El na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán se mar­gi­na a raíz de su de­ri­va in­de­pen­den­tis­ta

Es la pri­me­ra vez que no cuen­tan en los pac­tos pa­ra la for­ma­ción de Go­bierno

La Voz de Galicia (Ourense) - - España - CRISTIAN REINO

Muy le­jos que­dan los tiem­pos en que el na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán, has­ta el 2012 de signo mo­de­ra­do y vo­ca­ción pac­tis­ta, apun­ta­la­ba los di­fe­ren­tes go­bier­nos cen­tra­les, ya fue­ran del PP o del PSOE. Pac­tos como el del Ma­jes­tic (1996, en­tre Az­nar y Pu­jol) o fi­gu­ras como Mi­quel Ro­ca, pa­dre de la Cons­ti­tu­ción, hoy abo­ga­do de la in­fan­ta Cris­ti­na, se­rían di­fí­ci­les de en­ca­jar en la ac­tual co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca ca­ta­la­na, que gi­ra en ex­clu­si­va en torno al pro­ce­so de crea­ción de un Es­ta­do in­de­pen­dien­te. El otro­ra na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán se ha con­ver­ti­do en se­ce­sio­nis­ta y, como ha que­da­do re­fle­ja­do en los úl­ti­mos me­ses en las con­ver­sa­cio­nes pa­ra for­mar Go­bierno en Ma­drid, ni es­tá pa­ra ne­go­ciar, como si­gue es­tán­do­lo en cam­bio el PNV, ni se le es­pe­ra. Y tam­po­co cuen­ta con in­ter­lo­cu­to­res dis­pues­tos a sen­tar­se a ha­blar, sal­vo Po­de­mos.

Por pri­me­ra vez, ERC (9 dipu­tados) y CDC (8) se han que­da­do fue­ra del bai­le de pac­tos. El Acuer­do pa­ra un Go­bierno re­for­mis­ta y de pro­gre­so sus­cri­to por PSOE y Ciu­da­da­nos, es ade­más el pri­me­ro que se cie­rra en Es­pa­ña des­de 1977 sin el con­cur­so de los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes. La au­to­ex­clu­sión de Con­ver­gèn­cia y de Es­que­rra, que ha op­ta­do por apro­ve­char es­te pla­zo pa­ra es­ce­ni­fi­car el ini­cio de lo que lla­man la «des­co­ne­xión» de Es­pa­ña, ha pro­vo­ca­do por ex­ten­sión que el pro­gra­ma de go­ber­na­bi­li­dad fir­ma­do por Pe­dro Sán­chez y Al­bert Ri­ve­ra pa­se muy de pun­ti­llas so­bre la cues­tión ca­ta­la­na, a pe­sar de que am­bos di­ri­gen­tes lle­van me­ses si­tuan­do el plei­to ca­ta­lán como uno de los gran­des re­tos que tie­ne que afron­tar la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la en la pró­xi­ma le­gis­la­tu­ra y a pe­sar de que han he­cho ban­de­ra con­tra el in­mo­vi­lis­mo de Ma­riano Ra­joy en es­te asun­to.

PSOE y Ciu­da­da­nos han ce­rra­do la puer­ta al de­re­cho a de­ci­dir —se com­pro­me­ten a opo­ner­se a «to­do in­ten­to de con­vo­car un re­fe­ren­do con el ob­je­ti­vo de im­pul­sar la au­to­de­ter­mi­na­ción de cual­quier te­rri­to­rio de Es­pa­ña»—; con­cre­tan po­co en qué con­sis­ti­rá la re­for­ma fe­de­ral, más allá de apun­tar que el Se­na­do ha de con­ver­tir­se en una au­tén­ti­ca cá­ma­ra de re­pre­sen­ta­ción te­rri­to­rial con so­lo cien miem­bros o si no des­apa­re­cer; pasan de per­fil por la cues­tión lin­güís­ti­ca, y apun­tan la ne­ce­si­dad de me­jo­ras en fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca. Por tan­to, lo que in­clu­ye el do­cu­men­to no es una ofer­ta con­cre­ta pa­ra Ca­ta­lu­ña con la que tra­tar de con­tra­rres­tar la cre­cien­te de­ri­va in­de­pen­den­tis­ta de la so­cie­dad ca­ta­la­na (el 27S, CDC, ERC y CUP su­ma­ron el 47,8 % de los vo­tos). No la hay por­que se tra­ta de un «pro­gra­ma de go­bierno pa­ra to­da Es­pa­ña», apun­ta Joa­quim Coll, his­to­ria­dor y vi­ce­pre­si­den­ta de la pla­ta­for­ma So­cie­dad Ci­vil Ca­ta­la­na.

Con­cre­ción, en el de­ba­te

«No hay una so­lu­ción es­pe­ci­fi­ca pa­ra Ca­ta­lu­ña por­que am­bos par­ti­dos es­tán de acuer­do en que no tie­ne que ha­ber­la», aña­de. «La re­tó­ri­ca na­cio­na­lis­ta nos lle­va a asu­mir que como hay un problema hay que dar una so­lu­ción es­pe­cí­fi­ca, pe­ro no exis­te la so­lu­ción má­gi­ca que pue­da con­ten­tar al na­cio­na­lis­mo», apun­ta. El lí­der del PSC, Mi­quel Ice­ta, ha apun­ta­do es­ta semana que Sán­chez, en el dis­cur­so de in­ves­ti­du­ra, po­dría con­cre­tar el al­can­ce de la re­for­ma fe­de­ral pa­ra bus­car un nue­vo en­ca­je de Ca­ta­lu­ña den­tro de Es­pa­ña.

«Se ha vuel­to a com­pro­bar que el te­ma ca­ta­lán es ta­bú en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la», afir­ma Oriol Bar­to­meus, po­li­tó­lo­go de la UAB. «Pe­ro al­guien va a te­ner que po­ner­le el cas­ca­bel al ga­to, por­que si no se abor­da, el problema se aca­ba­rá en­quis­tan­do», aña­de. A su jui­cio, las ten­sio­nes «cen­tra­lis­tas» son muy fuer­tes en el PSOE y lo que ha pri­ma­do es la vo­lun­tad de ha­cer «equi­li­brios in­ter­nos» pa­ra evi­tar la «rup­tu­ra». «Ciu­da­da­nos ha ju­ga­do a que Po­de­mos no apo­ye al PSOE y se ha sa­li­do con la su­ya», apun­ta. «A Po­de­mos le ha­bría bas­ta­do con que se de­ja­ra al­gu­na puer­ta abier­ta en re­la­ción a Ca­ta­lu­ña, pe­ro ni eso; el error del PSOE ha si­do pac­tar un pro­gra­ma de Go­bierno». Bar­to­meus cree que el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán, des­de la lle­ga­da de Car­les Puig­de­mont a la pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat, ha re­ba­ja­do la in­ten­si­dad y es­tá em­pe­zan­do a mo­ver­se de las po­si­cio­nes ma­xi­ma­lis­tas, aunque aún no lo su­fi­cien­te como pa­ra que los par­ti­dos de ám­bi­to es­ta­tal pue­dan con­tem­plar una ne­go­cia­ción.

A. GAR­CÍA EFE

El re­le­vo de Mas por Puig­de­mont ha re­ba­ja­do al­go la ten­sión, pe­ro aún de for­ma in­su­fi­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.