Gran­des tec­no­ló­gi­cas se su­man a la de­fen­sa de la pri­va­ci­dad

La Voz de Galicia (Ourense) - - Alta Definición - TE­RE­SA BOU­ZA

La pe­lea que li­bra Ap­ple con el Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos por la ne­ga­ti­va de la em­pre­sa a ayu­dar al FBI a des­blo­quear un iPho­ne pro­me­te in­ten­si­fi­car­se la pró­xi­ma semana cuan­do gran­des fir­mas tec­no­ló­gi­cas de Si­li­con Va­lley pla­nean pre­sen­tar mo­cio­nes le­ga­les en apo­yo de la com­pa­ñía. Goo­gle, Fa­ce­book, Mi­cro­soft, Twit­ter, Ama­zon y Yahoo pre­vén pre­sen­tar va­rias mo­cio­nes pa­ra ex­pre­sar su res­pal­do a Ap­ple, en un ges­to que se es­pe­ra cree un fren­te uni­do en Si­li­con Va­lley en el de­ba­te abier­to so­bre pri­va­ci­dad y se­gu­ri­dad con el Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se.

Los tam­bo­res de gue­rra so- na­rán tam­bién con fuer­za en Was­hing­ton, so­bre to­do el mar­tes, cuan­do es­tá pre­vis­ta una au­dien­cia en el Co­mi­té Ju­di­cial de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes pa­ra de­ba­tir có­mo en­con­trar un ne­ce­sa­rio equi­li­brio en­tre se­gu­ri­dad y pri­va­ci­dad.

En­tre los que se es­pe­ra tes­ti­fi­quen en la au­dien­cia es­tá el prin­ci­pal ase­sor le­gal de Ap­ple, Bru­ce Se­well, así como el di­rec­tor del Bu­ró Fe­de­ral de In­ves­ti­ga­ción (FBI), Ja­mes Co­mey, y el fis­cal de Man­hat­tan, Cy­rus Van­ce.

Nin­guno de los dos ban­dos da se­ña­les de fla­que­za en la pe­lea que in­vo­lu­cra un te­lé­fono iPho­ne uti­li­za­do por uno de los au­to­res del ti­ro­teo de di­ciem­bre pa­sa­do en la ciu­dad ca­li­for­nia­na de San Ber­nar­dino, en el que mu­rie­ron 14 per­so­nas y 22 re­sul­ta­ron he­ri­das, en un ca­so que se in­ves­ti­ga como te­rro­ris­mo.

El FBI quie­re que la com­pa­ñía tec­no­ló­gi­ca le ayu­de a des­blo­quear el dis­po­si­ti­vo. En con­cre­to, el FBI bus­ca que Ap­ple di­se­ñe un soft­wa­re que le per­mi­ta eli­mi­nar el sis­te­ma de se­gu­ri­dad ins­ta­la­do en el te­lé­fono y que es­tá pro­gra­ma­do pa­ra bo­rrar to­do el con­te­ni­do del dis­po­si­ti­vo des­pués de diez in­ten­tos de con­tra­se­ñas fa­lli­das. Eso per­mi­ti­ría a la agen­cia fe­de­ral usar el mé­to­do co­no­ci­do como «fuer­za bru­ta», que uti­li­za un or­de­na­dor pa­ra pro­bar un gran nú­me­ro de com­bi­na­cio­nes de con­tra­se­ñas has­ta dar con la ade­cua­da.

La jue­za fe­de­ral She­ri Pym or­de­nó la semana pa­sa­da a Ap­ple que ayu­de a los agen­tes del FBI, a lo que el gi­gan­te tec­no­ló­gi­co con se­de en Cupertino (Ca­li­for­nia) se nie­ga, adu­cien­do que es­ta «or­den sin pre­ce­den­tes» no en­cuen­tra «apo­yo en la ley y vio­la­ría la Cons­ti­tu­ción».

Es­ta­do po­li­cial

Uno de los prin­ci­pa­les abo­ga­dos de Ap­ple en el ca­so, Theo­do­re Ol­son, aler­tó el vier­nes de que el ce­der a la pre­sión del Go­bierno con­du­ci­ría a un «es­ta­do po­li­cial». «Uno pue­de ima­gi­nar­se a di­fe­ren­tes agen­tes del or­den di­cién­do­le a Ap­ple que quie­ren un nue­vo pro­duc­to pa­ra ac­ce­der a al­go», di­jo Ol­son a la ca­de­na CNN. «In­clu­so un juez es­ta­tal po­dría pe­dir­le a Ap­ple que di­se­ñe al­go. No ha­bría pun­to fi­nal. Con­du­ci­ría a un es­ta­do po­li­cial», afir­mó el abo­ga­do. «Es muy fá­cil de­cir que hay un ca­so de te­rro­ris­mo y que, por tan­to, uno tie­ne que ha­cer to­do lo que di­ga el Go­bierno, pe­ro uno no quie­re vio­lar las li­ber­ta­des ci­vi­les que todos ce­le­bra­mos sim­ple­men­te por­que usen la pa­la­bra te­rro­ris­mo», in­sis­tió Ol­son.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.