El BNG afron­ta di­vi­di­do una asam­blea cru­cial pa­ra el fu­tu­ro del na­cio­na­lis­mo

La UPG po­ne a prue­ba su he­ge­mo­nía fren­te al ma­yor aper­tu­ris­mo que ur­gen los crí­ti­cos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - SERAFÍN LO­REN­ZO

La asam­blea del Pa­lex­co no se trans­for­ma­rá hoy en el se­gun­do Ria­zor que re­cla­man los sec­to­res del BNG que de­fien­den una re­fun­da­ción en pro­fun­di­dad del pro­yec­to na­cio­na­lis­ta. Tal como se pre­sen­ta el cón­cla­ve, al que la UPG lle­ga con la ven­ta­ja del aval que ya re­ca­bó en las co­mar­cas al tex­to ofi­cial, su desen­la­ce pue­de guar­dar más si­mi­li­tu­des con el de Amio del 2012 que con el fun­da­cio­nal de 1982. Por­que la di­vi­sión vuel­ve a mar­car un de­ba­te de­ci­si­vo pa­ra re­no­var el BNG y ata­jar la san­gría elec­to­ral que arras­tra des­de ha­ce tres lus­tros.

La pug­na tie­ne es­ta vez va­rios fren­tes. Los as­pec­tos de­ter­mi­nan­tes, como el al­can­ce y los tiem­pos de la re­fun­da­ción, la es­truc­tu­ra in­ter­na o la es­tra­te­gia elec­to­ral, no so­lo en­fren­tan a los dis­tin­tos par­ti­dos y co­rrien­tes que in­te­gran el Blo­que. Tam­bién han pro­vo­ca­do una con­tes­ta­ción in­ter­na en la for­ma­ción he­ge­mó­ni­ca, con des­ta­ca­dos car­gos (como la dipu­tada Te­rei­xa Paz) e in­clu­so ex­con­se­llei­ros (como Alfredo Suá­rez Ca­nal y Fer­nan­do Blan­co) que con­tra­di­cen las te­sis de la UPG y re­cla­man una re­vi­sión a fon­do del pro­yec­to an­tes de las au­to­nó­mi­cas, que in­clu­ya el es­tu­dio de una po­si­ble alianza téc­ni­ca pa­ra esos co­mi­cios con la coa­li­ción tri­par­ti­ta En Ma­rea.

El pul­so por el con­trol in­terno

Pe­se a que la dis­cu­sión so­bre la es­tra­te­gia elec­to­ral ha si­do pre­sen­ta­da de puer­tas afue­ra como la más re­le­van­te, el cón­cla­ve del Pa­lex­co po­ne en jue­go un ele­men­to más de­ter­mi­nan­te pa­ra el fu­tu­ro del BNG: el con­trol de la to­ma de de­ci­sio­nes. Es­ta mis­ma semana, Xavier Ven­ce, que hoy cie­rra un ci­clo de tres años en la por­ta­vo­cía na­cio­nal, ob­je­ta­ba que la UPG res­ta au­to­no­mía a la di­rec­ción del Blo­que. La cla­ve pa­ra rom­per esa su­pre­ma­cía in­ter­na es­tá en la re­for­ma de la es­truc­tu­ra or­ga­ni­za­ti­va. Aunque la UPG tam­bién acu­de a la asam­blea con ese fren­te bien con­tro­la­do, por­que el do­cu­men­to po­lí­ti­co ofi­cial ava­la­do por las asam­bleas co­mar­ca­les blin­da el mo­de­lo de par­ti­dos y co­rrien­tes in­ter­nas.

Como su­ce­de con la es­tra­te­gia elec­to­ral y el res­to de as­pec­tos cru­cia­les pa­ra el fu­tu­ro del BNG, so­lo una par­ti­ci­pa­ción ma­si­va de los 2.852 afi­lia­dos ins­cri­tos, la mi­tad que en Amio, po­dría de­pa­rar sor­pre­sas y sa­car el de­ba­te del ca­rril. De he­cho, ade­más de apli­car el ro­di­llo en las asam­bleas ur­ba­nas, la UPG tam­bién ha mos­tra­do su pe­so en el pro­pio con­se­llo na­cio­nal del Blo­que, al sa­car ade­lan­te sus te­sis y una can­di­da­tu­ra ofi­cia­lis­ta que en­ca­be­za la dipu­tada au­to­nó­mi­ca Ana Pon­tón.

En la puer­ta de sa­li­da

De esa po­si­bi­li­dad de que las ba­ses den la vuel­ta a las pro­pues­tas ofi­cia­les tam­bién de­pen­de­rá que el BNG con­ju­re el ries­go de nue­vas es­ci­sio­nes. Como la ex­dipu­tada Ana Lui­sa Bou­za, que de­jó la or­ga­ni­za­ción en enero, Car­los Aymerich y otros miem­bros de la co­rrien­te Abren­te po­drían co­ger es­ta tar­de la puer­ta de sa­li­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.