Los re­bel­des del Sur es­pe­ran a Pe­dro Sán­chez

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo -

Qué­den­se con es­te nom­bre, Mat­teo Ren­zi. No pa­só por la ur­nas, pe­ro aca­ba de cum­plir dos años como pri­mer mi­nis­tro ita­liano tras ha­cer­se con el con­trol del Par­ti­do De­mo­crá­ti­co, el PSOE es­pa­ñol. De abru­ma­do­ra per­so­na­li­dad, es jo­ven (11 de enero de 1975) y en el úl­ti­mo año se ha con­ver­ti­do en un rebelde con cau­sa, aunque vien­do a sus ri­va­les, Bru­se­las y Ber­lín, es pro­ba­ble que se que­de so­lo en rebelde. Es el pri­mer mi­nis­tro de la ter­ce­ra po­ten­cia del eu­ro y, sin du­da, el nue­vo gran lí­der de la iz­quier­da eu­ro­pea. Ha de­cla­ra­do la gue­rra a la or­to­do­xia eco­nó­mi­ca de la Co­mi­sión y es­pe­ra im­pa­cien­te que el fren­te es­pa­ñol se su­me a sus fi­las. Es­pa­ña, su «ami­go Pe­dro Sán­chez», es cla­ve pa­ra pro­pi­ciar la re­be­lión del Sur, de esa L ro­ja for­ma­da por Ita­lia, Gre­cia, Mal­ta, Por­tu­gal, Fran­cia y qui­zá Es­pa­ña. Un blo­que an­ti­aus­te­ri­dad que tan­to te­me Ale­ma­nia y Bru­se­las. Vuel­ve la di­vi­sión. Sur y Nor­te. Deu­do­res y acree­do­res.

Pues en la Eu­ro­pa de la gran re­ce­sión, si hay un país ca­paz de cam­biar al­go es la Ita­lia de Ren­zi, el enemi­go nú­me­ro uno de la Co­mi­sión Junc­ker y el con­tra­pe­so ger­mano más con­sis­ten­te en un Eu­ro­gru­po don­de el Par­ti­do Po­pu­lar Eu­ro­peo (PEE) es ya re­si­dual. La era de los res­ca­tes, las du­ras re­ce­tas de una troi­ka (Co­mi­sión, BCE y FMI) ja­lea­da por Ber­lín, ha pro­vo­ca­do una gra­ve san­gría en el PPE. De los 19 paí­ses del blo­que, so­lo cua­tro per­te­ne­cen a los con­ser­va­do­res y dos de ellos, ade­más, es­tán en la cuer­da flo­ja. Se tra­ta de Ma­riano Ra­joy y del ir­lan­dés En­da Kenny, Ren­zi es des­de ha­ce dos años el pri­mer mi­nis­tro de la ter­ce­ra po­ten­cia del eu­ro

otro de los res­ca­ta­dos, que ten­drá que ne­go­ciar pa­ra re­edi­tar man­da­to. Si el PPE pierde a Es­pa­ña, so­lo se que­da­rá con Ale­ma­nia, Chi­pre y una Ir­lan­da en­tre in­te­rro­gan­tes. Por el ca­mino que­dó Ita­lia, Fran­cia, Lu­xem­bur­go, Gre­cia, Por­tu­gal.... Todos sus bas­tio­nes me­nos la rei­na ma­dre, Ale­ma­nia, An­ge­la Mer­kel.

La ra­dio­gra­fía geo­po­lí­ti­ca del Eu­ro­gru­po evi­den­cia có­mo la nue­va hor­na­da de so­cial­de­mó­cra­tas en­ca­be­za­da por Ren­zi y el fran­cés Ma­nuel Valls pue­den ha­cer­se, gra­cias a Sán­chez, con la su­pre­ma­cía de un en­te cla­ve pa­ra fi­jar las di­rec­tri­ces de la mo­ne­da úni­ca. Aho­ra, sin Es­pa­ña, la iz­quier­da mo­de­ra­da tie­ne seis paí­ses (Fran­cia, Ita­lia, Aus­tria, Por­tu­gal, Mal­ta y Es­lo­va­quia), a los El pri­mer mi­nis­tro fran­cés Valls per­te­ne­ce al nue­vo blo­que so­cial­de­mó­cra­ta

que hay que su­mar la iz­quier­da ra­di­cal (aunque ya no tan­to) de Sy­ri­za y de Ale­xis Tsi­pras en Gre­cia. Con la ex­cep­ción de Li­tua­nia y Le­to­nia (no ads­cri­tos a gran­des fa­mi­lias), el res­to de Es­ta­dos es­tán go­ber­na­dos por presidentes o pri­me­ros mi­nis­tros li­be­ra­les, vin­cu­la­dos a AL­DE. Tam­bién su­ma a Ho­lan­da, Bél­gi­ca, Lu­xem­bur­go, Fin­lan­dia, Eslovenia y Es­to­nia.

Los pro­ble­mas de la iz­quier­da

Dos son los pro­ble­mas de la iz­quier­da: que el Eu­ro­gru­po to­ma sus de­ci­sio­nes por una­ni­mi­dad, es de­cir, con el OK de Ale­ma­nia; y que la iz­quier­da del Sur na­da tie­ne que ver con la del Nor­te.

Eu­ro­pa vi­ve mo­men­tos de­ci­si­vos y Mat­teo Ren­zi ha pa­sa­do a la ofen­si­va. No so­lo ha ro­ba­do el pro­ta­go­nis­mo de la so­cial­de­mo­cra­cia a Fran­cia, sino que plan­ta ba­ta­lla a Bru­se­las y a Ber­lín. Pa­ra mues­tra, un bo­tón pa­ra su «gran ami­ga» An­ge­la Mer­kel: «Eu­ro­pa de­be ser­vir a 28 paí­ses y no so­lo a uno», de­cla­ró en di­ciem­bre. Tam­bién la lle­ga­da del PSOE al po­der en Es­pa­ña pue­de su­po­ner una ju­ga­da maes­tra pa­ra el eu­ro, ya que jun­to a Fran­cia e Ita­lia su­man un 45 % del PIB del blo­que. No hay que ol­vi­dar que aunque ha­ya 19 paí­ses, cua­tro (es­tos tres más Ale­ma­nia) apor­tan el 80 % de su ri­que­za.

No so­lo eso. Fran­cia, Ita­lia y Es­pa­ña son los paí­ses con ma­yo­res des­equi­li­brios ma­cro­eco­nó­mi­cos, tan­to en el dé­fi­cit como en la deu­da. Los tres si­guen ba­jo es­tre­cha vigilancia de Bru­se­las y los tres exi­gen más fle­xi­bi­li­dad. Fran­cia e Ita­lia lo lo­gra­ron ha­ce un año. Si Sán­chez lle­ga al po­der, so­lo ten­drá una ta­bla de sal­va­ción: su­mar­se a la re­be­lión del Sur, fiar­lo to­do a Ren­zi, el nue­vo lí­der de la iz­quier­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.