Una ba­ta­lla en la que no hay que es­ca­ti­mar nin­gún gas­to

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - Rosa Fon­tai­ña

Una mu­jer que su­fre vio­len­cia ma­chis­ta (psicológica o fí­si­ca) ex­pe­ri­men­ta dos ti­pos de te­mor. El mie­do al agre­sor y el pá­ni­co a la lar­ga ba­ta­lla per­so­nal que im­pli­ca po­ner pun­to y fi­nal a una re­la­ción que pue­de in­clu­so aca­bar con su vi­da. Pe­se a la condena uná­ni­me de to­da la so­cie­dad ha­cia el mal­tra­to, el arrai­go de la cul­tu­ra ma­chis­ta que rei­na en Es­pa­ña, y por ex­ten­sión en Ga­li­cia, com­pli­ca más to­da­vía que mu­chas de mu­je­res den el pa­so. Pe­ro más allá de to­do eso, la in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca es fun­da­men­tal pa­ra po­der co­men­zar un nue­vo pro­yec­to de vi­da. Y es ahí don­de el mo­de­lo de ayu­das di­se­ña­do por las ad­mi­nis­tra­cio­nes fa­lla de for­ma ra­di­cal. Ur­ge do­tar a las víc­ti­mas de unos mí­ni­mos ca­pa­ces de ga­ran­ti­zar su in­de­pen­cia y una vi­da dig­na. Esos mí­ni­mos son cla­ros: vi­vien­da y sa­la­rio. La pues­ta en mar­cha de un pro­gra­ma Alu­ga pa­ra víc­ti­mas de vio­len­cia ma­chis­ta o pre­su­pues­tos ca­pa­ces de sostener un sa­la­rio po­la li­ber­da­de has­ta que pue­dan ha­llar un em­pleo no pue­den que­dar a ex­pen­sas de una cues­tión mo­ne­ta­ria. Por­que al ha­blar de fre­nar la la­cra de la vio­len­cia ma­chis­ta no pue­den es­ca­ti­mar­se re­cur­sos. Ni en edu­ca­ción pa­ra tra­tar de cam­biar una cul­tu­ra que en mu­chos ca­sos con­fun­de el amor con el con­trol. ¿Cuán­to va­le la vi­da de Isa­bel, Ma­ría Jo­sé o Di­vi­na? Esas son so­lo al­gu­nas de las muer­tas del año pa­sa­do en Ga­li­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.