En los dos úl­ti­mos años, 54 ae­ro­na­ves co­mer­cia­les vi­vie­ron in­ci­den­tes le­ves por des­car­gas eléc­tri­cas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - C. PUNZÓN

El ra­yo que im­pac­tó en la no­che del vier­nes con­tra el avión en el que via­ja­ba a Vi­go des­de Ma­drid la mi­nis­tra de Fo­men­to, Ana Pas­tor, ope­ró ayer con ple­na nor­ma­li­dad, evi­den­cian­do que el ras­tro de la des­car­ga eléc­tri­ca y los da­ños que ge­ne­ró en el apa­ra­to fue­ron po­co tras­cen­den­tes. Fuen­tes ae­ro­por­tua­rias de Pei­na­dor in­di­ca­ron que las ta­reas de com­pro­ba­ción y sub­sa­na­ción de in­ci­den­cias se cen­tra­ron en una zo­na po­co ac­ce­si­ble del avión — bau­ti­za­do como Sierra de las Nie­ves— lo que uni­do a la ve­ri­fi­ca­ción de ple­na ope­ra­ti­vi­dad de la quin­ce­na de an­te­nas con las que es­tá equi­pa­do el Air­bus A320-214 al­can­za­do por el ra­yo de­mo­ra­ron su vuel­ta a Ma­drid 3 ho­ras y 35 mi­nu­tos. Ese tiem­po es con­si­de­ra­do por pi­lo­tos con­sul­ta­dos como mí­ni­mo pa­ra ha­cer una re­vi­sión com­ple­ta y po­der com­pro­bar el es­ta­do del fu­se­la­je don­de im­pac­tó la des­car­gar y su re­co­rri­do pos­te­rior, ce­le­ri­dad que es­ti­man cer­ti­fi­ca la es­ca­sa in­ci­den­cia del im­pac­to en el apa­ra­to de Ibe­ria ma­trí­cu­la EC-JFN, que jus­to es­ta semana cum­plió on­ce años en ser­vi­cio.

El avión ade­más de vol­ver a Ma­drid en la mis­ma no­che del vier­nes, ya ope­ró ayer con to­da nor­ma­li­dad des­de las 8.50 ho­ras, mo­men­to en el que par­tió ha­cia Zúrich, re­gre­san­do pos­te­rior­men­te a Ba­ra­jas, pa­ra par­tir de nue­vo del ae­ro­puer­to de la ca­pi­tal del Es­ta­do ha­cia Mi­lán y vol­ver otra vez al fi­nal de la tar­de, con lo que com­ple­tó 5.327 ki­ló­me­tros des­de su in­ci­den­te en las in­me­dia­cio­nes de Pei­na­dor.

In­te­rior, ais­la­do

La con­fi­gu­ra­ción de los avio­nes y su es­truc­tu­ra me­tá­li­ca ha­ce que la elec­tri­ci­dad ab­sor­bi­da con el im­pac­to de los ra­yos dis­cu­rra por el ex­te­rior sin afec­tar a su in­te­rior. Ge­ne­ral­men­te la co­rrien­te avan­za has­ta la co­la del avión, don­de se en­cuen­tran los des­car­ga­do­res de elec­tri­ci­dad es­tá­ti­ca. Se­gún los pi­lo­tos con­sul­ta­dos, abo­lla­du­ras de di­fe­ren­te di­men­sión, que ge­ne­ral­men­te de­jan la cha­pa ru­go­sa y la fun­di­ción de los re­ma­ches que fi­jan el fu­se­la­je, sue­le ser, jun­to a la so­bre­car­ga de al­gu­na an­te­na, los efec­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.