El cuar­tel lin­güís­ti­co ca­ta­lán

Ro­ber­to L. Blan­co Val­dés

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

La re­cien­te anu­la­ción por el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña de va­rias pre­vi­sio­nes del Mo­del de pro­to­col d’usos lin­güís­tics per a la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya i el sec­tor pú­blic que en de­pèn (http:// llen­gua.gen­cat. cat/per­ma­link/2969de5a-5384-11e4-8f3f-00 0c29cdf219) tie­ne una nu­la tras­cen­den­cia por una razón tan es­can­da­lo­sa como fá­cil de ex­pli­car: que la Ge­ne­ra­li­tat la in­cum­pli­rá, como ha in­cum­pli­do otras sen­ten­cias ju­di­cia­les re­la­ti­vas al uso de las len­guas co­ofi­cia­les. Lo ha he­cho con pro­nun­cia­mien­tos pre­vios del ci­ta­do tri­bu­nal y, por si ello fue­ra po­co, con la cla­rí­si­ma doc­tri­na que se de­ri­va de la sen­ten­cia del Cons­ti­tu­cio­nal que re­sol­vió el prin­ci­pal re­cur­so de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad con­tra el Es­ta­tut aho­ra vi­gen­te.

Y es que en es­te país un al­cal­de pu­de ser pro­ce­sa­do por re­ci­bir de re­ga­lo una bo­te­lla de vino de 10 eu­ros mien­tras nin­gu­na au­to­ri­dad del Go­bierno ca­ta­lán lo ha si­do nun­ca por echar a la pa­pe­le­ra las de­ci­sio­nes que dic­tan en ma­te­ria de len­gua los tri­bu­na­les de Jus­ti­cia.

Por eso, la im­por­tan­te hoy no es des­ta­car la re­le­van­cia de una sen­ten­cia que, al igual que otras, no ser­vi­rá prác­ti­ca­men­te pa­ra na­da, sino apro­ve­char su im­pac­to me­diá­ti­co pa­ra de­nun­ciar una vez más lo que acon­te­ce en Ca­ta­lu­ña con la bien lla­ma­da po­lí­ti­ca lin­güís­ti­ca, ¡pues de po­lí­ti­ca pu­ra y du­ra es de lo que se tra­ta en reali­dad! ¿Y qué acon­te­ce? Pues que Ca­ta­lu­ña se ha con­ver­ti­do, por obra y des­gra­cia de los na­cio­na­lis­tas, en un cuar­tel, don­de se obli­ga a ha­blar y es­cri­bir en ca­ta­lán a to­que de cor­ne­ta. O, me­jor aún, en una dis­to­pía (con­tra­uto­pía) si­mi­lar a la que en 1984 na­rró Or­well.

En aquel mundo de pe­sa­di­lla au­to­ri­ta­ria ha­bía va­rios mi­nis­te­rios en­car­ga­dos de con­tro­lar has­ta en su más mí­ni­mos de­ta­lles la vi­da de la gen­te so­me­ti­da al per­ma­nen­te­men­te ojo es­cru­ta­dor del Gran Her­mano: los del Amor, la Abun­dan­cia, la Paz y la Ver­dad. A imi­ta­ción de esa lo­cu­ra, en Ca­ta­lu­ña se ha crea­do de fac­to una es­pe­cie de mi­nis­te­rio de la len­gua, como cual­quie­ra pue­de com­pro­bar le­yen­do ese in­ve­ro­sí­mil mo­de- lo de pro­to­co­lo de usos lin­güís­ti­cos, don­de se de­ter­mi­na has­ta ex­tre­mos in­com­pa­ti­bles, ya no con la co­ofi­cia­li­dad lin­güís­ti­ca ga­ran­ti­za­da por la Cons­ti­tu­ción, sino con la li­ber­tad más ele­men­tal, có­mo de­ben ha­blar y es­cri­bir los em­plea­dos pú­bli­cos ca­ta­la­nes. So­lo a una men­te en­fer­ma pue­de ocu­rrír­se­le tan pa­to­ló­gi­co dis­la­te, que evi­den­cia una vo­lun­tad com­ple­ta­men­te in­com­pa­ti­ble con el plu­ra­lis­mo de­mo­crá­ti­co.

La com­pa­ra­ción en­tre lo que ocu­rre en Ca­ta­lu­ña con la len­gua como con­se­cuen­cia de la ac­ción fue­ra de con­trol de los na­cio­na­lis­tas y el uni­ver­so or­we­lliano es aún más pro­ce­den­te si se tie­ne en cuen­ta que a la ma­yo­ría de los se­ce­sio­nis­tas la len­gua como tal se la trae ver­da­de­ra­men­te al pai­ro, pues de lo que se tra­ta en reali­dad es de uti­li­zar­la como ins­tru­men­to de do­mi­nio so­cial en el ca­mino de la cons­truc­ción de un nue­vo es­pa­cio po­lí­ti­co, el Es­ta­do ca­ta­lán, don­de la in­de­pen­den­cia ga­ran­ti­za­ría el amor, la abun­dan­cia, la paz y la ver­dad. ¡Pa­ra echar­se a tem­blar!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.