Cien­tos de bie­nes de lu­jo de nar­cos se al­ma­ce­nan sin uso cer­ca de A Co­ru­ña

Mu­chos de ellos acu­mu­lan años de aban­dono y se de­te­rio­ran

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - SU­SA­NA LUAÑA

El Co­le­xio de Pro­cu­ra­do­res de A Co­ru­ña es pio­ne­ro en el de­pó­si­to de bie­nes em­bar­ga­dos a per­so­nas per­se­gui­das por la Jus­ti­cia. Es una po­tes­tad que los pro­cu­ra­do­res tie­nen des­de el año 2002 y los ga­lle­gos fue­ron los pri­me­ros en po­ner­la en mar­cha. De he­cho, al­ma­ce­nan en una na­ve de A Co­ru­ña cien­tos de bie­nes in­cau­ta­dos a nar­co­tra­fi­can­tes; hay una vein­te­na de co­ches de lu­jo, cua­dros que eran pro­pie­dad del nar­co vi­gués Juan Car­los Gon­zá­lez, Cu­le­bras, y los mue­bles an­ti­guos de la ca­sa de Jor­ge Do­rri­bo, aunque es­te ca­so no tie­ne que ver con el nar­co­trá­fi­co, ya que al ca­be­ci­lla de la ope­ra­ción Cam­peón se le impu­ta un pre­sun­to de­li­to de cohe­cho. Pe­ro esos bie­nes, tras años de aban­dono, aca­ban de­te­rio­rán­do­se, y cuan­do hay una sen­ten­cia fir­me y el juez quie­re ha­cer al­go con ellos, ya no sir­ven pa­ra na­da.

La crea­ción de un nue­vo ser­vi­cio de ges­tión de bie­nes mue­bles in­cau­ta­dos a nar­cos que ges­tio­na el Co­le­xio de Pro­cu­ra­do­res de A Co­ru­ña y la Fun­da­ción Ga­le­ga con­tra o Nar­co­trá­fi­co pre­ten­de agi­li­zar el uso de esas pro­pie­da­des pa­ra que re­vier­tan en be­ne­fi­cio de una so­cie­dad da­ña­da por el nar­co­trá­fi­co. El ob­je­ti­vo es que, con la au­to­ri­za­ción del juez, se pue­dan ce­der a una en­ti­dad o sa­car­los a subas­ta an­tes de que ha­ya sen­ten­cia, pa­ra evi­tar su de­te­rio­ro.

Ya es­tán ges­tio­nan­do la ce­sión de seis co­ches que po­drían aca­bar en ma­nos de la po­li­cía o de al­gún concello. Y ha­ce po­co, como ex­pli­có ayer Ja­vier Car­los Sán­chez, vi­ce­pre­si­den­te del Con­se­jo Ge­ne­ral de Pro­cu­ra­do­res de Es­pa­ña y de­cano del co­le­gio co­ru­ñés, tu­vie­ron que ir a Ba­sau­ri (Bil­bao) a bus­car un trái­ler que ha­bía si­do sor­pren­di­do con un car­ga­men­to de dro­ga den­tro. «Traer­lo a Ga­li­cia fue una aven­tu­ra, por­que no ha­bía pa­sa­do la ITV y te­nía ma­trí­cu­la fal­sa. Eso da una idea del tra­ba­jo que le he­mos qui­ta­do a los juz­ga­dos», con­tó pa­ra ex­pli­car la fi­na­li­dad de es­te nue­vo ser­vi­cio.

Pa­ra ani­mar a los jue­ces a que ha­gan uso del mis­mo, ayer se ce­le­bra­ron unas jor­na­das en San­tia­go en las que el fis­cal an­ti­dro­ga Uriar­te, jue­ces como Juan Car­los Car­ba­llal o el ge­ren­te de la Fun­da­ción Ga­le­ga con­tra o Nar­co­trá­fi­co die­ron a co­no­cer ini­cia­ti­vas pio­ne­ras en las que fue po­si­ble ata­car a los nar­cos don­de más les due­le, en su pa­tri­mo­nio. Como de­le­ga­do del Plan Na­cio­nal so­bre Dro­gas, Francisco de Asís Ba­bín es el má­xi­mo res­pon­sa­ble del Fon­do de Bie­nes De­co­mi­sa­dos, que se pu­so en mar­cha en 1995 con el fin de ges­tio­nar y dis­tri­buir las pro­pie­da­des in­cau­ta­das a per­so­nas con­de­na­das por nar­co­trá­fi­co. A di­fe­ren­cia del ser­vi­cio crea­do en Ga­li-

MAR­COS MÍGUEZ

Co­ches de lu­jo y obras de ar­te em­bar­ga­das a nar­cos es­tán ba­jo la cus­to­dia del Co­le­xio de Pro­cu­ra­do­res de A Co­ru­ña.

MAR­COS MÍGUEZ

El al­ma­cén no so­lo guar­da ob­je­tos de nar­cos: las si­llas fue­ron del em­pre­sa­rio Jor­ge Do­rri­bo. Los cua­dros, del «Cu­le­bras».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.