Una dis­ca­pa­ci­ta­da apa­re­ce muer­ta en su pi­so de Vi­go se­ma­nas des­pués de que su pa­dre, que la cui­da­ba, in­gre­sa­se en un hospital

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - E. V. PI­TA

Cons­ter­na­ción de los ve­ci­nos del nú­me­ro 46 de la ave­ni­da de Cas­tre­los por la muer­te de una dis­ca­pa­ci­ta­da psí­qui­ca de 52 años que mu­rió so­la en su pi­so dos se­ma­nas des­pués de que su pa­dre, que era el que la cui­da­ba, fue­se in­gre­sa­do en un hospital ha­ce más de dos se­ma­nas. Du­ran­te la au­sen­cia de su pro­ge­ni­tor, na­die se hi­zo car­go de la des­va- li­da. Los bom­be­ros ha­lla­ron ayer su ca­dá­ver tum­ba­do so­bre la ca­ma y ves­ti­do con pi­ja­ma. Lle­va­ba va­rios días fa­lle­ci­da.

Ni los re­si­den­tes en el in­mue­ble ni los bom­be­ros que ha­lla­ron el ca­dá­ver se ex­pli­can por qué nin­gún ser­vi­cio so­cial se hi­zo car­go de la mu­jer, que no se po­día va­ler por sí mis­ma, mien­tras su cui­da­dor es­ta­ba hos­pi­ta­li­za­do. «Po­drían ha­ber­la lle­va­do a una re­si­den­cia si no se po­día va­ler por sí mis­ma. Es­te ca­so te- nía que ha­ber es­ta­do con­tro­la­do por los ser­vi­cios so­cia­les. La de­ja­ron so­la sin aten­ción nin­gu­na», la­men­ta un tes­ti­go.

La dis­ca­pa­ci­ta­da era muy apre­cia­da por los ve­ci­nos, que pa­sa­dos unos días la echa­ron de me­nos y te­mie­ron que le hu­bie­se pa­sa­do al­go por­que se ha­bía que­da­do so­la en el pi­so tras el in­gre­so del pa­dre. Lle­va­ba un tiem­po sin res­pon­der al tim­bre. Al pa­re­cer, se­gún cuen­tan fuen­tes cer­ca­nas al ca­so, el pro­ge­ni­tor, pa­ra se­gu- ri­dad de ella, nun­ca le de­ja­ba que abrie­se la puer­ta a na­die.

En el dor­mi­to­rio

La po­li­cía na­cio­nal tu­vo no­ti­cia del ca­so a las 16.20 ho­ras y mo­vi­li­zó a los bom­be­ros pa­ra que abrie­sen la puer­ta del pi­so por­que na­die con­tes­ta­ba a las lla­ma­das. Los bom­be­ros en­con­tra­ron la puer­ta ce­rra­da con lla­ve y tu­vie­ron que su­bir por el pa­tio de lu­ces al se­gun­do pi­so y for­zar una ven­ta­na.

Una vez den­tro, se en­con­tra­ron a la dis­ca­pa­ci­ta­da fa­lle­ci­da en su dor­mi­to­rio. No ha­bía se­ña­les de vio­len­cia y to­do apun­ta a una muer­te na­tu­ral, que ten­drá que con­fir­mar el fo­ren­se. El ca­so ha pa­sa­do a ju­ris­dic­ción de la Po­li­cía Na­cio­nal.

La muer­te de la dis­ca­pa­ci­ta­da cau­só una gran con­mo­ción en el ve­cin­da­rio por­que era una mu­jer «a la que todos te­nían mu­cho ca­ri­ño», cuen­ta una per­so­na que in­ter­vino en la in­ci­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.