¿Y Ga­li­cia qué?

Luís Pou­sa

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Uno de los asun­tos más asom­bro­sos de las úl­ti­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les ha si­do y es —es, por­que el 20D to­da­vía no se ha ter­mi­na­do y tie­ne pin­ta de no aca­bar­se al me­nos has­ta el 26 de ju­nio— la es­ca­lo­frian­te au­sen­cia en el de­ba­te po­lí­ti­co de los pro­ble­mas con­tan­tes y so­nan­tes de Ga­li­cia.

Sin no­ti­cias aún de las pro­pues­tas del PP del im­pa­si­ble Ra­joy, ni en las 95 pá­gi­nas del do­cu­men­to de Po­de­mos ni en las 66 del acuer­do en­tre el PSOE y Ciu­da­da­nos se ha­lla una so­la men­ción a Ga­li­cia. No es que no sea la chi­ca de la pe­li, es que ni si­quie­ra ha­ce un le­ve cameo a lo Al­fred Hitch­cock.

Más allá de las va­gue­da­des y los bue­nos de­seos ge­ne­ra­les de fe­li­ci­dad y pro­gre­so pa­ra todos, na­die ha di­cho una so­la pa­la­bra has­ta aho­ra so­bre có­mo ha­cer fren­te a las cues­tio­nes que lle­van ca­mino de con­ver­tir el país en ese so­ca­vón con el que Xa­quín Ma­rín re­pre­sen­ta el abis­mo al que se aso­ma Ga­li­cia.

Na­da se ha oí­do a los de­nos­ta- dos bi­par­ti­dis­tas ni a los in­tré­pi­dos emer­gen­tes so­bre el mi­ni­fun­dis­mo mu­ni­ci­pal; la he­mo­rra­gia de­mo­grá­fi­ca; el éxo­do del ta­len­to jo­ven an­te la au­sen­cia de un pro­yec­to co­lec­ti­vo que ge­ne­re ilu­sión; la ago­nía de la in­dus­tria, la pes­ca, el sec­tor lác­teo y la agri­cul­tu­ra; el ham­bre his­tó­ri­ca de in­fra­es­truc­tu­ras e in­ver­sio­nes; el sos­te­ni­mien­to de una sa­ni­dad pú­bli­ca has­ta aho­ra en­vi­dia­ble an­te el pa­vo­ro­so en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción; o la fal­ta de am­bi­ción pa­ra en­ca­ra­mar­se des­de la em­pre­sa y la uni­ver­si­dad al tren de la re­vo­lu­ción del co­no­ci­mien­to, a par­tir de un cam­bio edu­ca­ti­vo im­pres­cin­di­ble y de las opor­tu­ni­da­des ca­si in­fi­ni­tas que ofre­cen las nue­vas tec­no­lo­gías en un mundo irre­me­dia­ble­men­te glo­ba­li­za­do.

De na­da de es­to se ha­bló en se­rio en vís­pe­ras del 20D ni se ha­bla aho­ra, cuan­do en la re­bo­ti­ca del Con­gre­so de los Dipu­tados se po­nen las car­tas mar­ca­das so­bre la me­sa y los tahú­res van des­car­tan­do ri­va­les con la gé­li­da son­ri­sa de quien se afei- ta en se­co mi­ran­do de reojo ya al inevi­ta­ble 26J.

Si na­die nos des­pier­ta de es­te es­ta­do de hi­ber­na­ción en el que ya­ce la po­lí­ti­ca ga­lle­ga —la que se ha­ce aquí y la que se ex­por­ta a Ma­drid o Bru­se­las—, Ga­li­cia que­da­rá abo­ca­da a trans­for­mar­se en un par­que te­má­ti­co pa­ra que los tu­ris­tas pa­la­deen la ex­qui­si­ta gas­tro­no­mía lo­cal y se ha­gan sel­fies muy son­rien­tes en nues­tros pin­to­res­cos y des­po­bla­dos pai­sa­jes.

Cuan­do al­guien se de­ci­da en­ton­ces a es­cri­bir la guía Mi­che­lin o Rep­sol de los ge­riá­tri­cos y ta­na­to­rios au­tóc­to­nos —la in­dus­tria de las pos­tri­me­rías es la úni­ca que flo­re­ce mien­tras clau­su­ra­mos es­cue­las uni­ta­rias—, ya so­lo nos que­da­rá que un via­je­ro des­pis­ta­do se acer­que al bar­tien­da de una de nues­tras al­deas en vías de ex­tin­ción y, como el abue­lo de aquel cé­le­bre anun­cio de un to­do­te­rreno de los años no­ven­ta, in­te­rrum­pa la par­ti­da de tu­te con una in­quie­tan­te pre­gun­ta al pai­sa­na­je:

—Y Ga­li­cia, qué, otra vez cam­peo­na de Eu­ro­pa, ¿no?

Las Li­te­ra­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.