El pre­si­den­te Im­bro­da di­ce que la so­lu­ción es de­vol­ver los me­no­res a Ma­rrue­cos

La Voz de Galicia (Ourense) - - España -

«Res­pues­ta de la Ad­mi­nis­tra­ción: pen­dien­te». Así fi­gu­ra en el in­for­me que la Ofi­ci­na de la De­fen­sor del Pue­blo en­vió a la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de In­mi­gra­ción y Em­pleo, de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Em­pleo, pa­ra que se adop­te me­di­das de ca­ra a pa­liar la desas­tro­sa si­tua­ción que su­fren decenas de me­no­res que per­ma­ne­cen so­los y a los que no se les pro­por­cio­na la co­mi­da su­fi­cien­te ni asis­ten­cia so­cial en el cen­tro de es­tan­cia tem­po­ral de in­mi­gran­tes de Me­li­lla.

La pe­ti­ción de la de­fen­so­ra del pue­blo, So­le­dad Be­ce­rril, no es nue­va. El año pa­sa­do, la úl­ti­ma vez en sep­tiem­bre, ad­vir­tió de la fal­ta de asis­ten­cia en Me­li­lla a me­no­res ex­tran­je­ros no acom­pa­ña­dos o que con al­guno de sus pro­ge­ni­to­res lle­gan a la ofi­ci­na de asi­lo si­tua­da en el pues­to fron­te­ri­zo de Be­ni En­zar.

Se­gún ex­po­ne el in­for­me anual de la ci­ta­da ins­ti­tu­ción, en dos vi­si­tas rea­li­za­das a la ofi­ci­na de asi­lo du­ran­te el año pa­sa­do «se ob­ser­vó con preo­cu­pa­ción el im­por­tan­te nú­me­ro de fa­mi­lias con ni­ños y el cre­cien­te nú­me­ro de me­no­res no acom­pa­ña­dos que ac­ce­dían al pues­to fron­te­ri­zo pa­ra so­li­ci­tar asi­lo y la inade­cua­ción de las ins­ta­la­cio­nes ha­bi­li­ta­das pa­ra la es­pe­ra has­ta que se pro­ce­día la for­ma­li­za­ción de la so­li­ci­tud».

La Ofi­ci­na de la De­fen­so­ra «dio in­me­dia­to tras­la­do de es­ta si­tua­ción a la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de In­mi­gra­ción y Emi­gra­ción y pro­pu­so que, con ca­rác­ter ur­gen­te, se ges­tio­na­ra la pre­sen­cia de una or­ga­ni­za­ción hu­ma­ni­ta­ria que apo­ya­ra la la­bor po­li­cial des­de el pri­mer mo­men­to» pe­ro, tal y como ex­pli­ca el in­for­me, «res­pon­dió co­mu­ni­can­do que con­si­de­ra­ba su­fi­cien­te la aten­ción que re­ci­bían los so­li­ci­tan­tes» y que el cen­tro de es­tan­cia tem­po­ral de in­mi­gran­tes pro­por­cio­na­ba la ma­nu­ten­ción.

So­los y sin co­mi­da

Sin em­bar­go, a fi­na­les del pa­sa­do mes sep­tiem­bre el per­so­nal del De­fen­sor del Pue­blo re­eva­luó la si­tua­ción, «cons­ta­tó que la pre­sen­cia de me­no­res de edad en las ci­ta­das de­pen­den­cias no era pun­tual» y com­pro­bó que «las so­li­ci­tu­des de mu­je­res y ni­ños su­po­nían un 55 % de las for­mu­la­das». Reali­zó dos vi­si­tas a la ofi­ci­na de asi­lo, una por la ma­ña­na y otra por la no­che. «En am­bas oca­sio­nes se com­pro­bó que el fri­go­rí­fi­co de la sa­la de es­pe­ra es­ta­ba va­cío y que los ni­ños que allí se en­con­tra­ban no es­ta­ban acom­pa­ña­dos de nin­gún adul­to mien­tras que sus pro­ge­ni­to­res for­ma­li­za­ban la so­li­ci­tud de asi­lo», de­ta­lla el tex­to de la De­fen­so­ra del Pue­blo.

Se­ña­la ade­más que «se com­pro­bó que una ni­ña de unos cin­co años acom­pa­ña­ba a su pa­dre en la en­tre­vis­ta ya que no ha­bía que­ri­do se­pa­rar­se de él». «De ma­ne­ra par­ti­cu­lar, la fun­cio­na­ria del Cuer­po Na­cio­nal de Po­li­cía que rea­li­za­ba la en­tre­vis­ta ha­bía ad­qui­ri­do unos cua­der­nos y lá­pi­ces de co­lo­res [...] pa­ra evi­tar, en la me­di­da de lo po­si­ble, que la me­nor tu­vie­se que re­vi­vir la his­to­ria con­ta­da por su pa­dre», ex­po­ne. Con­fir­mó así «la ne­ce­si­dad ur­gen­te de que los so­li­ci­tan­tes con­ta­ran con asis­ten­cia so­cial es­pe­cia­li­za­da con­si­de­ran­do el al­to nú­me­ro de me­no­res que lle­ga­ban al pues­to fron­te­ri­zo, la si­tua­ción de an­gus­tia que pre­sen­ta­ban los re­cién lle­ga­dos fru­to de su lar­go tra­yec­to, el im­por­tan­te nú­me­ro de per­so­nas que te­nían ne­ce­si­da­des mé­di­cas y la fre­cuen­te pre­sen­cia de me­no­res no acom­pa­ña­dos». Tam­bién com­pro­bó que los acuer­dos de co­la­bo­ra­ción pa­ra la ma­nu­ten­ción, eran «in­su­fi­cien­tes».

Se­gun­do aviso

De to­do ello dio tras­la­do por se­gun­da vez a la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de In­mi­gra­ción que di­ri­ge aho­ra en fun­cio­nes Ma­ri­na del Co­rral y cu­ya res­pues­ta fue de nue­vo re­cha­zar la re­co­men­da­ción de la De­fen­so­ra del Pue­blo, ins­ti­tu­ción que «reite­ra­rá» su con­te­ni­do.

Tam­bién pa­ra las ofi­ci­nas de asi­lo emi­tió una re­co­men­da­ción al Mi­nis­te­rio del In­te­rior, que fue re­cha­za­da, a fin de que tras­la­da­se per­so­nal es­pe­cia­li­za­do de la Ofi­ci­na de Asi­lo y Re­fu­gio que pu­die­ra agi­li­zar las so­li­ci­tu­des. La De­fen­so­ra afir­ma que el per­so­nal allí «es in­su­fi­cien­te». En cuan­to al CETI de Me­li­lla, des­ta­ca «la pre­sen­cia sos­te­ni­da de un al­to nú­me­ro de me­no­res de edad, que en al­gu­nos me­ses del 2015 su­pe­ró la ca­pa­ci­dad teó­ri­ca to­tal del cen­tro, así como de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des fí­si­cas se­ve­ras». El pre­si­den­te de la Ciu­dad Au­tó­no­ma, Juan Jo­sé Im­bro­da, ma­ni­fes­tó que el problema de sa­tu­ra­ción que pa­de­ce el cen­tro de aco­gi­da de me­no­res de la Pu­rí­si­ma en Me­li­lla, adon­de en prin­ci­pio se de­ri­van los que tie­nen de do­ce a die­ci­ocho años, no es­tán acom­pa­ña­dos y se en­cuen­tran en si­tua­ción de de­sam­pa­ro, no se de­be a una fal­ta de pre­su­pues­tos, sino al ele­va­do nú­me­ro de re­si­den­tes. En­tien­de que Me­li­lla no pue­de aco­ger a más de 500 me­no­res ex­tran­je­ros, una ci­fra que in­clu­so Ca­na­rias con­si­de­ró en su mo­men­to ele­va­da pa­ra el ar­chi­pié­la­go. Se­gún él, la so­lu­ción pa­sa por la de­vo­lu­ción de los me­no­res a Ma­rrue­cos.

En­tre­tan­to, ayer, la Guar­dia Ci­vil y las fuer­zas de se­gu­ri­dad de Ma­rrue­cos im­pi­die­ron que un gru­po de do­ce sub­saha­ria­nos lo­gra­ra su ob­je­ti­vo de en­trar a Me­li­lla de for­ma irre­gu­lar sal­tan­do la va­lla.

Fuen­tes po­li­cia­les in­for­ma­ron de que el in­ten­to de en­tra­da se pro­du­jo a las 6.30 ho­ras, en la zo­na del di­que sur, don­de los in­mi­gran­tes de ori­gen sub­saha­riano lo­gra­ron lle­gar al va­lla­do, si bien el des­plie­gue de la Guar­dia Ci­vil y la co­la­bo­ra­ción de los agen­tes de Ma­rrue­cos frus­tra­ron el sal­to.

Las mis­mas fuen­tes han apun­ta­do que nin­guno de los in­mi­gran­tes lo­gró ac­ce­der a sue­lo es­pa­ñol y todos fue­ron re­cha­za­dos en fron­te­ra.

Es­ta pre­ten­sión de en­tra­da ocu­rrió en mi­tad del fuer­te tem­po­ral de vien­to que azo­ta Me­li­lla, por el que la Agen­cia Es­ta­tal de Me­teo­ro­lo­gía (Ae­met) ac­ti­vó ayer la aler­ta na­ran­ja en pre­vi­sión de la exis­ten­cia de ra­chas de vien­to su­pe­rio­res a los 90 ki­ló­me­tros por ho­ra.

El úl­ti­mo in­ten­to de en­tra­da se pro­du­jo el 18 de fe­bre­ro, cuan­do un cen­te­nar de in­mi­gran­tes tra­ta­ron de sal­tar el pe­rí­me­tro fron­te­ri­zo en­tre Me­li­lla y Ma­rrue­cos por la zo­na del Río de Oro y nin­guno lo con­si­guió.

F. G. GUE­RRE­RO EFE

Un gru­po de me­no­res ex­tran­je­ros no acom­pa­ña­dos en la pla­za de las Cul­tu­ras de Me­li­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.