Mul­ti­tu­di­na­ria pro­tes­ta en San­tia­go por el fu­tu­ro de la pes­ca, el ma­ris­queo y la acui­cul­tu­ra, don­de mi­les de per­so­nas exi­gie­ron otra po­lí­ti­ca y una ma­yor de­fen­sa ins­ti­tu­cio­nal del sec­tor

La Voz de Galicia (Ourense) - - Marítima - M. BERAMENDI, M. CHEDA

Fa­mi­lias en­te­ras, ma­ris­ca­do­ras, ba­teei­ros, ma­ri­ne­ros, ar­ma­do­res... El mundo del mar es­ce­ni­fi­có ayer en las ca­lles de San­tia­go una uni­dad sin pre­ce­den­tes en de­man­da de un fu­tu­ro me­jor y pa­ra exi­gir un cam­bio a los di­ri­gen­tes, tan­to en las po­lí­ti­cas, como en la de­fen­sa del sec­tor an­te las ins­ti­tu­cio­nes es­pa­ño­las y co­mu­ni­ta­rias. Ni el tiem­po desa­pa­ci­ble ni la re­ti­ra­da de la ley de acui­cul­tu­ra por par­te de la Xun­ta im­pi­die­ron una mul­ti­tu­di­na­ria pro­tes­ta: 30.000 per­so­nas se­gún los or­ga­ni­za­do­res, y en­tre 10.000 y 15.000, se­gún otras fuen­tes con­sul­ta­das.

Allí es­ta­ban la pes­ca ar­te­sa­nal, ma­ris­ca­do­ras, ba­teei­ros y tra­ba­ja­do­res de to­das las ar­tes lle­ga­dos des­de todos los pun­tos de la cos­ta ga­lle­ga en au­to­bu­ses fle­ta­dos. Una mo­vi­li­za­ción ur­di­da des­de la Fe­de­ra­ción Ga­le­ga de Co­fra­días. Y cu­yo res­pal­do se ex­pli­ca, en gran par­te, por pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les lar­va­dos tiem­po atrás: el sa­nea­mien­to de las rías y la ca­li­dad de las aguas, la re­cu­rren­te es­ca­sez de cuo­tas (como prue­ban la lar­ga acam­pa­da de la vo­lan­ta y el cer­co), los pro­ble­mas de los ban­cos ma­ris­que­ros, so­bre to­do en la ría de Arou­sa, y por úl­ti­mo, la sen­sa­ción ge­ne­ra­li­za­da en el sec­tor de que es­tán des­pro­te­gi­dos por par­te de los po­de­res po­lí­ti­cos.

Todos ellos, con­flic­tos que se arras­tran des­de ha­ce ya tiem­po, so­bre to­do por las di­fi­cul­ta­des pa­ra con­tra­rres­tar de­ci­sio­nes de Bru­se­las, tan­to por par­te del Go­bierno cen­tral como de la Xun­ta; lo acon­te­ci­do con el cer­co y la con­tro­ver­ti­da ley acuí­co­la han si­do qui­zás los de­to­nan­tes pa­ra el es­ta­lli­do de un ma­les­tar so­cial que vie­ne ges­tán­do­se des­de ha­ce dé­ca­das, como si se tra­ta­ra de un vol­cán que lle­va tiem­po dor­mi­do y en­tra en erup­ción.

Los ni­ños, en ca­be­za

En con­tra de lo de­fen­di­do por la Xun­ta, que ve un sec­tor que ha ex­pe­ri­men­ta­do enor­mes avan­ces, pe­se a que exis­ten di­fi­cul­ta­des, las fa­mi­lias que vi­ven del mar apre­cian un ho­ri­zon­te con mu­chas más nu­bes que cla­ros. De ahí que la pro­tes­ta la en­ca­be­za­sen un gru­po de ni­ños, hi­jos de ma­ri­ne­ros y ma­ris­ca­do­ras, con una pan­car­ta que lle­va­ba como le­ma O mar é o no­so fu­tu­ro.

La mul­ti­tu­di­na­ria pro­tes­ta trans­cu­rrió por las ca­lles de San­tia­go sin in­ci­den­tes, has­ta aden- trar­se en el cas­co vie­jo y con­cluir en la mi­le­na­ria Pra­za do Obra­doi­ro. A lo lar­go del re­co­rri­do se pro­fi­rie­ron con­sig­nas con­tra los po­lí­ti­cos, en es­pe­cial con­tra Rosa Quin­ta­na, la con­se­llei­ra do Mar, a la que exi­gían su di­mi­sión.

Hu­bo pan­car­tas y le­mas con­tra la con­tro­ver­ti­da ley ga­lle­ga de acui­cul­tu­ra pe­se a ha­ber si­do de­fi­ni­ti­va­men­te re­ti­ra­da días atrás por la Xun­ta an­te la im­po­si­bi­li­dad de lo­grar un con­sen­so con el sec­tor. Una si­tua­ción que los con­vo­can­tes atri­bu­yen al he­cho de que Rosa Quin­ta­na los ha­ya mi­nus­va­lo­ra­do. «De aho­ra en ade­lan­te que­re­mos que la Ad­mi­nis­tra­ción se sien­te a ha­blar an­te cual­quier nor­ma que quie­ra apro­bar», in­sis­tía Xo­cas Rubido, por­ta­voz de la Pla­ta­for­ma de la Ría de Arou­sa, una de las co­mar­cas que más se mo­vi­li­zó pa­ra la con­vo­ca­to­ria de ayer.

La Xun­ta, que ase­gu­ra es­tar siem­pre abier­ta al diá­lo­go, en- tien­de des­pro­por­cio­na­da es­ta pro­tes­ta. Y has­ta la pro­pia con­se­llei­ra, ha­ce días, ad­vir­tió que si de lo que se tra­ta­ba era de sa­lir en de­fen­sa del sec­tor ella mis­ma po­dría acu­dir a la ma­ni­fes­ta­ción.

De he­cho, mien­tras dis­cu­rría la pro­tes­ta, el por­ta­voz del PP­deG, Miguel Te­lla­do, no du­da­ba en cri­ti­car la ins­tru­men­ta­li­za­ción po­lí­ti­ca de una con­vo­ca­to­ria con­tra una ley ya re­ti­ra­da. «Nós res­pec­ta­mos as pro­tes­tas dos ci­da­dáns por­que es­tán en to­do o seu de­rei­to, pe­ro pa­ré­ce­nos gra­ve que a si­tua­ción se­xa apro­vei­ta­da por de­ter­mi­na­dos par­ti­dos, che­gan­do a fa­cer un­ha ma­ni­pu­la­ción in­tere­sa­da e mes­mo pro­mo­ven­do a asis­ten­cia á ma­ni­fes­ta­ción me­dian­te o uso de re­cur­sos dal­gúns con­ce­llos», sos­tu­vo.

To­más Fa­jar­do Pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Ga­le­ga de Con­fra­rías

Múl­ti­ples cau­sas

Más allá de la in­ter­pre­ta­ción po­lí­ti­ca que sus­ci­te la pro­tes­ta, las ca­lles de San­tia­go sí es­ce­ni­fi­ca­ron un ma­les­tar ge­ne­ra­li­za­do del mundo del mar, ex­ten­si­ble a to­das las ar­tes, con mi­les de fa­mi­lias pro­vi­nien­tes de mu­chos pun­tos de Ga­li­cia, lo que da cuen­ta de la exis­ten­cia y de la di­men­sión de un problema en el sec­tor.

La ma­ni­fes­ta­ción con­clu­yó en el Obra­doi­ro con la lec­tu­ra de un ma­ni­fies­to ti­tu­la­do O la­te­xo

por par­te del ac­tor Car­los Blan­co. Un es­cri­to que com­pi­la­ba las de­man­das del sec­tor, como un re­par­to más jus­to de cuo­tas pa­ra ga­ran­ti­zar la via­bi­li­dad de la pes­ca, ma­yor ca­li­dad de las aguas. Y la de­fen­sa in­con­di­cio­nal del mar en las ins­ti­tu­cio­nes.

Xo­cas Rubido Pre­si­den­te de la Pla­ta­for­ma en De­fen­sa da Ría de Arou­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.