Clin­ton y San­ders ex­plo­tan sus ca­la­de­ros

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

Los dos as­pi­ran­tes de­mó­cra­tas tam­bién se jue­gan la par­ti­da más im­por­tan­te, pe­ro mien­tras Hi­llary Clin­ton as­pi­ra a re­afir­mar su li­de­raz­go en al me­nos me­dia do­ce­na de te­rri­to­rios su­re­ños don­de aún se la co­no­ce como la ex pri­me­ra da­ma de Ar­kan­sas, Ber­nie San­ders es­pe­ra man­te­ner­se en pie y dar al­gu­na sor­pre­sa. El se­na­dor in­de­pen­dien­te no ten­drá pro­ble­mas pa­ra ga­nar Ver­mont, al que re­pre­sen­ta, y pue­de que le ha­ga som­bra en el cer­cano Mas­sa­chu­setts, don­de si al­guien es reale­za, a fal­ta de los Ken­nedy, es un Clin­ton. Cree que tam­bién pue­de al­zar­se con dos es­ta­dos pro­gre­sis­tas como Co­lo­ra­do, se­gun­do en le­ga­li­zar la ma­rihua­na pa­ra uso re­crea­ti­vo, y Min­ne­so­ta, don­de el for­ma­to de cau­cus le es más fa­vo­ra­ble.

Y de todos los su­re­ños que pue­de per­der, es en Oklaho­ma don- de pien­sa dar la ba­ta­lla. Una tie­rra tan aje­na que el miér­co­les apro­ve­chó su vi­si­ta pa­ra ha­cer tu­ris­mo y ce­nar con su esposa y ren­dir sus res­pe­tos al pio­ne­ro de la mú­si­ca folk com­pro­me­ti­da, Woody Guth­rie. «Sus can­cio­nes ha­bla­ban de la reali­dad de la cla­se trabajadora y es in­creí­ble có­mo su mú­si­ca aún vi­ve en es­te país y en el res­to del mundo», di­jo des­pués an­te 7.000 jó­ve­nes que pro­ba­ble­men­te nun­ca ha­bían oí­do ha­blar del au­tor de This Land is Your Land. Se­gu­ro que más de uno atri­buía la can­ción a Springs­teen.

Mu­chos de los que lo es­cu­cha­ban no po­drán vo­tar por­que aún son me­no­res de edad, pe­ro la co­la pa­ra en­trar al re­cin­to se alar­ga­ba du­ran­te más de un ki­ló­me­tro y me­dio, se­gún el dia­rio Tul­sa World. Na­die in­te­rrum­pió su dis­cur­so con pan­car­tas como el mes pa­sa­do. El mul­ti­mi­llo­na­rio de­tes­ta pro­fun­da­men­te a los que pro­tes­tan en sus mí­ti­nes y es­ta semana des­car­gó to­da su fu­ria en Las Ve­gas mien­tras la se­gu­ri­dad se lle­va­ba a uno de ellos. «Me dan ga­nas de me­ter­le un pu­ñe­ta­zo en la ca­ra», es­pe­tó. «¿Sa­béis lo que odio? Que es­te ti­po que nos in­te­rrum­pe se va­ya de ro­si­tas, me re­vuel­ve el es­tó­ma­go. Me en­can­tan los vie­jos tiem­pos, ¿sa­béis lo que les ha­cían a ti­pos como él cuan­do ve­nían a un lu­gar como es­te? Se los lle­va­ban en ca­mi­lla».

Los afro­ame­ri­ca­nos

San­ders tam­bién lan­za pu­ñe­ta­zos al ai­re, pe­ro van con­tra em­pre­sas como Wal-Mart, que em­plea a uno de ca­da 114 ha­bi­tan­tes de Oklaho­ma con suel­dos de mi­se­ria que los obli­gan a vi­vir de la be­ne­fi­cen­cia y aca­ban mer­man­do las ar­cas del Es­ta­do. Si ese men­sa­je en­cuen­tra más eco en Oklaho­ma y Min­ne­so­ta que en Ar­kan­sas o Ten­nes­see es por­que la po­bla­ción afro­ame­ri­ca­na de es­tos dos úl­ti­mos do­bla y tri­pli­ca la de los pri­me­ros.

San­ders no lo­gra ha­cer me­lla en el apo­yo que re­ci­be Clin­ton de los afro­ame­ri­ca­nos, tras eri­gir­se as­tu­ta­men­te en la su­ce­so­ra del pri­mer pre­si­den­te ne­gro de la his­to­ria. La ex se­cre­ta­ria de Es­ta­do de Oba­ma pue­de ha­ber di­si­pa­do el pá­ni­co que cun­dió en su cam­pa­ña tras la aplas­tan­te de­rro­ta de New Ham­ps­hi­re, pe­ro no se ha li­bra­do del socialista que la ori­lla ha­cia la iz­quier­da. San­ders no pien­sa ti­rar la toa­lla, ni an­tes ni des­pués del Su­per­mar­tes, y pro­me­te que «cuan­do los de­mó­cra­tas se reúnan en ju­lio en (la con­ven­ción de) Fi­la­del­fia vamos a ver el re­sul­ta­do de una de las más gran­des sor­pre­sas en la his­to­ria po­lí­ti­ca de Es­ta­dos Uni­dos».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.