La opo­si­ción ru­sa aso­ma la ca­be­za pa­ra re­cor­dar a Nem­tsov

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

do­res sos­tie­nen que acu­die­ron unas 25.000 per­so­nas mien­tras que la Po­li­cía ase­gu­ra que so­lo hu­bo 7.000. En cual­quier ca­so, po­ca gen­te en una ciu­dad que tie­ne más de do­ce mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Ha­ce un año, ho­ras des­pués de que Nem­tsov ca­ye­ra aba­ti­do a ba­la­zos a es­ca­sos me­tros de la mu­ra­lla del Krem­lin, en la ma­ni­fes­ta­ción de repulsa con­vo­ca­da por las mis­mas or­ga­ni­za­cio­nes que ayer sa­lie­ron a la ca­lle ha­bía más de 50.000 per­so­nas.

Pe­se a que el po­der de con­vo­ca­to­ria de la opo­si­ción ru­sa de­cre­ce, Iliá Yas­hin, ac­tual co­pre­si­den­te de Par­nas en com­pa­ñía del ex pri­mer mi­nis­tro, Mi­jaíl Ka­siá­nov, di­jo ayer que «el am­plio eco que ha te­ni­do nues­tro lla­ma­mien­to de­mues­tra que la gen­te no tie­ne mie­do y que po­de­mos mi­rar con op­ti­mis­mo ha­cia el fu­tu­ro». Yas­hin, Ka­siá­nov, fa­mi­lia­res de Nem­tsov y el blo­gue­ro an­ti­co­rrup­ción, Ale­xéi Na­val­ni, en­ca­be­za­ron la mar­cha de­trás de una alar­ga­da pan­car­ta en don­de po­nía: «Ru­sia se­rá li­bre». Ha­bía tam­bién ban­de­ras de la Unión Eu­ro­pea y al­gu­na ucra­nia­na.

El cor­te­jo, vi­gi­la­do de cer­ca por un he­li­cóp­te­ro y un abun­dan­te dis­po­si­ti­vo po­li­cial, avan­zó des­de la cén­tri­ca pla­za Push­kin, pe­ro, a di­fe­ren­cia del año pa­sa­do, no se le per­mi­tió pa­sar por el puen­te en don­de ma­ta­ron a Nem­tsov. Allí si­gue ins­ta­la­do el me­mo­rial de flo­res, ve­las y re­tra­tos eri­gi­do tras su muer­te, a pe­sar de que los ser­vi­cios mu­ni­ci­pa­les lo re­ti- ran de vez en cuan­do. Una de las reivin­di­ca­cio­nes de los ma­ni­fes­tan­tes es que sea ins­ta­la­da en ese puen­te una pla­ca en re­cuer­do del opo­si­tor, pe­ti­ción que el Ayun­ta­mien­to no pa­re­ce in­cli­na­do a sa­tis­fa­cer. Ni si­quie­ra la Du­ma acep­tó el vier­nes guar­dar un mi­nu­to de si­len­cio. Sin em­bar­go, el em­ba­ja­dor nor­te­ame­ri­cano en Mos­cú, John Tefft, sí hi­zo una ofren­da flo­ral en el puen­te Bols­hói Mosk­vo­rets­ki y hoy se­gui­rán el ejem­plo los em­ba­ja­do­res europeos.

El ho­mi­ci­dio no es­tá to­da­vía es­cla­re­ci­do. Es ver­dad que quien apre­tó el ga­ti­llo, el ex po­li­cía che­cheno Zaúr Da­dáev, es­tá aho­ra en­tre re­jas. Pe­ro el su­pues­to ins­ti­ga­dor, el tam­bién che­cheno, Rus­lán Mu­ju­dí­nov, en bus­ca y cap­tu­ra por la In­ter­pol, vi­ve tran­qui­la­men­te en Che­che­nia. El en­torno del di­fun­to po­lí­ti­co cree, no obs­tan­te, que el prin­ci­pal sos­pe­cho­so de ha­ber en­car­ga­do el cri­men es el pre­si­den­te de Che­che­nia, Ram­zán Ka­dí­rov.

YU­RI KOCHETKOV EFE

La opo­si­ción in­ten­tó con­ver­tir el aniver­sa­rio en una ex­hi­bi­ción de fuer­za con­tra Pu­tin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.