Ur­dan­ga­rin ale­ga una ig­no­ran­cia ab­so­lu­ta de la ges­tión eco­nó­mi­ca de Nóos

El juez abre jui­cio a la cú­pu­la de Francisco Camps en el PP va­len­ciano por de­li­tos elec­to­ra­les y fis­ca­les

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - MEL­CHOR SAIZ-PAR­DO

Era el pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Nóos y el ad­mi­nis­tra­dor úni­co de Ai­zoon, pe­ro no se en­te­ra­ba de las cuen­tas. Es más, sus sub­al­ter­nos no le in­for­ma­ban so­bre los gas­tos, las fac­tu­ras, los in­gre­sos, y él tam­po­co los pe­día. Iña­ki Ur­dan­ga­rin se mos­tró como un ig­no­ran­te que des­co­no­cía la ges­tión eco­nó­mi­ca de sus em­pre­sas y so­lo se de­di­ca­ba a cues­tio­nes de­por­ti­vas y so­cia­les. Las dos pri­me­ras ho­ras an­te el mi­cró­fono fue­ron un in­ten­to cla­ro de tra­tar de des­mar­car­se de los de­li­tos más gra­ves por los que la Fis­ca­lía pi­de que pa­se 19 años y me­dio en la cár­cel. Su es­tra­te­gia es­tu­vo cla­ra des­de los pri­me­ros mi­nu­tos de in­te­rro­ga­to­rio. Su pac­to con Die­go To­rres pa­ra no arro­jar­se mu­tua­men­te a los leo­nes sa­lió a re­lu­cir en­se­gui­da. Na­da de cul­par de to­do a su ex­so­cio, como hi­zo en la fa­se de ins­truc­ción. To­da la cul­pa, como ha he­cho To­rres du­ran­te los úl­ti­mos días, es de los sub­al­ter­nos arre­pen­ti­dos, Marco An­to­nio Te­jei­ro, con­ta­ble de Nóos, y Miguel Te­jei­ro, ase­sor fis­cal del gru­po em­pre­sa­rial. Ur­dan­ga­rin, in­clu­so, se pre­sen­tó como víc­ti­ma de esos co­la­bo­ra­do­res que, se­gún di­jo, ha­bían trai­cio­na­do su con­fian­za pa­ra que él mis­mo y To­rres se em­bol­sa­ran más de seis mi­llo­nes de eu­ros de con­tra­tos pú­bli­cos a de­do.

An­te la im­po­si­bi­li­dad de cul­par a To­rres, al que ni si­quie­ra si­tuó al fren­te de Nóos como hi­zo en sus de­cla­ra­cio­nes an­te­rio­res, se re­fu­gió en las eva­si­vas ca­da vez que el fis­cal Pe­dro Ho­rrach le pre­gun­ta­ba por fac­tu­ras cru­za­das o hin­cha­das pa­ra des­viar di­ne­ro a las em­pre­sas de am­bos. «Es­toy su­po­nien­do», «no era el en­car­ga­do de emi­tir las fac­tu­ras en Nóos», «no me en­car­ga­ba yo de es­to en el Ins­ti­tu­to Nóos», «lo des­co­noz­co», «nun­ca fui ad­mi­nis­tra­dor de Nóos Con­sul­to­ría Es­tra­té­gi­ca», et­cé­te­ra. To­do fue­ron ba­lo­nes fue­ra pa­ra im­pe­dir que el in­te­rro­ga­to­rio trans­cu­rrie­ra por cau­ces pe­li­gro­sos.

«No ne­go­cié, no me re­por­ta­ban»

Tam­po­co res­pon­dió cuan­do se le in­qui­rió so­bre dos de pro­yec­tos per­so­na­les su­yos den­tro de Nóos, los fa­lli­dos Jue­gos Europeos en Va­len­cia (por los que el ins­ti­tu­to re­ci­bió 384.000 eu­ros) y la ofi­ci­na de se­gui­mien­to del equi­po ci­clis­ta Illes Balears (que su­pu­so un des­em­bol­so pa­ra el Go­bierno ba­lear de 300.000 eu­ros). Ten­so y con un hi­lo de voz ca­si inau­di­ble, Ur­dan­ga­rin si­guió en su lí­nea: «Yo nun­ca ne­go­cié un pre­su­pues­to, no me re­por­ta­ban».

La ten­sión fue en au­men­to con la ad­ju­di­ca­ción de la ofi­ci­na del equi­po ci­clis­ta a Nóos, que An­ti­co­rrup­ción siem­pre ha pen­sa­do que fue una co­mi­sión per­so­nal que el Go­bierno de Jau­me Ma­tas pa­gó a Ur­dan­ga­rin por con­se­guir que el Ba­nes­to lle­va­ra el nom­bres de las is­las. «En nin­gún mo­men­to se tra­ta­ba de un pea­je o una co­mi­sión; nun­ca he si­do un co­mi­sio­nis­ta, no me he en­car­ga­do nun­ca de es­to», pa­re­ció en­fa­dar­se el acu­sa­do en la úni­ca vez que aban­do­nó su tono re­la­ja­do.

Los con­ti­nuos re­ga­tes de Ur­dan­ga­rin a las pre­gun­tas so­bre Nóos en­fa­da­ron al fis­cal, pe­ro el cu­ña­do de Fe­li­pe VI si­guió a la su­yo. «¿Pe­ro us­ted era el pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Nóos?», in­qui­rió Ho­rrach. «Mi tra­yec­to­ria es el de­por­te y la re­la­ción con las per­so­nas», res­pon­dió Ur­dan­ga­rin en el enési­mo in­ten­to de des­vin­cu­lar­se de las cuen­tas del ins­ti­tu­to. Fue un fron­tón an­te las reite­ra­das pre­gun­tas pa­ra que ad­mi­tie­ra que al­go te­nía que ver con los números. «Es­ta­ba en la su­per­vi­sión de los as­pec­tos de­por­ti­vos... di­ri­gir, di­ri­gir, no». «No re­cuer­do, lo des­co­noz­co, su­pon­go», «no me acuer­do, han pa­sa­do mu­chos años», «no sé... mi­re có­mo ven­go; yo me vi­ne de Nóos sin nin­gún do­cu­men­to ni nin­gún pa­pel», ale­gó pa­ra de­fen­der que ni si­quie­ra vio ja­más el acuer­do so­bre el equi­po ci­clis­ta.

Ur­dan­ga­rin tam­bién ape­ló a la re­tó­ri­ca pa­ra no ha­blar de números. «Éra­mos unos im­pul­so­res ba­jo el con­se­jo de un gru­po de per­so­nas cer­ca­nas que de­ci­di­mos ge­ne­rar un área de co­no­ci­mien­to en el que exis­tía el va­cío». «Le pue­do ha­blar de lo que el Ins­ti­tu­to Nóos desa­rro­lla­ba», ofre­ció al fis­cal pa­ra aho­rrar­se las ex­pli­ca­cio­nes so­bre las co­mi­sio­nes, con­tra­tos a de­dos, ne­go­cia­cio­nes con al­tos car­gos, fac­tu­ras hin­cha­das o fac­tu­ra­cio­nes cru­za­das pa­ra va­ciar Nóos.

Ni pa­la­bra del ins­ti­tu­to, pe­ro es que tam­po­co na­da so­bre los números de Ai­zoon, su so­cie­dad per­so­nal con la in­fan­ta en la que aca­ba­ron cen­te­na­res de mi­les eu­ros de las ad­mi­nis­tra­cio­nes. Ni si­quie­ra re­co­no­ció su fir­ma en al­guno de los do­cu­men­tos que más le im­pli­ca­ban. Ahí se­ña­ló di­rec­ta­men­te al arre­pen­ti­do Marco Te­jei­ro, que lle­va­ba los «te­mas de fac­tu­ra­ción» de la em­pre­sa fa­mi­liar. Fue­ron so­lo dos ho­ras de lo que se ba­rrun­ta un lar­guí­si­mo in­te­rro­ga­to­rio du­ran­te la pró­xi­ma semana.

CATI CLADERA EFE

Iña­ki Ur­dan­ga­rin se es­cu­dó en el des­co­no­ci­mien­to cuan­do el in­te­rro­ga­to­rio del fis­cal en­tra­ba en te­rreno pe­li­gro­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.