EE.UU. gi­ra la ru­le­ta del Su­per­mar­tes

De­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos se la jue­gan el 1 de mar­zo al vo­tar 14 es­ta­dos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - MER­CE­DES GA­LLE­GO

Si hay al­go que de­fi­ne irre­mi­si­ble­men­te a un perdedor en Es­ta­dos Uni­dos es no ga­nar su pro­pio Es­ta­do. La his­to­ria es­tá lle­na de candidatos pre­si­den­cia­les cu­yo nom­bre ha pa­sa­do al ce­men­te­rio de los po­lí­ti­cos fra­ca­sa­dos. Des­de Mitt Rom­ney, que per­dió en­tre sus her­ma­nos mor­mo­nes de Utah, has­ta Geor­ge McGo­vern, in­ca­paz de apun­tar­se la vic­to­ria en su Da­ko­ta del Sur. El pro­pio Al Go­re no ha­bría te­ni­do que po­ner­se en ma­nos del Tri­bu­nal Su­pre­mo si hu­bie­ra ga­na­do Ten­nes­see. Por eso Ted Cruz sa­be que si el mar­tes no ven­ce a Do­nald Trump en su es­ta­do de Te­xas, el Su­per­mar­tes se con­ver­ti­rá en su Ála­mo per­so­nal. Así de al­to es­tá el lis­tón pa­ra los candidatos pre­si­den­cia­les que as­pi­ran a re­pre­sen­tar a su par­ti­do en las ge­ne­ra­les de no­viem­bre. Has­ta que lle­guen, ese día es el más im­por­tan­te de la cam­pa­ña elec­to­ral. Io­wa re­par­tió 26 de­le­ga­dos en­tre los re­pu­bli­ca­nos. New Ham­ps­hi­re, 20. Ca­ro­li­na del Sur, 50. El Su­per­mar­tes, 595. O sea, ca­si la mi­tad de los 1.236 que cual­quie­ra de los cin­co con­ten­dien­tes que que­dan en pie ne­ce­si­ta­rá pa­ra ga­nar la no­mi­na­ción del par­ti­do con­ser­va­dor.

So­lo tres, sin em­bar­go, tie­nen po­si­bi­li­da­des reales de co­ro­nar­se: Do­nald Trump, el lí­der; Ted Cruz, el ga­na­dor de Io­wa, y Marco Rubio, que to­da­vía no ha ga­na­do ni un so­lo Es­ta­do pe­ro si­gue pre­sen­tán­do­se como la úni­ca al­ter­na­ti­va al ex­tre­mis­mo de sus dos ri­va­les. Rubio es, por de­fec­to, la op­ción pre­fe­ri­da del es­ta­blish­ment po­lí­ti­co. El úl­ti­mo hom­bre en pie, des­pués de que los vo­tan­tes tum­ba­ran a una lar­ga ris­tra de fa­vo­ri­tos como Jeb Bush, Ch­ris Ch­ris­tie, Lindsey Graham, Scott Wal­ker y así has­ta los 17 que em­pe­za­ron la ca­rre­ra, sin que mu­chos lo­gra­ran lle­gar si­quie­ra a la lí­nea de par­ti­da.

El se­na­dor de Flo­ri­da ten­drá su pro­pio Ála­mo el día 15, lo que le da mar­gen pa­ra de­mos­trar es­te mar­tes que pue­de ser la al­ter­na­ti­va a la que as­pi­ra. De mo­men­to cuen­ta con el apo­yo for­mal de 57 le­gis­la­do­res, más que todos sus ri­va­les jun­tos. Na­te Sil­ver, el es­ta­dis­ta que en el 2008 y el 2012 se con­vir­tió en el hom­bre del año por la in­fa­li­bi­li­dad de sus pro­nós­ti­cos elec­to­ra­les, cree que los apo­yos ofi­cia­les son el fac­tor más fia­ble pa­ra pre­de­cir al no­mi­na­do del par­ti­do, por lo que lle­va mi­nu­cio­sa­men­te la cuen­ta en su web www.fi­vethirt­yeight.com. Ahí atri­bu­ye dis­tin­ta pun­tua­ción a ca­da apo­yo se­gún sean dipu­tados, se­na­do­res o go­ber­na­do­res, sien­do es­tos úl­ti­mos los que más pun­tos va­len. En su ta­bla de va­lo­res, Rubio tie­ne 150 pun­tos; Cruz, 34 y Trump 2, re­cién ad­qui­ri­dos. Si la di­fe­ren­cia pa­re­ce abis­mal en el la­do re­pu­bli­cano, pa­ra qué ha­blar del de­mó­cra­ta: Hi­llary Clin­ton tie­ne 473 pun­tos en su ta­bla, fren­te a los 3 de Ber­nie San­ders.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.