pro­gra­ma. Pe­ro des­pués de un mes, no hay mu­cha es­pe­ran­za en un for­ma­to que no es ori­gi­nal, pe­ro que en nues­tro país ha aca­ba­do por ser un quie­ro y no pue­do muy edul­co­ra­do. Ver a Mar­ta Sán­chez, Mikel Erent­xun, So­le Giménez, Na­cho Gar­cía Ve­ga, An­to­nio Car­mo­na, Da­vid De­Ma­ría y Ma­no­lo Te­na dar­se ja­bón to­do el ra­to, pi­ro­pear­se en un con­ti­nuo ton­teo ño­ño, lle­nar­se tan­to de emo­ción que ca­da dos se­gun­dos a uno de ellos se le eri­za la piel sin­ce­ra­men­te no es sano. Y no lo es cuan­do los es­pec­ta­do­res nos he­mos acos­tum­bra­do ya a otra in­ten­si­dad de reality; pe­ro es­te es­pa­cio ha na­ci­do un­plug­ged, con mu­cha ver­sión flo­ja, ca­si hu­bie­ra si­do me­jor que can­ta­ran los ar­tis­tas sus can­cio­nes ori­gi­na­les y muy po­co es­tí­mu­lo de un pa­sa­do que siem­pre fue me­jor. Al me­nos los que dis­fru­ta­mos en los ochen­ta, que so­mos sin du­da el tar­get que bus­can, hu­bié­se­mos po­di­do sa­bo­rear todos aque­llos te­mas y caer rendidos en la bue­na nos­tal­gia de lo que ja­más vuel­ve: «Ay, có­mo he­mos cam­bia­do, que le­jos ha que­da­do aque­lla amistad». Ha­ce un par de años se co­la­ba en­tre las gran­des estrellas de Los Án­ge­les, al ha­cer­se con una de las es­ta­tui­llas más pre­cia­das del sec­tor au­dio­vi­sual, un Gol­den Re­el Award, ga­lar­dón que otor­ga la Mo­tion Pic­tu­re Sound Edi­tors (MPSE) es­ta­dou­ni­den­se. Den­tro de unas ho­ras, el boi­ren­se Ste­ven Re­bo­lli­do pi­sa­rá otra vez la al­fom­bra ro­ja. Op­ta, de nue­vo, a ha­cer­se con un pre­mio con­si­de­ra­do el Óscar en ma­te­ria de pro­duc­ción de so­ni­do por su tra­ba­jo en Peg+Cat, una se­rie de ani­ma­ción infantil que se emi­te ac­tual­men­te en me­dio cen­te­nar de paí­ses. Com­pi­te con tí­tu­los como Nash­vi­lle o Wet Hot Ame­ri­can Sum­mer, que tie­ne en su re­par­to a Brad­ley Coo­per.

—¿Có­mo se afron­tan las ho­ras pre­vias a una ce­re­mo­nia de es­ta en­ver­ga­du­ra?

—Con la mis­ma ilu­sión que ha­ce dos años, pues es un re­co­no­ci­mien­to al tra­ba­jo y una con­fir­ma­ción de que el equi­po lo es­tá ha­cien­do bien. Las otras pro­duc­cio­nes no­mi­na­das son de gran ni­vel, lo que nos ha­ce sen­tir más or­gu­llo­sos si ca­be.

—¿Es di­fí­cil abrir­se ca­mino en un mundo com­pe­ti­ti­vo como el au­dio­vi­sual nor­te­ame­ri­cano?

—Sí y no. Aquí hay mu­cho ta­len­to y mu­cha ri­va­li­dad por­que es la me­ca de la pro­duc­ción au­dio­vi­sual. Mu­cha gen­te vie­ne a Es­ta­dos Uni­dos per­si­guien­do una ca­rre­ra, por lo que el ni­vel de exi- gen­cia es muy ele­va­do, pe­ro tam­bién es cier­to que es un país en el que hay mu­chas opor­tu­ni­da­des y en el que se re­co­no­cen el ta­len­to y el es­fuer­zo. Con ga­nas, en Es­ta­dos Uni­dos tar­de o tem­prano lle­ga tu opor­tu­ni­dad.

—En su ca­so, su­po apro­ve­char­la...

—Yo me vi­ne pa­ra es­tu­diar in­ge­nie­ría de so­ni­do en la uni­ver­si­dad de Flo­ri­da y, cuan­do me gra­dué, em­pe­cé a tra­ba­jar en pu­bli­ci­dad en Nue­va York. Un día, un pro­duc­tor dis­co­grá­fi­co que ha­bía he­cho un ál­bum con The Chief­tains y Car­los Nú­ñez me lla­mó pa­ra un pro­yec­to en Nic­ke­lo­deon y ahí em­pe­zó mi ca­rre­ra como in­ge­nie­ro de so­ni­do. Lue­go pa­sé a ser pro­duc­tor y aho­ra ejer­zo de di­rec­tor.

—Si tu­vie­ra que ele­gir un mo­men­to de su in­ten­sa tra­yec­to­ria, ¿con cuál se que­da­ría?

—Más que con un mo­men­to, me que­da­ría con la su­ma de va­rios: el pri­mer tra­ba­jo que con­se­guí, el pri­mer epi­so­dio emi­ti­do en te­le­vi­sión, el pri­mer con­tac­to con un ac­tor fa­mo­so, el pri­mer pre­mio... Cuan­do lo­gras un re­to te mar­cas el si­guien­te y son todos esos pel­da­ños los que re­cuer­do con gran ca­ri­ño.

—¿En qué po­si­ción de esa es­ca­le­ra se en­cuen­tra?

—Pues en un pel­da­ño bas­tan­te ele­va­do. Peg+Cat se en­cuen­tra en­tre las tres se­ries in­fan­ti­les con más au­dien­cia en Es­ta­dos Uni­dos, don­de se emi­te a tra­vés de una ca­de­na pú­bli­ca. Estamos in­mer­sos en la se­gun­da tem­po­ra­da, pe­ro se ha­bla ya de una ter­ce­ra. Ade­más, hay en mar­cha un pro­yec­to pa­ra un lar­go­me­tra­je. De for­ma pa­ra­le­la, tra­ba­ja­mos en la crea­ción de otros es­pec­tácu­los.

—Apar­te de ha­cer­se es­ta no­che con la es­ta­tui­lla, ¿qué otro re­to se mar­ca?

—Pri­me­ro, cla­ro es­tá, me en­can­ta­ría con­se­guir el pre­mio pe­ro, te­nien­do en cuen­ta que lo ob­tu- ve ha­ce un par de años, acu­do a la ga­la sin tan­ta pre­sión, con ga­nas de dis­fru­tar y de con­tac­tar con gen­te. Pro­fe­sio­nal­men­te, mi ob­je­ti­vo es se­guir di­ri­gien­do y pro­du­cien­do te­le­vi­sión infantil. Eso sí, re­co­noz­co que me gus­ta­ría crear al­go pro­pio, pues has­ta aho­ra he tra­ba­ja­do pa­ra ca­de­nas de te­le­vi­sión o pro­duc­to­res.

—¿Esas ideas es­tán en­fo­ca­das tam­bién ha­cia el pú­bli­co infantil?

—Siem­pre voy plas­man­do ideas e in­clu­so es­cri­bien­do guio­nes y, sí, van di­ri­gi­das al pú­bli­co infantil. Me gus­tan los es­pec­tácu­los pa­ra ni­ños por­que son muy di­ver­ti­dos. Ade­más, uno se sien­te rea­li­za­do cuan­do con­tri­bu­ye a la for­ma­ción de los pe­ques.

—¿Se plan­tea cam­biar Nue­va York por Es­pa­ña?

—Echo mu­cho de me­nos Es­pa­ña, pe­ro to­da­vía me que­da tra­ba­jo por ha­cer aquí. Qui­zás, en el fu­tu­ro, me plan­tee, por lo me­nos, ir más a me­nu­do.

Re­bo­lli­do tra­ba­ja en un es­tu­dio de Nue­va York es­pe­cia­li­za­do en se­ries de te­le­vi­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.