La in­cer­ti­dum­bre so­bre la in­ves­ti­du­ra de Sán­chez con­di­cio­na la po­lí­ti­ca ga­lle­ga

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

Pa­ra el sá­ba­do 12 de mar­zo, Ma­riano Ra­joy tie­ne un plan. Con­sis­te en via­jar a la ciu­dad que lo in­co­mo­dó al de­cla­rar­lo per­so­na non gra­ta, Pon­te­ve­dra, pa­ra asis­tir al día si­guien­te a la en­tro­ni­za­ción de Alfonso Rue­da como pre­si­den­te pro­vin­cial del PP. Ese fin de semana tie­nen que ocu­rrir co­sas. El pre­si­den­te del Go­bierno es­pe­ra te­ner, como él mis­mo di­jo, «una bue­na con­ver­sa­ción» con Fei­joo, que po­dría res­ca­tar al pre­si­den­te de la Xun­ta del as­cen­sor en el que per­ma­ne­ce atra­pa­do sin sa­ber exac­ta­men­te en qué pi­so ha de ba­jar­se pa­ra con­ti­nuar con su ca­rre­ra. ¿Ga­li­cia o Ma­drid? ¿Op­tar a un ter­cer man­da­to en San Cae­tano o a la sép­ti­ma plan­ta de la ca­lle Gé­no­va? Los bo­to­nes del ele­va­dor, de mo­men­to, los man­tie­ne blo­quea­dos Ra­joy.

El con­sue­lo que le que­da al lí­der de los po­pu­la­res ga­lle­gos es que el blo­queo que le im­pi­de to­mar de­ter­mi­na­das de­ci­sio­nes no so­lo le afec­ta a él. To­da la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la es un gran as­cen­sor que a ve­ces se mue­ve y a ve­ces se de­tie­ne, pe­ro que po­cos sa­ben a dón­de con­du­ce. La in­cer­ti­dum­bre que ro­dea la in­ves­ti­du­ra de Pe­dro Sán­chez, la for­ma­ción de un go­bierno y la po­si­ble con­vo­ca­to­ria de nue­vas elec­cio­nes ge­ne­ra­les, con­di­cio­na mu­cho los pro­ce­sos or­gá­ni­cos que te­nían en mar­cha los prin­ci­pa­les par­ti­dos en Ga­li­cia y tie­ne en vi­lo a sus di­ri­gen­tes.

En lo que a Fei­joo res­pec­ta, su fu­tu­ro po­lí­ti­co es­tá en ma­nos del pre­si­den­te na­cio­nal del par­ti­do. Con Ra­joy, to­do; con­tra Ra­joy, na­da. De su con­sen­ti­mien­to de­pen­de que el pre­si­den­te de la Xun­ta op­te a un nue­vo man­da­to o que pue­da te­ner otras mi­ras. Aun- que tam­po­co ha­bría que des­car­tar, lle­ga­do el ca­so, un in­ter­cam­bio de cro­mos, que lle­ve a Fei­joo de vuel­ta a Ma­drid y trai­ga a Ana Pas­tor de can­di­da­ta a Ga­li­cia, pues a al­gu­nos ob­ser­va­do­res po­lí­ti­cos no les pa­re­ce na­da ba­la­dí que su­pues­ta­men­te el PP, por­que es al­go que su di­rec­ción ni con­fir­ma ni des­mien­te, en­car­ga­ra en los úl­ti­mos días una en­cues­ta te­le­fó­ni­ca en Ga­li­cia tes­tan­do, en­tre otras co­sas, la opi- nión so­bre po­ten­cia­les su­ce­so­res de Fei­joo. Los nom­bres que sa­lie­ron a con­cur­so son tres: Pe­dro Puy, por­ta­voz par­la­men­ta­rio; Alfonso Rue­da, vi­ce­pre­si­den­te de la Xun­ta; y Ana Pas­tor, mi­nis­tra de Fo­men­to en fun­cio­nes. De los dos pri­me­ros ha­ce tiem­po que se ha­bla. La no­ve­dad es que Pas­tor fue­ra in­cor­po­ra­da a la qui­nie­la.

La si­tua­ción del lí­der del PS­deG, Jo­sé Ra­món Gó­mez Besteiro, es bas­tan­te di­fe­ren­te. Den­tro de una semana, el pró­xi­mo 6 de mar­zo, re­uni­rá al co­mi­té na­cio­nal del par­ti­do pa­ra anun­ciar la fe­cha de las elec­cio­nes pri­ma­rias, de las que sal­drá el nom­bre del can­di­da­to a la Xun­ta. Y to­do in­di­ca que ten­drán lu­gar en­tre fi­na­les de abril y me­dia­dos de ju- nio, es de­cir, que el di­ri­gen­te lu­cen­se dis­po­ne de en­tre uno y dos me­ses pa­ra de­ci­dir si se pre­sen­ta y asu­me el ries­go de con­ver­tir­se en el car­tel elec­to­ral de los so­cia­lis­tas es­tan­do impu­tado por cua­tro de­li­tos.

De mo­men­to, Besteiro fue su­peran­do to­do los obs­tácu­los que se le fue­ron pre­sen­tan­do pa­ra apar­tar­lo de la ca­rre­ra. El acuer­do lo­gra­do en­tre el PSOE y Ciu­da­da­nos ame­na­za­ba con in­ca­pa­ci­tar­lo pa­ra po­der for­mar par­te de una lis­ta elec­to­ral, pe­ro al fi­nal que­dó exo­ne­ra­do, pues la re­nun­cia so­lo se­ría obli­ga­to­ria pa­ra los in­ves­ti­ga­dos por corrupción a ini­cia­ti­va de la Fis­ca­lía.

Pe­ro eso no im­pi­de que el lí­der del PS­deG tam­bién es­té, a su ma­ne­ra, blo­quea­do en un as­cen­sor. En su ca­so, de él de­pen­de pul­sar el bo­tón de per­ma­ne­cer a res­guar­do como se­cre­ta­rio ge­ne­ral o de pul­sar el otro que lo con­ver­ti­ría en can­di­da­to. Tie­ne las ma­nos li­bres pa­ra to­mar el se­gun­do ca­mino, pe­ro el ries­go en su ca­so es enor­me, mu­cho más al­to que el de Fei­joo, pues po­dría to­mar la de­ci­sión con cua­tro impu­tacio­nes ju­di­cia­les car­ga­das a su es­pal­da. Una mo­chi­la muy pe­sa­da. No so­lo Ra­joy se fi­jó Besteiro du­ran­te la cam­pa­ña del 20D. Has­ta Ri­ta Bar­be­rá se apren­dió el nom­bre del di­ri­gen­te lu­cen­se del PSOE pa­ra de­fen­der­se cuan­do la se­ña­lan.

ILUS­TRA­CIÓN ED CAROSÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.