Alla­riz, pi­lo­to en un plan eu­ro­peo de la DGT pa­ra re­du­cir el uso del co­che

El Jue­go de la Ser­pien­te in­cen­ti­va el des­pla­za­mien­to a pie, en bi­ci­cle­ta o en trans­por­te co­lec­ti­vo

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense -

Se lla­ma «El Jue­go de la Ser­pien­te» y su ob­je­ti­vo es que los ni­ños de edu­ca­ción pri­ma­ria acu­dan al co­le­gio an­dan­do, en bi­ci­cle­ta o en trans­por­te co­lec­ti­vo, ya sea au­to­bús o co­che com­par­ti­do.

El co­le­gio ala­ri­cano Pa­dre Fei­joo es, de mo­men­to, el úni­co de Ga­li­cia que se ha subido al ca­rro de la mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble ins­cri­bién­do­se en un pro­yec­to eu­ro­peo que lle­ga a nues­tro país a tra­vés de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Trá­fi­co.

En los pró­xi­mos me­ses la ac­ti­vi­dad se des­pla­za­rá al Fi­lo­me­na Dato, de Bar­ba­dás, y es po­si­ble que el co­le­gio de O Cou­to, muy im­pli­ca­do en pro­yec­tos de se­gu­ri­dad vial como el Ca­mi­ño es­co­lar, tam­bién se ad­hie­ra a es­ta ini­cia­ti­va lú­di­ca y pe­da­gó­gi­ca.

Se tra­ta, ex­pli­ca Sin­da Aguiar, coor­di­na­do­ra pro­vin­cial de edu­ca­ción vial de la DGT, de que los ni­ños ga­nen en sa­lud ca­mi­nan­do un po­co más ca­da día, de des­con­ges­tio­nar el en­torno de los co­le­gios, de con­cien­ciar a los más jó­ve­nes so­bre la mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble y la re­duc­ción de las emi­sio­nes de CO2, de fo­men­tar su au­to­no­mía per­so­nal y, como co­lo­fón, de me­jo­rar la sa­lud, so­cial y am­bien­tal, de los es­pa­cios pú­bli­cos.

El jue­go es sen­ci­llo: to­das las cla­ses dis­po­nen de pe­ga­ti­nas cir- cu­la­res en las que ca­da ni­ño pe­ga otro pe­que­ño círcu­lo ca­da vez que va al co­le an­dan­do, en bi­ci o trans­por­te co­lec­ti­vo. Es el sím­bo­lo de que ha sa­tis­fe­cho al­guno de los re­qui­si­tos del pro­yec­to.

El pro­fe­sor ha­ce un re­cuen­to dia­rio en el au­la y, cuan­do la pe­ga­ti­na es­tá com­ple­ta, se co­lo­ca en un gran mu­ral, con for­ma de ser­pien­te, co­lo­ca­do en el pa­tio del co­le­gio. Es una ima­gen co­lo­ris­ta que da la bien­ve­ni­da en la puer­ta prin­ci­pal de ac­ce­so y en la que los es­tu­dian­tes pue­den com­pro­bar el avan­ce de su com­pro­mi­so am­bien­tal.

El re­to es re­lle­nar el cuer­po del rep­til. La con­se­cuen­cia: pe­que­ñas re­com­pen­sas dia­rias en for­ma de re­duc­ción de ta­reas, ex­tras de des­can­so y pre­mios co­lec­ti­vos en for­ma de ac­ti­vi­da­des.

Im­pli­ca­ción co­mu­ni­ta­ria

Sin­da Aguiar re­sal­ta la im­por­tan­cia de la im­pli­ca­ción co­lec­ti­va. Aunque los pro­ta­go­nis­tas del jue­go son los ni­ños, la pre­ten­sión es que fa­mi­lias y pro­fe­so­res se su­men tam­bién a la pro­pues­ta de re­du­cir el uso del co­che par­ti­cu­lar. Es ne­ce­sa­rio, ex­pli­ca, el com­pro­mi­so del co­le­gio y de la so­cie­dad: «El co­le­gio, de he­cho, ha da­do el pri­mer pa­so so­li­ci­tan­do es- te pro­yec­to y en Alla­riz la Po­li­cía Lo­cal ha­ce una la­bor dia­ria im­por­tan­tí­si­ma. Real­men­te, el Concello se es­tá vol­can­do to­tal­men­te. De he­cho, vamos a ha­cer más ac­ti­vi­da­des pa­ra­le­las al jue­go por la bue­na dis­po­si­ción del Ayun­ta­mien­to, y ha­re­mos co­sas pa­ra im­pli­car a to­da la co­mu­ni­dad».

Una vez fi­na­li­ce el pla­zo de dos se­ma­nas que los es­co­la­res tie­nen pa­ra cu­brir de pe­ga­ti­nas su par­ti­cu­lar ser­pien­te, se es­ta­ble­ce un pe­río­do de tres se­ma­nas pa­ra rea­li­zar un se­gui­mien­to y com­pro­bar si el cam­bio de há­bi­tos se con­so­li­da o si, por el con­tra­rio, se que­da en anéc­do­ta.

Lle­nar de pe­ga­ti­nas el cuer­po de la ser­pien­te ten­drá pre­mio pa­ra los es­co­la­res de Alla­riz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.