De Rosalía de Cas­tro al sue­ño del AVE y de la cen­su­ra

Jo­sé Ma­nuel Ru­bín

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense -

Los cen­tros es­co­la­res re­cor­da­ron el pa­sa­do 24 que tal día como ese de 1837 na­cía Rosalía de Cas­tro, la poeta y no­ve­lis­ta que de­jó obras tan in­mor­ta­les como Can­ta­res Ga­lle­gos o Fo­llas No­vas. Los es­co­la­res le­ye­ron el Adiós ríos, adiós fon­tes o la Ne­gra Som­bra y hoy el cro­nis­ta, a la vis­ta de la ac­tua­li­dad, in­ten­ta dri­blar­la re­le­yen­do a la au­to­ra ga­lle­ga más uni­ver­sal por­que ni la tris­tu­ra de su li­te­ra­tu­ra es más tris­te que la reali­dad que nos ro­dea aunque bien sé que to­do es del co­lor del cris­tal con que se mi­ra. Si mi cris­tal otea ha­cia la Dipu­tación de Ou­ren­se ve a un pre­si­den­te que le con­tó a un gru­po de em­pre­sa­rios que él so­lo, cuál Superman (y al mar­gen del IGA­PE, del ICEX, del Go­bierno, de la Xun­ta, del em­ba­ja­dor en EE UU, de agre­ga­dos co­mer­cia­les, cón­su­les, etc., etc.), lo­gró que en Es­ta­dos Uni­dos es­tén pre­pa­ran­do ma­le­tas y dó­la­res pa­ra ha­cer de Ou­ren­se una pro­vin­cia tan lu­mi­no­sa que, en fra­se glo­rio­sa de Alfonso Gue­rra, no lo va a co­no­cer ni la ma­dre que lo pa­rió. El cris­tal tam­bién ve, en la mis­ma ins­ti­tu­ción, la som­bra de una jue­za (¡oh, esa jus­ti­cia in­de­pen­dien­te y va­lien­te que aso­ma por la pro­vin­cia de Ou­ren­se!) que re­cha­zó el re­cur­so que el pre­si­den­te ha­bía pre­sen­ta­do pa­ra que se ar­chi­va­se la de­nun­cia con­tra él por un asun­to de fal­das. La jue­za de­ci­dió su­mar­le a la in­ves­ti­ga­ción en mar­cha por los su­pues­tos de­li­tos de cohe­cho y trá­fi­co de in­fluen­cias, uno más, el de aco­so se­xual. Es­to, en lenguaje vul­gar, ir por la­na y sa­lir tras­qui­la­do.

Si el cris­tal es­cu­dri­ña en el Concello de Ou­ren­se, el pa­no­ra­ma es igual de de­sola­dor. Gon­za­lo Pé­rez Já­co­me, erre que erre lu­chan­do por sen­tar­se en la al­cal­día aunque aún no ha­ya ex­pli­ca­do pa­ra qué, ni cuá­les son sus pro­yec­tos y sus prio­ri­da­des y se li­mi­te a til­dar al ac­tual re­gi­dor con des­ca­li­fi­ca­ti­vos (ton­to, men­ti- roso, ato­lon­dra­do…) im­pro­pios de quien quie­re re­gir la ter­ce­ra ciu­dad de Ga­li­cia. Mien­tras, el Par­ti­do Po­pu­lar in­ten­ta co­lar el cuen­to del AVE y la fu­tu­ra pre­sen­ta­ción en la pri­ma­ve­ra del pro­yec­to de la es­ta­ción de Ou­ren­se («El es­tu­dio pa­ra ac­ce­so del AVE a la ca­pi­tal se co­no­ce­rá es­te año», ya ti­tu­la­ba La Voz el 5 de no­viem­bre del ¡¡¡2008!!!). En abril o ma­yo, la mi­nis­tra que pre­go­na la nue­va y el al­cal­de que le sir­ve de al­ta­voz, pue­den es­tar ca­len­tan­do ban­qui­llo por lo que sus pa- Eres el con­vi­da­do de pie­dra, es­ti­ma­do por­ta­voz del PSOE, en el vo­de­vil que se vi­ve en el Concello de Ou­ren­se. Y me pa­re­ce que ese pa­pel no es­tá a la al­tu­ra de un lí­der del so­cia­lis­mo y pro­fe­sor de la UVI­GO. Aho­ra eres el man­za­ni­llo de Gon­za­lo Já­co­me, el hom­bre que os fus­ti­gó al PSOE ver­bal y ju­di­cial­men­te y os bir­ló cin­co edi­les. Ha­bías que­da­do tan ali­caí­do con tu de­rro­ta que te ne­gas­te a ne­go­ciar tras el 24 M un po­si­ble go­bierno y per­mi­tis­te, con tu in­hi­bi­ción, el ac­tual es­ce­na­rio. Cuan­do a Já­co­me le da­ba igual go­ber­nar con el PP (le ofre­ció a Je­sús Vázquez al­ter­nar­se en la al­cal­día) que con el PSOE, re­cha­zas­te el diá­lo­go. Y des­pués de la­bras son brin­dis al sol de­di­ca­dos a los fo­ro­fos que creen to­da pa­la­bra que sal­ga de la bo­ca del lí­der de turno.

An­te es­te pa­no­ra­ma que di­bu­ja la pro­vin­cia de Ou­ren­se siem­pre es re­la­jan­te, aunque a ve­ces nos lle­ne el co­ra­zón de tris­te­za, la lec­tu­ra de Rosalía de Cas­tro. En ella me apo­yo y a ella me afe­rro pa­ra so­ñar que las aven­tu­ras in­di­vi­dua­les de Jo­sé Ma­nuel Bal­tar en USA ten­gan fru­tos; que la jus­ti­cia sea jus­ta pa­ra es­te per­so­na­je y pa­ra la mu­jer de­nun­cian­te que bus­ca­ba un tra­ba­jo pú­bli­co a cam­bio de se­xo y que la si­tua­ción en el Concello de la ca­pi­tal se cla­ri­fi­que y se ha­ble más de obras y pre­su­pues­tos que de an­sias de po­der. Y me ayu­do de Rosalía de Cas­tro por­que de­jó es­cri­to que «no im­por­ta que los sue­ños sean men­ti­ra, ya que al ca­bo es ver­dad que es ven­tu­ro­so el que so­ñan­do mue­re, e in­fe­liz el que vi­ve sin so­ñar».

Aunque to­do sea men­ti­ra, so­ñe­mos como Rosalía nos acon­se­ja pa­ra, al me­nos en lo in­di­vi­dual, ver como ven­tu­ro­so es­te 2016 que los que vi­ven sin so­ñar se­gu­ro que en­cuen­tran lleno de nu­ba­rro­nes e in­cer­ti­dum­bres. aque­lla ce­rra­zón a bus­car acuer­dos apa­re­ces aho­ra de com­par­sa de Já­co­me (el fus­ti­ga­dor del so­cia­lis­mo del que tú mis­mo, Áu­rea So­to, Agus­tín Fer­nán­dez o Mar­ga Mar­tín re­ci­bis­teis so­no­ros azotes). Pri­me­ro, pa­ra re­pro­bar al al­cal­de a los 8 me­ses de ges­tión ol­vi­dan­do lo que tú ha­bías ar­gu­men­ta­do cuan­do idén­ti­co re­pro­ba­dor, con el au­xi­lio del PP, le ha­bía he­cho lo mis­mo al re­gi­dor an­te­rior. Y aho­ra ha­cien­do prác­ti­cas pa­ra la mo­ción de cen­su­ra con la que in­tu­yo que lo úni­co que bus­cas es de­jar las cla­ses y vol­ver al chu­pe ex­clu­si­vo del Concello. Si no fue­se por esa razón no en­tien­do como un hom­bre de tu for­ma­ción in­te­lec­tual pue­de dar tan­tos ban­da­zos o por uti­li­zar uno de los ad­je­ti­vos que le de­di­ca tu fu­tu­ro so­cio a Je­sús Vázquez, tan ato­lon­dra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.