Si la fa­vo­ri­ta «El re­na­ci­do» ob­tie­ne el Óscar al me­jor fil­me se­rían ya tres años de do­mi­nio la­tino

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura - H. J. POR­TO

A es­te pa­so el úni­co enemi­go en Holly­wood digno de Ale­jan­dro Gon­zá­lez Iñá­rri­tu se­rá el pro­pio Ale­jan­dro Gon­zá­lez Iñá­rri­tu. Es de­cir, su ca­pa­ci­dad pa­ra pro­gre­sar o, al me­nos, no ma­lo­grar­se. El año pa­sa­do el ci­neas­ta me­xi­cano ba­rrió a sus ri­va­les —dos cin­tas de al­tu­ra, Boy­hood y El gran ho­tel Bu­da­pest— y se hi­zo con cua­tro es­ta­tui­llas. La co­me­dia Bird­man lo­gró las de me­jor pe­lí­cu­la, di­rec­tor, guion ori­gi­nal (un­to­do-Iñá­rri­tu) y fo­to­gra­fía (pa­ra Em­ma­nuel el Chi­vo Lu­bez­ki). Su­ce­día en el trono de la rea­li­za­ción a otro me­xi­cano, Alfonso Cua­rón, que en el 2014 me­re­ció es­te re­co­no­ci­mien­to por Gra­vity, don­de tam­bién Lu­bez­ki triunfó por la di­rec­ción fo­to­grá­fi­ca [¡ojo con la cá­ma­ra del me­xi­cano!, que es­ta no­che, si Ro­ger Dea­kins ( Sicario) no lo im­pi­de, po­dría lle­var­se con El re­na­ci­do su ter­ce­ra es­ta­tui­lla con­se­cu­ti­va y reivin­di­car­se como una de las me­jo­res de su tiem­po, si no lo es ya].

La he­ge­mo­nía de los es­pal­das mo­ja­das po­dría ro­zar en es­ta 88.ª edi­ción lo in­sul­tan­te, di­cho iró­ni­ca­men­te des­pués de aquel chascarrillo de Iñá­rri­tu en la ce­re­mo­nia del año pa­sa­do: «¡Dios!, qui­zá el Go­bierno de EE.UU. im­pon­ga al­gu­na pe­na­li­za­ción mi­gra­to­ria a la Aca­de­mia, por­que dos me­xi­ca­nos se­gui­dos ga­nan­do re­sul­ta asun­to sos­pe­cho­so». En reali­dad, da­ba ré­pli­ca al chis­te po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to —una tor­pe­za que desató no po­cos re­cha­zos e in­cen­dió las re­des so­cia­les— de su ami­go Sean Penn al pro­cla­mar­lo ven­ce­dor en el apar­ta­do del fil­me: «¿Quién le dio a es­te hi­jo de pe­rra su per­mi­so de re­si­den­cia?».

Des­de el 2010 (Kathryn Bi­ge­low por En tie­rra hos­til) no hay un di­rec­tor ga­na­dor es­ta­dou­ni­den­se.

La ofen­sa na­cio­nal se­ría de un ca­la­do ma­yor si Iñá­rri­tu se al­za de nue­vo con la es­ta­tui­lla del rea­li­za­dor con El re­na­ci­do, tras ven­cer con Bird­man en el 2015. Igua­la­ría a una glo­ria intocable de la pa­tria: John Ford, úni­co que ob­tu­vo el Óscar en es­ta ca­te­go­ría dos años con­se­cu­ti­vos: Las uvas de la ira (1940) y ¡Qué ver­de era mi va­lle! (1941).

El nue­vo tra­ba­jo de Gon­zá­lez Iñá­rri­tu, El re­na­ci­do ( The Re­ve­nant), par­te como gran fa­vo­ri­to con sus do­ce no­mi­na­cio­nes, que in­clu­yen pe­lí­cu­la, di­rec­tor, ac­tor prin­ci­pal (Leo­nar­do DiCa­prio), ac­tor de re­par­to (Tom Hardy) y fo­to­gra­fía (Lu­bez­ki). A prio-

ri, por el nú­me­ro de can­di­da­tu­ras, so­lo es­tá en dis­po­si­ción de plan­tear ba­ta­lla —la ex­pre­sión no pue­de ser más apro­pia­da— con su de­ce­na de no­mi­na­cio­nes la rui­do­sa Mad Max, fu­ria en la ca­rre­te­ra, y que, aunque dispu­tará las ca­te­go­rías de me­jor pe­lí­cu­la y di­rec­tor (el ve­te­rano pa­dre de la cria­tu­ra en ori­gen, Geor­ge Mi­ller, allá por 1979), vis­to lo ocu­rri­do en los pa­sa­dos Glo­bos de Oro —otor­ga­dos por la Aso­cia­ción de la Pren­sa Ex­tran­je­ra de Holly­wood—, don­de la cin­ta del aus­tra­liano se fue hu­mi­lla­da, su es­pa­cio po­dría que­dar re­du­ci­do a los as­pec­tos téc­ni­cos. El re­na­ci­do, en cam­bio, se lle­vó los pre­mios de me­jor pe­lí­cu­la, di­rec­tor y (pa­ra DiCa­prio) ac­tor dra­má­ti­co. El lar­go­me­tra­je de Iñá­rri­tu, ba­sa­do en acon­te­ci­mien­tos reales his­tó­ri­cos, re­la­ta la pe­ri­pe­cia, a co­mien­zos del si­glo XIX, de Hugh Glass, un ex­plo­ra­dor al que aban­do­na co­bar­de­men­te su ex­pe­di­ción tras su­frir gra­ves he­ri­das en el ata­que de un oso. Su an­sia de ven­gan­za es un fe­roz motor que lo lle­va a so­bre­vi­vir y re­cu­pe­rar­se de sus le­sio­nes en una au­tén­ti­ca odi­sea, en­tre un te­rri­ble in­vierno y la per­ma­nen­te ame­na­za de los in­dios.

A sus 41 años, DiCa­prio me­re­ció el re­co­no­ci­mien­to del sin­di­ca­to de ac­to­res por su re­crea­ción del tram­pe­ro, por lo que, to­do apun­ta, se eri­ge como fa­vo­ri­to pa­ra ha­cer­se por fin, en su quin­ta no­mi­na­ción, con la es­ta­tui­lla. Si los Baf­ta (los Go­ya bri­tá­ni­cos) se rin­die­ron a El re­na­ci­do —me­jor pe­lí­cu­la, di­rec­tor, ac­tor, fo­to­gra­fía y so­ni­do—, los pre­mios del sin­di­ca­to de ac­to­res (en su 22.ª edi­ción) con­ce­die­ron sin em­bar­go el ga­lar­dón al me­jor re­par­to a Spotlight, de Tho­mas McCarthy, que po­dría al­zar­se como me­jor pe­lí­cu­la. El vier­nes El re­na­ci­do se lle­va­ba en Pa­rís el Cé­sar a la me­jor pe­lí­cu­la ex­tran­je­ra.

So­lo la fla­gran­te au­sen­cia de Ca­rol, la ma­ra­vi­lla fil­ma­da por Todd Hay­nes so­bre el re­la­to de Patricia Highs­mith, em­pa­ña la fies­ta pre­pa­ra­da pa­ra Iñá­rri­tu. Pa­ra Ca­rol han de­ja­do la as­pi­ra­ción de las es­ta­tui­llas a la me­jor ac­triz pro­ta­go­nis­ta (Ca­te Blan­chett) y de re­par­to (Roo­ney Ma­ra), más allá de guion adap­ta­do, ban­da so­no­ra, fo­to­gra­fía y ves­tua­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.