El prag­ma­tis­mo se im­po­ne de nue­vo

Miguel-An­xo Mu­ra­do

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

En el vo­ca­bu­la­rio po­lí­ti­co ira­ní es im­por­tan­te la dis­tin­ción en­tre mo­de­ra­do y re­for­mis­ta. Y más im­por­tan­te aún es la re­la­ción en­tre las dos fac­cio­nes. Re­for­mis­tas y mo­de­ra­dos coin­ci­den en de­fen­der la re­vo­lu­ción is­lá­mi­ca de 1979. Tam­bién coin­ci­den en la ne­ce­si­dad de trans­for­mar­la e ir ha­cia una aper­tu­ra. Las di­fe­ren­cias es­tán en el rit­mo y los lí­mi­tes de esa aper­tu­ra.

En 1997, con la pre­si­den­cia de Moham­med Ja­ta­mí, los re­for­mis­tas al­can­za­ron el po­der. Pe­ro su vic­to­ria en aque­llas elec­cio­nes fue tan cla­ra que de­ci­die­ron en­fren­tar­se no so­lo a los con­ser­va­do­res sino tam­bién a los mo­de­ra­dos, que has­ta en­ton­ces ha­bían si­do sus alia­dos. Re­sul­tó un error fa­tal. Ja­ta­mí pu­do ha­cer al­gu­nos cam­bios im­por­tan­tes, como su acer­ca­mien­to a Oc­ci­den­te y la re­la­ja­ción de las nor­mas teo­crá­ti­cas en el país, pe­ro cuan­do fra­ca­so en la ges­tión de la economía tu­vo que en­fren­tar­se a una coa­li­ción de mo­de­ra- dos y ra­di­ca­les que pre­ci­pi­tó su caí­da en des­gra­cia y abrió el ca­mino al po­pu­lis­mo ul­tra­con­ser­va­dor de Mah­mud Ah­ma­di­ne­yad. Sue­le de­cir­se que Ah­ma­di­ne­yad ga­nó su se­gun­da pre­si­den­cia en 2009 me­dian­te un frau­de elec­to­ral, pe­ro no hay nin­gu­na prue­ba de que fue­se así. Irán no es, en mo­do al­guno, una de­mo­cra­cia. Sin em­bar­go, su sis­te­ma po­lí­ti­co es real­men­te elec­ti­vo y, den­tro de cier­tos lí­mi­tes, re­fle­ja el es­ta­do de opi­nión de la so­cie­dad. El es­ta­do de opi­nión era en­ton­ces de de­cep­ción pro­fun­da con los re­for­mis­tas.

Tam­bién Ah­ma­di­ne­yad aca­bó de­cep­cio­nan­do, lo que ha per­mi­ti­do una re­con­fi­gu­ra­ción del es­pa­cio po­lí­ti­co en la que re­for­mis­tas y mo­de­ra­dos han he­cho las pa­ces. Es­ta co­la­bo­ra­ción fue la que lle­vó en 2013 a la pre­si­den­cia al mo­de­ra­do Ha­sán Roha­ní. Es­ta vez, Roha­ní ha po­di­do desa­rro­llar su pro­gra­ma de re­for­mas igual­men­te mo­de­ra­das con más cal­ma y apun­tar­se al­gu­nos éxi­tos. Prio­ri­zan­do el acuer­do nu­clear con Es­ta­dos Uni­dos y sus alia­dos, ha con­se­gui­do el le­van­ta­mien­to gra­dual de las san­cio­nes y, aunque los efec­tos po­si­ti­vos to­da­vía no ha­yan lle­ga­do a la ma­sa de la po­bla­ción, la economía es­tá me­jo­ran­do a ojos vis­tas. Por eso, y a fal­ta de los re­sul­ta­dos fi­na­les, to­do apun­ta­ba ayer a que el elec­to­ra­do ha da­do a la alianza de mo­de­ra­dos y re­for­mis­tas el con­trol del Par­la­men­to. Es­te es­ta­ba to­da­vía en ma­nos de los con­ser­va­do­res pre­ci­sa­men­te por­que las an­te­rio­res elec­cio­nes fue­ron boi­co­tea­das por los re­for­mis­tas.

Ya so­lo que­da­ría un bas­tión de po­der con­ser­va­dor: el car­go de Lí­der Su­pre­mo que os­ten­ta Alí Ja­me­neí. Pe­ro es­to po­dría cam­biar pron­to igual­men­te. En pa­ra­le­lo a las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias, los ira­níes vo­ta­ron el vier­nes a los miem­bros de la Asam­blea de Ex­per­tos, el ór­gano que con­tro­la al Lí­der Su­pre­mo, y pa­re­ce ser que tam­bién ahí mo­de­ra­dos y re­for­mis­tas van por de­lan­te. Si es­to se con­fir­ma­se, que­da­ría abier­to el úl­ti­mo can­da­do que ce­rra­ba la po­si­bi­li­dad de re­for­mas en la Re­pú­bli­ca is­lá­mi­ca de Irán. El rit­mo y los lí­mi­tes de esas re­for­mas es lo que fal­ta por ver aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.