Los ga­lle­gos creen que fal­tan me­dios pa­ra lu­char con­tra la vio­len­cia ma­chis­ta

Ocho de ca­da diez en­cues­ta­dos di­cen que las víc­ti­mas no tie­nen bas­tan­te pro­tec­ción

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - CAR­MO LÓ­PEZ Las lla­ma­das a es­te te­lé­fono son gra­tui­tas y no que­dan re­gis­tra­das

Han trans­cu­rri­do so­lo dos me­ses del 2016, pe­ro ya hay con­ta­bi­li­za­das en Es­pa­ña on­ce mu­je­res muer­tas de­bi­do a la vio­len­cia ma­chis­ta, una de ellas en Ga­li­cia. La úl­ti­ma fue es­ta semana en Za­ra­go­za. El fa­lle­ci­mien­to de So­ra­ya, que te­nía una or­den de ale­ja­mien­to de 500 me­tros de su ex­ma­ri­do, pa­re­ce ha­ber da­do que pen­sar al mi­nis­tro del In­te­rior. «Todos apren­de­mos de los erro­res [...] to­do lo que ha­ya que re­for­mar pa­ra erra­di­car esa la­cra se­rá bien­ve­ni­do», re­co­no­ció Jor­ge Fer­nán­dez Díaz du­ran­te un ac­to pú­bli­co don­de ade­lan­tó que po­drían cam­biar los pro­to­co­los de ac­tua­ción pa­ra, como en el ca­so de es­tar mu­jer, no re­ti­rar la vigilancia aunque el agre­sor ha­ya tras­la­da­do su ho­gar a 400 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. Es­te úl­ti­mo cri­men ha pro­vo­ca­do que va­rios co­lec­ti­vos cla­men por un au­men- to real de los me­dios pa­ra erra­di­car una la­cra que no lo­gran de­te­ner y de la que se ha co­men­za­do a ha­blar como un problema de Es­ta­do.

Un es­tu­dio rea­li­za­do por Son­da­xe pa­ra La Voz mues­tra como un 77,1 % de los ga­lle­gos que han par­ti­ci­pa­do en el tra­ba­jo cree que los me­dios po­li­cia­les de pro­tec­ción de las víc­ti­mas no al­can­zan pa­ra lo­grar el ob­je­ti­vo. Los más crí­ti­cos son los ha­bi­tan­tes de A Co­ru­ña. El por­cen­ta­je au­men­ta in­clu­so al ha­blar de las me­di­das pues­tas en mar­cha por las ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­ra fre­nar la vio­len­cia ma­chis­ta. Jus­to en ese cam­po son ocho de ca­da diez los ga­lle­gos en­tre­vis­ta­dos que las ven in­su­fi­cien­tes.

Las pul­se­ras pa­ra con­tro­lar a los con­de­na­dos por mal­tra­to con or­den de ale­ja­mien­to que pu­so en mar­cha el Go­bierno cen­tral en el 2009 son un ejem­plo de me­dios que no han lo­gra­do el re­sul­ta­do es­pe­ra­do. La razón no es más que una cues­tión geo­grá­fi­ca.

Los apa­ra­tos, con­tro­la­dos por GPS, mar­can el lu­gar don­de es­tá el agre­sor y aler­tan a la mu­jer víc­ti­ma de aco­so cuan­do el con­de­na­do no res­pe­ta la dis­tan­cia de ale­ja­mien­to que ha dic­ta­do el juez. Pe­ro los pro­ble­mas de co­ber­tu­ra que hay a lo lar­go y an­cho de to­do nues­tro país ha­cen que su efec­ti­vi­dad que­de re­du­ci­da. Y eso se ob­ser­va es­pe­cial­men­te en Ga­li­cia. Aquí los da­tos ha­blan: La idea era te­ner ope­ra­ti­vas unas 3.000 pul­se­ras en to­da Es­pa­ña, pe­ro va­rios años des­pués de su pre­sen­ta­ción so­lo hay co­lo­ca­das 797, de las que 22 las usan per­so­nas que vi­ven en Ga­li­cia, una de las co­mu­ni­da­des con una oro­gra­fía más com­pli­ca­da pa­ra ga­ran­ti­zar la co­ber­tu­ra.

Los te­lé­fo­nos del pro­gra­ma Aten­pro, pues­tos en mar­cha por Sa­ni­da­de y ope­ra­dos por Cruz Ro­ja, son otros de los me­dios de que dis­po­nen las víc­ti­mas. Son te­lé­fo­nos que per­mi­ten co­no­cer el es­ta­do de las mu­je­res con lla­ma­das ru­ti­na­rias, pe­ro tam­bién son un ins­tru­men­to me­dian­te el que es­tas pue­den avi­sar de un pe­li­gro o in­clu­so lla­mar pa­ra ver­se se­gu­ras.

Otros de los re­cur­sos de que dis­po­ne la Se­cre­ta­ría Xe­ral de Igual­da­de son, por ejem­plo, el pro­gra­ma de ayu­da ps­co­ló­xi­ca pa­ra mu­je­res o sus fa­mi­lias que lle­van a ca­bo en el Cen­tro de Re­cu­pe­ra­ción In­te­gral de Mu­lle­res que So­fren Vio­len­cia de Xé­ne­ro, los cen­tros de la mu­jer que hay en los con­ce­llos o el sa­la­rio da Li­ber­da­de pa­ra fa­ci­li­tar­les la in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca. Edu­car pa­ra la in­fan­cia con ideas como el Plan Pro­xec­ta de edu­ca­ción en 158 con­ce­llos o las Pan­ta­llas Ami­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.