Am­plian­do ho­ri­zon­tes

Tino No­voa

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo -

En la po­lí­ti­ca, como en la vi­da, uno pue­de en­ce­rrar­se en su gru­po na­tu­ral y no mo­ver­se de esa po­si­ción, lo que su­po­ne de­fen­der a ca­pa y es­pa­da lo pro­pio y ne­gar el agua y la sal al otro. O se pue­den bus­car pun­tos de en­cuen­tro con el dis­tin­to pa­ra, a par­tir de la im­pli­ca­ción de todos en una ta­rea com­par­ti­da, am­pliar ho­ri­zon­tes y al­can­zar ob­je­ti­vos de otra for­ma im­po­si­ble. Es­ta op­ción es el fun­da­men­to de la so­cial­de­mo­cra­cia clá­si­ca, un pac­to en­tre cla­ses que com­pro­me­te a todos en el cre­ci­mien­to y la dis­tri­bu­ción lo más equi­ta­ti­va po­si­ble de la ri­que­za ge­ne­ra­da. Es­te pac­to so­cial con­tri­bu­yó de­ci­si­va­men­te al pro­gre­so eu­ro­peo de pos­gue­rra. Pe­ro se em­pe­zó a res­que­bra­jar con el es­plen­dor neo­li­be­ral de los 80 y se ha que­bra­do de­fi­ni­ti­va­men­te con la cri­sis ac­tual.

En Es­pa­ña, el pro­ce­so se ha he­cho en la mi­tad de tiem­po y la rup­tu­ra fi­nal, pi­lo­ta­da por el Go­bierno de Ra­joy, ha si­do mu­cho más dolorosa. Las me­di­das eco­nó­mi­cas, la re­for­ma la­bo­ral, los re­cor­tes so­cia­les y has­ta las po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad han frac­tu­ra­do la so­cie­dad y des­co­si­do el con­sen­so de la tran­si­ción. Por eso, la ex­plo­sión de op­cio­nes po­lí­ti­cas del nue­vo Par­la­men­to ofre­cía la opor­tu­ni­dad de re­com­po­ner el con­tra­to so­cial ro­to. El acuer­do PSOE-Ciu­da­da­nos po­dría ha­ber si­do un pa­so, aunque in­su­fi­cien­te, en el buen ca­mino. Pe­ro pa­re­ce más un mo­vi­mien­to opor­tu­nis­ta de Pe­dro Sán­chez, al que le ha so­bra­do afán tác­ti­co y le ha fal­ta­do es­pí­ri­tu pa­ra ela­bo­rar un re­la­to cohe­ren­te y só­li­do. Ama­gó con gi­rar a la iz­quier­da pa­ra aca­bar apar­can­do a la de­re­cha. Ha­ce tiem­po que el PSOE avan­za dan­do tum­bos sin sa­ber bien có­mo fu­sio­nar esas dos al­mas que le hi­cie­ron ser pun­to de en­cuen­tro. Y esa des­orien­ta­ción ha ca­la­do en sus mi­li­tan­tes, prác­ti­ca­men­te la mi­tad de los cua­les han op­ta­do por de­sen­ten­der­se de una con­sul­ta plan­tea­da de for­ma tram­po­sa y ab­sur­da. Echar las cam­pa­nas al vue­lo, como hi­zo Sán­chez, con ese ni­vel de par­ti­ci­pa­ción es au­to­en­ga­ñar­se. Aún tie­ne por de­lan­te el de­sa­fío de ha­cer re­co­no­ci­ble al PSOE con un dis­cur­so cla­ro y con­gruen­te que su­me a am­bos la­dos. Es de­cir, am­plian­do ho­ri­zon­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.